Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Seguridad del paciente, clave en la calidad asistencial


Ya hace algunos años que en los ámbitos profesionales sanitarios se viene hablando de seguridad del paciente como una de las preocupaciones que los agentes del sistema consideran prioritarios para asegurar la calidad asistencial, y para conseguir una mayor eficiencia del desarrollo de su labor diaria. Seguridad del paciente como elemento clave que coloca a éste en el centro de atención. Según la Organización Mundial de la Salud, la seguridad del paciente es “la ausencia de un daño innecesario real o potencial asociado a la atención sanitaria”. Es decir, el conjunto de elementos estructurales, procesos, metodologías e instrumentos basados en evidencias científicamente probadas encaminados a minimizar el riesgo de sufrir un evento adverso en la atención y a mitigar sus consecuencias. ¿Están los centros sanitarios españoles concienciados sobre la importancia de dirigir su actividad bajo la premisa de la seguridad del paciente? ¿Contamos con los protocolos suficientes para asegurar el mínimo riesgo de eventos adversos?



Por Juani Loro

La seguridad del paciente es, desde hace ya unos años, una de las principales preocupaciones de Administraciones y de profesionales sanitarios. ¿De qué hablamos cuando decimos seguridad del paciente? Hablamos de calidad asistencial y de cómo evitar los efectos adversos que pueden surgir en esa asistencia que no están directamente relacionados con la enfermedad. 
 

La atención sanitaria es un proceso complejo en el que intervienen diferentes factores, profesionales sanitarios, la tecnología a través del aparataje, el material… Un proceso en el que se genera riesgo para el paciente de poder sufrir algún efecto adverso. Desde el año 1999, es la fecha que marcan los expertos, la preocupación por la seguridad del paciente en este proceso se ha intensificado. Fue a partir de un informe: To err is human: building a safer health system, realizado por el Instituto de Medicina de Estados Unidos. A raíz de este estudio, y sobre todo a raíz de los datos que se pusieron de manifiesto, la investigación sobre seguridad del paciente ha sido prioritaria intentando localizar cuáles son los riesgos evitables en la asistencia sanitaria. Esta preocupación se ha extendido por todo el mundo. También en nuestro país autoridades y profesionales sanitarios han mostrado su preocupación por este asunto, siendo conscientes de su importancia. 
 

En el año 2005 se elabora el Estudio Nacional sobre Efectos Adversos ligados a la Hospitalización, ENEAS 2005, entre cuyos objetivos está determinar cuál es la incidencia de esos efectos adversos, cuáles sus causas, definir los evitables y conocer sus efectos tanto en los pacientes como en el propio sistema sanitario. Más reciente es la Estrategia de Seguridad del Paciente del Sistema Nacional de Salud 2015-2020, impulsada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, actualización de la desarrollada a partir del 2005 en colaboración con las diferentes comunidades autónomas. Si en un primer momento sus objetivos se dirigían a mejorar la cultura de la seguridad en organizaciones sanitarias y a formar tanto a pacientes como a profesionales en esta materia, la Estrategia aboga ahora por analizar lo que ya se ha realizado, los protocolos de actuación implantados y reflexionar sobre ello. Esta actualización incorpora, por tanto, las recomendaciones internacionales vigentes en materia de seguridad del paciente, los logros que ya se han conseguido y un sistema de evaluación que han consensuado las comunidades autónomas. 
 

Lo cierto es que la preocupación por la seguridad del paciente lleva a sociedades científicas, Administraciones, pacientes y a entidades hospitalarias a organizar encuentros en los que seguir avanzando para conseguir una calidad asistencial mayor. El pasado 23 de marzo se organizaron las II Jornadas Ibéricas de Calidad Asistencial y Seguridad del Paciente en el Hospital Universitario Ramón y Cajal. La segunda edición de un foro que reúne a profesionales españoles y portugueses en el que, como aseguró Paulo Sousa, de la Escola Nacional de Saúde Pública y la Univerdade Nova de Lisboa, “se demuestra la necesidad de profesionales y académicos de compartir conocimientos sobre temas transversales a todas las áreas clínicas y niveles de atención”. 
 

Estas jornadas fueron organizadas por el Servicio de Medicina Preventiva y Salud Pública del Hospital madrileño, cuyo jefe, el doctor J. M. Aranaz, insistió en que es evidente que existe una “inquietud importante sobre este asunto, aún más tras una década”, que es el tiempo que España trabaja en esta materia. El gerente del centro, Juan José Esquiza, reconoció que “la seguridad del paciente es el corazón de la calidad de la asistencia. Se trata de una preocupación de los profesionales más antigua que la propia medicina y requiere de un aprendizaje continuo sobre la interacción de los diferentes componentes del sistema”. 

 

Logros conseguidos hasta ahora

En estos años, el periodo transcurrido desde la publicación del informe que vendría a cambiar la perspectiva en la asistencia sanitaria, To err is human: building a safer health system, se han cosechado algunos logros significativos en seguridad del paciente, aunque el camino por recorrer aún es largo. Paulo Sousa recordó que dicho informe se basaba en tres puntos fundamentales: reconocer que el error médico es un serio problema y que, por tanto, tiene consecuencias; el hecho de que “los causantes de estos sistemas son los sistemas que están mal diseñados; y que es fundamental colocar la seguridad del paciente en las agendas de los sistemas de salud”, y hacerlo de forma transversal...
 

 



Jueves, 18 de Mayo 2017

Nota



En la misma sección...
< >

Jueves, 13 de Julio 2017 - 09:52 Coordinación sociosanitaria… seguimos avanzando

Miércoles, 28 de Junio 2017 - 14:55 Telecomunicaciones y Sanidad