Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




AESTE reivindica a empresas y profesionales como interlocutores en la humanización de la cronicidad




En un entorno cada vez más envejecido y con un mayor número de pacientes crónicos, ¿qué estrategias son las más adecuadas para abordar el reto sociosanitario? Esta es una de las preguntas que expertos de la OMS, del Ministerio de Sanidad e instituciones del ámbito público y privado se plantearon en el marco de la “I Jornada Nacional sobre la Humanización de la Cronicidad”, celebrada en la Universidad Europea de Madrid.
 
En representación de todo el sector privado de atención a las personas mayores, intervino Natalia Roldán Fernández, vicepresidenta primera de AESTE y subdirectora general de Servicios Sociosanitarios de Eulen. En palabras de Roldán, “dado que AESTE cuenta con presencia en todo el territorio español (incluyendo las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla) y los más de 40 años de experiencia de nuestras primeras empresas en el sector de atención a los mayores, nos hemos convertido en un importante observador de la evolución que la cronicidad ha tenido en nuestro país”.
 
Actualmente, prestan servicios asistenciales de una forma continuada desde el domicilio del mayor (mediante los servicios de Teleasistencia y Atención Domiciliaria) hasta la propia residencia de mayores, convirtiéndonos en punto de referencia para la coordinación sociosanitaria tanto con Atención Primaria como con la atención especializada que se proporciona en los centros de especialidades o en los propios hospitales.  
 
“Un hecho a destacar es la experiencia y formación especializada en envejecimiento de nuestros equipos de profesionales, lo que les valida como interlocutores y especialistas de referencia. Desde AESTE queremos hacer un llamamiento al reconocimiento de nuestros equipos profesionales como parte de los sistemas de atención a las personas, ya sea desde el ámbito de lo social como desde el ámbito de la salud”, subrayó Roldán.
 
Esta profesional, coincidió con la OMS y con el Ministerio de Sanidad en la posibilidad de compatibilizar el desarrollo de actuaciones potenciadas desde el ámbito de la Administración en materia de envejecimiento activo y saludable, junto con otras de carácter innovador y diferenciador impulsadas desde el sector privado que complementen o exploren nuevas vías de mejora en la calidad de vida de las personas.
 
“Asimismo, y debido al número de personas atendidas desde nuestros servicios y a las diferentes características de dichas personas, reclamamos nuestro papel como punto de referencia para el diseño de indicadores que permitan el estudio análisis, investigación y publicaciones que puedan otorgar el valor predictivo necesario para lograr una correcta política de planificación de la atención a las personas mayores. Las estrategias de prevención orientadas a la adquisición de hábitos de vida saludables, que prevengan el desarrollo y la aparición de enfermedades crónicas son claves, ya que estas suponen la primera causa de muerte en todo el mundo. Fomentar un envejecimiento activo basado en la mejora de la calidad de vida de las personas a medida que envejecen es fundamental”, añadió Roldán.
 
Los profesionales de la atención a las personas mayores también tuvieron representación con Juan Ignacio Vela, presidente de la Fundación LARES, que puso de relieve que muchas personas mayores se encuentran en la exclusión social y que “el modelo actual es inviable e imposible para las próximas generaciones”.
 
“Tanto el envejecimiento como la prevalencia de las enfermedades crónicas crecen, por lo que nuestro reto se centra en preservar el capital de salud de nuestros mayores. Es por eso que en los últimos años hemos tomado conciencia de la importancia del envejecimiento activo”, comentó Montserrat Muñoz Abellana, directora general de Nutricia Advanced Medical Nutrition.
 
La necesidad de preservar tanto la autonomía como la dignidad de los más mayores durante la vejez ha sido uno de los principales temas de debate. “Se puede ser mayor, pero no necesariamente dependiente. De hecho, hay muchas pautas de mejora relacionadas con el estilo de vida, tales como una adecuada nutrición y una actividad física adaptada”, señaló Leocadio Rodríguez Mañas, jefe de servicio de Geriatría del Hospital Universitario de Getafe.
 
El envejecimiento de la población es una cuestión inevitable, forma parte de la vida de todo ser humano. “Debemos plantearnos la vejez de una forma distinta, dejando de pensar en cómo funcionan las enfermedades y comenzando a fijarnos en cómo funciona el envejecimiento”, apuntó Somnath Chatterji, miembro del Departamento de Ageing and Life Course de la OMS. La jornada pusode manifiesto que el objetivo último del panorama actual de salud es poder conseguir que la gente se mantenga sana el máximo tiempo posible. “Tenemos que centrarnos en conseguir el entorno adecuado, mejorar nuestros planteamientos y, sobre todo, nuestras estrategias de nutrición”, añadió el experto de la OMS.
 
Las estrategias de prevención orientadas a la adquisición de hábitos de vida saludables, que prevengan el desarrollo y la aparición de enfermedades crónicas son claves, ya que estas suponen la primera causa de muerte en todo el mundo. Fomentar un envejecimiento activo basado en la mejora de la calidad de vida de las personas a medida que envejecen es fundamental. “El envejecimiento activo no se consigue con las personas mayores de ahora, sino con los ancianos del futuro y trabajándolo desde la infancia”, afirmó Marta Molina Olivas, jefa del Área de Prevención de la Subdirección General de promoción de la salud y vigilancia en Salud Pública del Ministerio de Sanidad.
 
La jornada también contó con la participación de numerosas entidades y autoridades públicas, preocupadas por mejorar el acceso de la población a la vejez. “El envejecimiento activo es un concepto necesario, pero hay determinadas barreras que lo dificultan, especialmente las culturales”, explicó César Pascual Fernández, director general de Coordinación de la Asistencia Sanitaria del SERMAS. Desde el ámbito autonómico, tanto Pablo Rodríguez Hoyos, director general de Familia y Políticas Sociales de la Junta de Castilla y León, como Rodrigo Gutiérrez, director general de Humanización de Castilla-La Mancha, señalaron la importancia de una sólida integración sociosanitaria que permita que de forma coordinada la atención al anciano pueda ser efectiva y eficiente en todos los entornos. 


Jueves, 26 de Octubre 2017

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.