Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




“La colaboración público-privada es esencial para dar una respuesta integral al reto demográfico y al incremento de la dependencia”


Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid, Ignacio Vivas es el actual presidente ejecutivo de Grupo Ballesol, que lleva más de 35 años ofreciendo cuidados profesionales a personas mayores y en situación de dependencia. Desde su experiencia, Vivas considera prioritario apostar por una “atención integral que cubra el conjunto de las necesidades sociales y sanitarias de las personas mayores”. Respecto a la colaboración entre los sectores público y privado, este profesional defiende un modelo en el que prime “la libertad de elección del usuario, la calidad del servicio y la leal competencia entre los diferentes agentes económicos”. El fin es que los usuarios de Ballesol reciban una atención personalizada, adaptada a sus necesidades y flexible ante los cambios que se produzcan en la sociedad. Y, todo ello, gracias a la dedicación de un equipo de profesionales comprometido. Además de la labor que Vivas realiza en Ballesol, en marzo de este año fue elegido presidente de la Asociación de Empresas de Servicios para la Dependencia (Aeste), con el propósito de representar y defender los intereses de los operadores que prestan servicios a las personas mayores.



Por Sonia García

Ignacio Vivas
Presidente ejecutivo de Grupo Ballesol
Presidente de Aeste

¿Hacia dónde cree que camina el futuro del sector sociosanitario de atención a personas mayores y en situación de dependencia?

El sector sociosanitario de atención a las personas mayores dependientes camina, o quizás debe caminar, hacia el reconocimiento formal de su existencia. Son ya muchos años en los que se viene hablando de la atención sociosanitaria, de la existencia de un sector en el que se prestan servicios que exceden con mucho del ámbito de los servicios sociales y donde la prestación de servicios de carácter sanitario ha ido adquiriendo una importancia esencial en justa correspondencia con las demandas y necesidades de las personas a las que se atiende. Muchos años hablando de la necesaria coordinación entre las áreas de servicios sociales y de sanidad. Muchos años escuchando mensajes de los sucesivos responsables públicos sobre la puesta en marcha de iniciativas tendentes a hacer realidad esa coordinación y poder así ofrecer a los ciudadanos una atención integral que dé adecuada respuesta a sus necesidades.
 
El futuro más inmediato debería ser ya y sin dilación el del reconocimiento de esa realidad, el reconocimiento de que las personas mayores en situación de dependencia precisan una atención global, una atención integral que cubra el conjunto de sus necesidades, sociales y sanitarias. Establecer el marco en el que las mismas deben ser atendidas y fijar las correspondientes dotaciones presupuestarias para prestar estos servicios de atención sociosanitaria con la calidad a la que tienen derecho. Ni quiero ni puedo pensar en otro tipo de futuro en el que se prolongue la actual situación dual en la que la realidad y los mensajes siguen diferentes caminos.
 
¿Cree que el sector continúa sufriendo los coletazos de la crisis económica?
Nuestro sector responde de una manera muy especial ante las oscilaciones del conjunto de la economía. Las crisis económicas no le afectan con la misma inmediatez con la que repercuten en otros sectores productivos. Sus efectos tardan algo más de tiempo en llegar, pero cuando lo hacen ocasionan unos trastornos graves que se prolongan en el tiempo, de manera que la fase de recuperación también tarda mucho en dejar notar su influencia.
 
Por un lado, porque las inversiones en este sector requieren un tiempo de maduración largo, de forma que es ahora cuando se están poniendo de manifiesto las decisiones que se adoptaron hace cuatro o cinco años, cuando este sector dejó de ser atractivo para los inversores y estos decidieron dedicar sus recursos a otras áreas de actividad. Hoy estamos echando en falta nuevos proyectos, nuevos centros residenciales o nuevos servicios de atención cuya puesta en funcionamiento debería haberse decidido hace años.
 
Por otro lado, porque una gran parte de los servicios que se prestan en este sector se financian con fondos públicos y la recuperación de los niveles presupuestarios anteriores a la crisis va a llevarle mucho tiempo a las Administraciones Públicas, para las que, además, no parece que la asignación de fondos a este sector sea un asunto especialmente prioritario.
 
Y también porque los ajustes de precios que el sector tuvo que hacer para sobrevivir durante la crisis económica, durante los años de baja ocupación, no son fáciles de revertir de manera rápida.
 
En este contexto, ¿cómo ha logrado Ballesol convertirse en una de las empresas líderes del sector y, sobre todo, cómo se mantiene?
En Ballesol tendemos a explicar nuestro modelo de funcionamiento haciendo referencia a tres elementos fundamentales que son, en nuestra opinión, los que mejor definen nuestra forma de trabajar.
 
En primer lugar, la consideración de que nuestro trabajo viene marcado por las demandas de las personas a las que se dirige. Atentos a sus necesidades, adaptando nuestra actividad a su particular estado y flexibles ante los continuos cambios. Ballesol ha mantenido un modelo de atención a la medida de las necesidades de las personas mayores que atendemos y de las familias que depositan su confianza en nosotros.
 
