Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Incontinencia Urinaria: más que un problema estrictamente sanitario


Los problemas que genera, a distintos niveles, la atención a personas que sufren Incontinencia Urinaria, cobran matices especiales cuando son usuarios de centros residenciales, ya que esta patología determina no sólo el cuidado que requiere, sino también la rutina de los diferentes profesionales del centro y el aprovisionamiento del material e instrumentos necesarios para dar la solución más eficaz a cada uno de los pacientes. El mercado cuenta con soluciones innovadoras para conseguir la mayor higiene en el usuario y para simplificar el proceso de higiene.



Por Juani Loro

La Incontinencia Urinaria (IU) es más que un problema de salud porque tiene importantes consecuencias sociales y económicas que hay que tener en cuenta. Según nos explica la Continenece Care Advisor en Essity, Consuelo Gallardo, la IU es “por su gravedad, frecuencia, repercusiones y magnitud, un grave problema para nuestra sociedad” en general, que toma tintes especiales cuando analizamos su incidencia en el desarrollo profesional diario de los centros residenciales. 

 La International Continence Socieciety refiere que la IU es una condición mediante la cual se origina la pérdida involuntaria de orina, a través de la uretra, objetivamente demostrable, ocasionando problemas sociales e higiénicos para el individuo. Se trata de un problema que no distingue de grupos de población, sexos y edades aunque es cierto que afecta de forma más clara a las mujeres y a las personas mayores. Es más, Gallardo confirma que es “una de las causas principales de ingreso en una institución, con el consiguiente impacto económico”. 

Entre las principales consecuencias que tiene la IU para la salud, está la Dermatitis Asociada a la Incontinencia (DAI), como nos explican desde Arion Iberia, debido al contacto prolongado de la piel con la orina. “Se trata de un tipo de dermatitis irritante asociada a una exposición crónica a la humedad, que causa inflamación y dolor en la zona”, refieren. Y, si no se toman los cuidados pertinentes, esa dermatitis podría facilitar la erosión de la piel y producir infecciones “causadas por bacterias y hongos”. Los expertos de Arion Iberia también nos recuerdan que “una piel erosionada es más propensa a desarrollar úlceras por presión”. 

Como la incidencia y la prevalencia de la IU es creciente, convirtiéndose además en “uno de los síndromes que más afecta a la calidad de vida de quienes lo sufren”, Gallardo recuerda que se trata de uno de los “síntomas más desagradables y angustiosos que puede padecer una persona (se siente molesta, avergonzada y sola), ocasionando dependencia en la persona mayor debido a la necesidad de ayuda tanto para alcanzar el baño como para colocar y/o cambiar los dispositivos”. A pesar de que se trata de un problema de salud importante, tal vez no se le ha prestado siempre la atención que era necesaria, se ha infravalorado porque, entre otros motivos, “los propios afectados tienden a ocultarlo, lo que unido a una falta de información les lleva a su aislamiento y desconexión social”, afirma Gallardo. Además, se trata de una de las causas principales de ingreso en una institución, “con el consiguiente impacto económico”.  Según los datos facilitados por esta empresa, las personas mayores de 65 años que viven en comunidad padecen algún tipo o grado de IU, “entre el 20 y 30 %. Una prevalencia que se eleva al 80 % en los ancianos institucionalizados”. 


 


Tratamientos y soluciones 

¿Cómo asegurar el mejor cuidado a los residentes que sufren IU en los centros? ¿Qué métodos utilizar para evitar consecuencias para su salud? Los expertos coinciden en la necesidad de apostar por líneas de cuidado diseñadas expresamente con esta finalidad, con productos adecuados que no sólo aseguran una limpieza eficaz y segura para el paciente, sino que además, simplifica los pasos a dar para realizar esa limpieza diaria para los profesionales encargados de realizarla. 

La limpieza y el cuidado tradicional de la IU implican utilizar muchos productos y un tiempo y esfuerzo considerable por parte de los cuidadores (palangana de agua, esponja, jabón, toalla, cremas, ácidos grasos, espuma, etc.). Así se explica desde Arion Iberia. Pero hoy en día existen productos en el mercado “como las toallitas y manoplas de Swash® Perineum que combinan todos estos productos en uno solo y además añaden una protección de barrera con aceite de dimeticona para evitar que la piel esté en contacto con la orina y las heces. De este modo, conseguimos una limpieza de la incontinencia y un cuidado de la piel óptimos. Los centros ahora solo tienen que preocuparse de tener suficientes toallitas o manoplas en stock para garantizar un buen cuidado”.

La elección del método adecuado para realizar la limpieza tiene algunas implicaciones para los centros residenciales. Así, pensando en el cuidado de la piel, “los centros deben apostar por métodos innovadores de calidad que garanticen  la higiene, la dignidad y la calidad asistencial que merecen los pacientes”, aseguran los expertos de Arion Iberia. Los estudios más recientes demuestran que un régimen de cuidados con productos que combinen ingredientes higienizantes, hidratantes y de protección de la piel en uno solo cumplen con los criterios más exigentes y además “han demostrado ser eficaces y costo efectivos”, añaden... 




Jueves, 2 de Noviembre 2017

Nota




Nuevo comentario:
Facebook Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >

Jueves, 16 de Noviembre 2017 - 12:52 Importancia de la restauración colectiva en la salud

Jueves, 21 de Septiembre 2017 - 11:22 El futuro de la teleasistencia