Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Proyecto de ley para profesionalizar la gestión de la asistencia sanitaria, a debate entre los directores médicos




Profesionalizar las direcciones médicas para así mejorar la gestión de los centros sanitarios sigue siendo un reto para el sistema sanitario. Una necesidad recogida recientemente en el “Proyecto de Ley por el que se establece el Reglamento marco de estructura, organización y funcionamiento de hospitales, organizaciones de atención primaria y otras gestionados por el Servicio Madrileño de Salud”. Su impacto en las funciones directivas ha sido el eje de la II Reunión Focus On Dirección Médica Madrid, que se ha celebrado en el Hospital Universitario La Paz bajo el título “La profesionalización de la Dirección Médica”.
 
Se trata de la segunda reunión de las direcciones médicas de los hospitales de Madrid y la iniciativa surge ante “la necesidad de compartir información y experiencias sobre el manejo de situaciones frecuentes que se le plantean al directivo en su quehacer diario, para favorecer así una gestión más ágil de las cuestiones que precisan un abordaje multicéntrico”, ha afirmado el moderador de la reunión, José Mª Muñoz y Ramón, Director Médico del Hospital Universitario La Paz. 
 
Este proyecto de ley, que actualmente se estudia en la Asamblea de Madrid, se asienta sobre la necesidad de una mayor transparencia y buen gobierno, mediante diferentes estructuras organizativas sanitarias, desde los órganos de gobierno y dirección de los centros sanitarios del Servicio Madrileño de Salud hasta los de participación y asesoramiento.
 
Entre otras medidas, se establece la elección de los directores gerentes de los centros sanitarios a través de una convocatoria pública: “Aunque hay un gran número de enmiendas y aún no sabemos cuál será la ley que finalmente se pueda aprobar, el sólo hecho de que se plantee la profesionalización de los gestores es un gran paso adelante. Se trata de definir qué competencias y habilidades debe reunir un directivo para dar respuesta a las necesidades de gestión de los centros sanitarios. Esto puede permitir que, en convocatoria pública, estos puestos puedan ser cubiertos por los candidatos más idóneos en función de las necesidades de cada centro y de cada momento. Además, uno de los artículos del proyecto de ley regula la autonomía de gestión en los centros sanitarios, lo que refuerza la necesidad de que el directivo demuestre su capacidad y rinda cuentas de los resultados de su labor”, afirma Muñoz y Ramón.
 
Otra de las medidas promovidas en el proyecto de ley es la creación en los hospitales de Juntas de Gobierno, como órganos colegiados responsables de la administración del centro que supervisarán la labor de los directivos. Estarán compuestas por profesionales de reconocido prestigio y representantes de los municipios. En este sentido, José Ramón Repullo Labrador, Jefe del departamento de Planificación y Economía de la Salud en la Escuela Nacional de Sanidad / Instituto de Salud Carlos III valora de forma muy positiva la creación de estas organizaciones como base para la profesionalización directiva: “Están pensadas para crear un espacio de trasparencia, rendición de cuentas, participación, inteligencia estratégica y fomento de la integridad. Es fundamental la visibilidad que puede aportar la ‘ciudadanía experta’, es decir, los miembros que provienen vía convocatoria pública de organizaciones y asociaciones sociales, científicas o profesionales, y que la Junta Técnico Asistencial ha validado y seleccionado para garantizar su competencia para esta importante función de participación en el gobierno de la institución. Esto sí que sería bueno para el conjunto de los pacientes, y estoy convencido de que si se hace bien tendrá efectos claros en mejorar la calidad y capacidad de respuesta a sugerencias y preferencias de pacientes y usuarios”.
 
Junto a la aprobación del reglamento marco y la puesta en marcha de las nuevas Juntas de Gobierno, José Ramón Repullo, apuesta por dotar de una mayor autonomía a las direcciones médicas para afianzar el nuevo escenario que se plantea y construir un modelo más funcional: “Sería conveniente reducir la presión de politización cotidiana que pesa sobre nuestros directivos, y darles algunas pequeñas-grandes herramientas para que pongan en marcha su talento: un presupuesto inicial anual que sea solvente y creíble (para que se convierta en herramienta esencial de gestión), un contrato de gestión anual que se comience a gestionar el 1 de enero y cuyos indicadores sean visibles en la red; y una habilitación para que puedan gestionar recursos humanos con mayor autonomía y agilidad”.
 


Martes, 6 de Junio 2017

Nota



Nuevo comentario:
Facebook Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.