En segundo lugar, nuestros equipos de profesionales constituyen la base esencial para poder desarrollar nuestra actividad. Comprometidos, profesionalizados, integrados en el proyecto y contribuyendo sin límite a su desarrollo.
 
Y, desde luego, la concepción de Ballesol como un proyecto a largo plazo que no puede estar sometido en sus procesos de toma de decisiones por aspectos coyunturales. Un proyecto con vocación de permanencia, lo que le ha dotado, y sigue haciéndolo, de la necesaria estabilidad en un sector donde la paciencia es una virtud imprescindible.
 
Teniendo en cuenta que Ballesol tiene presencia en diferentes comunidades autónomas, ¿qué modelo de concierto considera que es el más adecuado?
Hace más de 20 años que en Ballesol venimos manteniendo diferentes líneas de colaboración con la Administración Pública en aquellas comunidades autónomas en las que tenemos presencia.
 
Por nuestra experiencia, y también por los principios que inspiran la actividad de Ballesol, siempre hemos defendido un modelo de colaboración en el que se prime, por este orden, la libertad de elección del usuario, la calidad del servicio y la leal competencia entre los diferentes agentes económicos.
 
Aquellos modelos en los que las condiciones económicas son el factor decisivo para las adjudicaciones por encima, o al margen, del modelo de atención y de la calidad del mismo; aquellos modelos en los que no se valora la acreditación de los licitadores ni la de los equipos profesionales de los que disponen; aquellos modelos en los que al final el usuario no tiene prácticamente ninguna capacidad de decisión, no nos parecen los más adecuados y, además, generan necesariamente un servicio de baja calidad y mala atención para los destinatarios del mismo.
 
En este sentido, ¿qué implica operar en diferentes comunidades autónomas?
Implica lo mismo que para otros muchos sectores productivos: tener que adaptar el funcionamiento de nuestra actividad al concepto y a la regulación que cada comunidad autónoma tenga. Esta es una discusión que, a estas alturas, ya deberíamos tener superada. España se organiza con fundamento en el Estado de las autonomías y no tiene mucho sentido que sigamos viendo esto como un problema. Es una realidad con la que tenemos que contar a la hora de tomar nuestras decisiones, intentando que nuestro modelo de gestión sea flexible y adaptable a las diferentes regulaciones.
 
¿Considera que los precios de concertación se ajustan cada vez más a los servicios profesionales que ofrece Ballesol?
Ni ahora ni en el pasado los precios de concertación se ajustan al coste real de los servicios profesionales que el sector ofrece, no los de Ballesol, sino los del conjunto del sector.
 
Desde las organizaciones empresariales del sector, agentes profesionales independientes, organizaciones sindicales y múltiples entidades se han realizado y presentado serios y competentes estudios que así lo acreditan, que demuestran que los precios de concertación ya antes de la crisis económica no llegaban a cubrir los costes del servicio y que, a la larga, terminarían por repercutir en la calidad del mismo y, lo que a mi juicio es más importante, en la propia calidad del sector.
 
El nuestro es un sector, como tantas veces se ha señalado, generador de empleo estable y no deslocalizable. Y también quisiéramos que fuese, además, un sector de empleo de calidad, un sector que fuese atractivo para el desarrollo de una carrera profesional, un sector que atrajese y retuviese a los mejores profesionales.
 
Pero en un sector en el que casi tres cuartas partes del mismo se financia con fondos públicos es obvia la responsabilidad de la Administración en este aspecto. Sin su colaboración, sin una apuesta decidida por su parte seguiremos teniendo problemas para mantener nuestros equipos profesionales que son, no lo olvidemos, quienes aseguran la calidad del servicio y la calidad de vida de las personas mayores atendidas.
 
¿Qué opina de las cláusulas sociales que se están incluyendo en los pliegos de condiciones?
En lo que respecta a las cláusulas sociales que comienzan a aparecer en algunos pliegos de licitaciones, sinceramente me gustaría esperar a ver su recorrido y sus efectos sobre la prestación del servicio. Me llama la atención, en todo caso, que algunas de ellas supongan un incremento en el coste del servicio sin que ello se haya traducido en un incremento del precio de concertación.
 
¿En qué términos definiría la colaboración público-privada?
Al margen de todo lo que señalado, existe una buena línea de colaboración esencialmente marcada por la buena voluntad y disposición de todos los agentes, públicos y privados. Todos tenemos claros los pasos que hay que dar y la urgente necesidad de definir y poner en marcha de manera efectiva esa colaboración sin la que no será posible responder adecuadamente a las demandas de los ciudadanos en lo que respecta a la atención a las personas mayores en situación de dependencia...

http://www.balancesociosanitario.com/Publicacion-digital-interactiva_a81.html
http://www.balancesociosanitario.com/Publicacion-digital-interactiva_a81.html


Miércoles, 8 de Noviembre 2017

Nota




Nuevo comentario:
Facebook Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.