Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




ASCEGE organiza el taller terapéutico “Cerebro feliz, trabajo feliz”




La Asociación de Centros Geriátricos del Principado de Asturias (ASCEGE)  organizó a finales de diciembre en Gijón el taller terapéutico “Cerebro feliz, trabajo feliz”, que fue impartido por el catedrático de Ciencias de la Conducta de la Universidad de Oviedo, José Antonio Flórez Lozano, quien afirmó que “las personas con índices mayores de felicidad en su trabajo tienen un rendimiento mayor”.

Durante su exposición, Flórez Lozano recomendó aceptarse tal cual se es y tratar de cambiar aquellas cosas que nos molestan de nosotros mismo, pero dejando de lado las comparaciones, pues cada persona es única.

Según este experto, las características de la personalidad, el manejo que tenemos de las emociones y la manera de manejar el estrés, conflictos, fracasos y frustraciones pueden potenciar o desarrollar diversas enfermedades. Cada vez más, la cultura de la felicidad es promovida por las compañías con el propósito de afianzar la filosofía corporativa y aumentar la satisfacción y la rentabilidad. De este modo, los empleados que estén contentos en sus puestos laborales lo podrán reflejar en su salud y en sus trabajos diarios. Sin duda, la principal ventaja de esta filosofía es que "las personas trabajan más en equipo y el nivel de absentismo es menor”.

Emociones negativas
En el taller, el catedrático de Ciencias de la Conducta de la Universidad de Oviedo contó que se ha descubierto que las emociones negativas, como la ira, la ansiedad o la depresión, y también el estrés, debilitan la eficacia de ciertas células inmunológicas. “Las personas que experimentan ansiedad crónica, prolongados periodos de tristeza y pesimismo, tensión continua u hostilidad o amargura, tienen el doble de riesgo de contraer una enfermedad, incluidas asma, artritis, dolores de cabeza, úlceras pépticas y problemas cardíacos”, afirmó el profesor Flórez Lozano.

Por el contrario, la felicidad es productiva. Una parte importante de nuestra existencia la pasamos trabajando y ello tiene una gran trascendencia en nuestra salud, nuestro bienestar y en nuestra familia. La Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo ha puesto de manifiesto que entre el 50 % y el 60 % de las ausencias al trabajo están ocasionadas por situaciones de estrés, y el absentismo suele ir asociado a mayor rotación de personal. “El nuevo objetivo del milenio es ser feliz trabajando y, para ello, es esencial el desarrollo y madurez de la autoeficacia (self efficacy). Es decir, las creencias en las propias capacidades para organizar y ejecutar los cursos de acción requeridos que producirán determinados logros o resultados”, concluyó el doctor.

En una investigación del Opener Institute de Oxford, llevada a cabo con 41.000 personas, se ha puesto de relieve que las personas con índices mayores de felicidad en su trabajo tienen un rendimiento mayor. Por consiguiente, un estilo de vida feliz provoca una disminución de los niveles de depresión y de sobrecarga del empleado de una forma clínicamente significativa y mantiene los niveles de autoestima y estimula grandes cambios positivos en el estado de ánimo de forma inmediata.


Martes, 8 de Enero 2019

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.