Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




El Derecho al servicio de la salud, la dependencia y la discapacidad




El Grupo de Investigación Derechos Humanos, Bioética y Multiculturalismo perteneciente al departamento de Filosofía Jurídica de la UNED ha organizado el “Congreso Internacional Derecho, Salud y Dependencia. Perspectivas de futuro” que se está celebrado en Madrid los días 21 y 22 de junio. En este encuentro, expertos multidisciplinares de distintos países abordarán y analizarán los retos que se plantean en la protección y garantía de la salud. 
 
Desde diferentes perspectivas se tratarán temas como los retos normativos de la discapacidad, la cronicidad, la salud a nivel global, el cuidado a las personas más vulnerables, los desafíos que plantean los nuevos avances o la  sostenibilidad económica y pública del actual sistema tras la reciente crisis.
 
Esta iniciativa tiene su raíz en el Proyecto Madrid sin Barreras financiado por la Comunidad de Madrid en colaboración con el Proyecto DER 2013-41462-R del Ministerio de Economía y Competitividad. Según explica Ana María Marcos del Cano, catedrática acreditada de Filosofía del Derecho de UNED y directora del Grupo de Investigación Derechos Humanos, Bioética y Multiculturalismo, “con la crisis económica se ha producido una pérdida de garantías de derechos, lo que para los juristas resulta una cuestión muy grave”. En concreto, refiere el RD Ley 16/2012, una normativa que “recorta prestaciones” y en cuya aprobación “ha primado la sostenibilidad económica sobre el derecho de las personas, sin tener en cuenta datos económicos, y afectando a las personas más vulnerables”, afirma.
 
En su opinión, con la dependencia ha pasado los mismo. El Real Decreto 20/2013 está reduciendo las prestaciones económicas de la dependencia las familias que cuidaban de sus mayores. La intención, según el Gobierno, era fomentar el empleo, pero las personas no contratan a personas que cuiden a sus mayores, con lo cual no se crea empleo y se quedan sin la ayuda. También este Real Decreto ha sido recurrido al Tribunal Constitucional, pero lo ha ratificado. “Todo ello con una técnica normativa nefasta, que ha quitado el debate en el Parlamento porque ha sido por medio de un Real Decreto, con lo cual no ha habido una proposición de ley o un proyecto de Ley que se debatiera en las distintas Comisiones del Congreso. Se está utilizando una técnica normativa para casos de extrema y urgente necesidad y se están mermando derechos”, sostiene.
 
“Es lo que nosotros conocemos como la Teoría de la irregresividad de los derechos sociales”, indica esta experta, que subraya que “los derechos se han conseguido a lo largo de los siglos con bastantes luchas, desde el siglo XIX, y no se puede consentir que, a principios del siglo XXI, esos derechos que tenemos garantizados en nuestro sistema constitucional se reduzcan por la crisis económica”.
 
El Congreso Internacional se constituye como un espacio de encuentro donde compartir ideas y experiencias, pero también como un foro de reflexión y debate. “Si no nos plantamos y creamos una conciencia y un pensamiento diferente, esto puede ir a más. Y el Derecho no puede cargarse la dignidad de las personas, y menos la de las más vulnerables”, reivindica Ana María Marcos.
El Grupo de Investigación Derechos Humanos, Bioética y Multiculturalismo perteneciente al departamento de Filosofía Jurídica de la UNED ha organizado el “Congreso Internacional Derecho, Salud y Dependencia. Perspectivas de futuro” que se está celebrado en Madrid los días 21 y 22 de junio. En este encuentro, expertos multidisciplinares de distintos países abordarán y analizarán los retos que se plantean en la protección y garantía de la salud. 
 
Desde diferentes perspectivas se tratarán temas como los retos normativos de la discapacidad, la cronicidad, la salud a nivel global, el cuidado a las personas más vulnerables, los desafíos que plantean los nuevos avances o la  sostenibilidad económica y pública del actual sistema tras la reciente crisis.
 
Esta iniciativa tiene su raíz en el Proyecto Madrid sin Barreras financiado por la Comunidad de Madrid en colaboración con el Proyecto DER 2013-41462-R del Ministerio de Economía y Competitividad. Según explica Ana María Marcos del Cano, catedrática acreditada de Filosofía del Derecho de UNED y directora del Grupo de Investigación Derechos Humanos, Bioética y Multiculturalismo, “con la crisis económica se ha producido una pérdida de garantías de derechos, lo que para los juristas resulta una cuestión muy grave”. En concreto, refiere el RD Ley 16/2012, una normativa que “recorta prestaciones” y en cuya aprobación “ha primado la sostenibilidad económica sobre el derecho de las personas, sin tener en cuenta datos económicos, y afectando a las personas más vulnerables”, afirma.
 
En su opinión, con la dependencia ha pasado los mismo. El Real Decreto 20/2013 está reduciendo las prestaciones económicas de la dependencia las familias que cuidaban de sus mayores. La intención, según el Gobierno, era fomentar el empleo, pero las personas no contratan a personas que cuiden a sus mayores, con lo cual no se crea empleo y se quedan sin la ayuda. También este Real Decreto ha sido recurrido al Tribunal Constitucional, pero lo ha ratificado. “Todo ello con una técnica normativa nefasta, que ha quitado el debate en el Parlamento porque ha sido por medio de un Real Decreto, con lo cual no ha habido una proposición de ley o un proyecto de Ley que se debatiera en las distintas Comisiones del Congreso. Se está utilizando una técnica normativa para casos de extrema y urgente necesidad y se están mermando derechos”, sostiene.
 
“Es lo que nosotros conocemos como la Teoría de la regresividad de los derechos sociales”, indica esta experta, que subraya que “los derechos se han conseguido a lo largo de los siglos con bastantes luchas, desde el siglo XIX, y no se puede consentir que, a principios del siglo XXI, esos derechos que tenemos garantizados en nuestro sistema constitucional se reduzcan por la crisis económica”.
 
El Congreso Internacional se constituye como un espacio de encuentro donde compartir ideas y experiencias, pero también como un foro de reflexión y debate. “Si no nos plantamos y creamos una conciencia y un pensamiento diferente, esto puede ir a más. Y el Derecho no puede cargarse la dignidad de las personas, y menos la de las más vulnerables”, reivindica Ana María Marcos.



Jueves, 22 de Junio 2017

Nota




Nuevo comentario:
Facebook Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.