Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




El Hospital Ramón y Cajal de Madrid amplía el plazo para reclutar voluntarios que quieran participar en el estudio Sprintt del Servicio de Geriatría




El Servicio de Geriatría del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, dirigido por el doctor Alfonso Cruz Jentoft, participa en el proyecto europeo SPRINTT. Se trata de un estudio científico en el que participan 18 centros de 9 países de la Unión Europea. El objetivo principal es investigar si la discapacidad física puede prevenirse en personas mayores de 70 años con fragilidad física y sarcopenia (pérdida de masa y función muscular asociada al envejecimiento y los malos hábitos de vida).
 
En el estudio, participan profesionales con formación específica y experiencia en Geriatría, en un ámbito extenso que abarca diferentes disciplinas como la Medicina, Enfermería, Fisioterapia y Nutrición. El objetivo es reunir 107 voluntarios en cada centro participante. Hasta la fecha, se han reclutado a cerca de cincuenta voluntarios. El plazo de inscripción para todas aquellas personas interesadas sigue abierto. El estudio es gratuito, voluntario y con posibilidad de retirarse cuando lo deseen. Si algún familiar o amigo está interesado en participar puede ponerse en contacto directamente con el Servicio de Geriatría ubicado en la planta sótano -2 izquierda o por correo electrónico o por teléfono.
 
Requisitos para inscribirse
Los participantes deben ser mayores de 70 años con sarcopenia y fragilidad física. Una vez admitidos serán asignados aleatoriamente a uno de los dos grupos propuestos por el estudio. El primero, es un programa de educación en envejecimiento saludable basado en charlas participativas con el objetivo de fomentar el aprendizaje de estrategias, hábitos y cambios de comportamiento para mejorar la salud y mantener la calidad de vida. Al final de cada sesión, se realiza además un programa de estiramientos. Este grupo trabaja con una frecuencia de dos veces al mes en el hospital.
 
El segundo es un programa de ejercicio físico programado y progresivo que reúne el entrenamiento aeróbico como caminar, con ejercicios de fuerza, flexibilidad y equilibrio. Se realiza dos días a la semana en el hospital siempre bajo la supervisión de un fisioterapeuta y varios días más en el domicilio de los participantes. A este programa se añade, tras un estudio dietético, un consejo nutricional en aquellos pacientes que lo precisan, para asegurar el adecuado aporte calórico y proteico. Además, los investigadores quieren conocer cómo influyen estos programas en otros aspectos de la vida de los mayores: esfera psicosocial, caídas, deterioro cognitivo, etc.
 
A través de este proyecto, la Unión Europea apuesta por primera vez por estrategias científicas concretas para luchar contra las principales consecuencias del envejecimiento no saludable y la mayoría de sus efectos discapacitantes. Todo ello, con el fin de garantizar la mayor independencia y una mayor calidad de vida en la edad avanzada. Esta iniciativa representa un cambio de paradigma: pasar de un abordaje centrado en la enfermedad, a otro centrado en prevenir la aparición de la discapacidad, especialmente en personas que tienen alto riesgo de sufrirla.
 


Jueves, 2 de Febrero 2017

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.