Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




El profesor Ribera Casado analiza el fenómeno de la discriminación por edad en una sesión científica de la RANM




El profesor José Manuel Ribera Casado, académico de número de la Real Academia Nacional de Medicina (RANM) y colaborador de Balance SOCIOSANITARIO, impartió el pasado 29 de noviembre, en la sede de la RANM, la sesión científica "La discriminación por edad: la lacra oculta". En ella reflexionó sobre el edadismo, analizó algunas de las situaciones en las que tiene lugar este fenómeno en nuestra sociedad, señaló las posibles causas y sugirió algunas medidas necesarias para, al menos, minimizarlo.
 
Este geriatra indicó que, aunque la discriminación no está permitida, y así lo especifica la Constitución Española, la Ley de Sanidad, la Organización Médica Colegial (OMC), el Tratado de la Unión Europa, etc., se practica con bastante frecuencia y de muchas maneras, algunas directas y otras indirectas, que son más peligrosas: afectiva, cognitiva y con conductas y comportamientos. Pero lo peor de esta práctica, según refiere este experto, es que, a diferencia de lo que ocurre con otras formas de discriminación, “la sociedad, las Administraciones Públicas, los profesionales y los propios afectados, más si cabe, no son conscientes de este fenómeno”. De hecho, la actitud de los mayores, en ciertas ocasiones, “refleja cierto componente de resignación y poco espíritu reivindicativo”, afirmó el doctor Ribera Casado.
 
Este académico denunció en su intervención que “discriminar por edad supone atentar contra la seguridad de la persona mayor, y sus formas de manifestarse abarcan cuestiones tanto relacionadas con aspectos sociales como sanitarios”. También destacó que, debido a la tendencia al envejecimiento de la sociedad, la discriminación por edad adquiere mayor relieve porque afecta a un número mayor de ciudadanos.
 
Algunos ejemplo de discriminación de la persona mayores en el ámbito social que enumeró este profesional son: la limitación del ejercicio del principio de autonomía; limitación a la presencia del mayor en los órganos sociales de representación; negligencias abusos y malos tratos; existencia de diferentes formas de barreras ciudadanas; limitaciones a la convivencias intergeneracional; limitaciones al ejercicio de determinados derechos (trabajar, conducir…); pobreza en el campo de la investigación gerontogeriátrica; escasa formación de muchos profesionales que atienden ancianos; pobreza de recursos sociales orientados al anciano (residencias, centros de día, programas de teleasistencia; ayuda a domicilio…); mala imagen por parte de los medios de comunicación y de la sociedad en general y lenguaje sectario.
 
El profesor Ribera Casado explicó que el campo de la salud es especialmente sensible a este problema, pero también se encuentran multitud de ejemplos en cualquier área y van desde el mundo de la prevención hasta el de la aplicación de protocolos diagnósticos y terapéuticos.
 
Por último, este experto esgrimió razones éticas, de justicia, de derecho, evidencias médicas, argumentos sociodemográficos, razones científicas y de aplicación del sentido común para no discriminar en función de la edad. VER VÍDEO
 
 


Viernes, 16 de Diciembre 2016

Nota



Nuevo comentario:
Facebook Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.