Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn




Arade denuncia que el decreto de atención farmacéutica en residencias tendrá consecuencias negativas en la atención a los mayores


La Asociación Aragonesa para la Dependencia (Arade) ha interpuesto un recurso ante la Consejería de Sanidad del Gobierno de Aragón al Decreto 92/2019 publicado el pasado 6 de agosto, por el que se regula la atención farmacéutica en las residencias, “por las consecuencias nefastas que puede tener en la óptima atención a los mayores”.



Este decreto obliga a los centros de 100 o más camas a que se suministren con la farmacia de su hospital de referencia o deberán disponer de un servicio de farmacia propio y contar con un farmacéutico en la residencia, “algo inasumible por las altas exigencias de las instalaciones y personal que impone este decreto a los centros”, explica Paquita Morata, gerente de Arade.
 
Dada la saturación de las farmacias hospitalarias y los problemas que se prevén en la dispensa de medicamentos, la aplicación de este decreto dificultará la óptima atención a los mayores y complicará un servicio esencial para los residentes. “No se ha tenido en cuenta la inmediatez que necesitan las residencias para atender a sus clientes. Inconveniente todavía más grave en el caso de residencias del ámbito rural, debido a la distancia existente hasta los hospitales de referencia. Cuando un usuario necesite, por ejemplo, un antibiótico o un cambio de medicación inmediata este sistema consideramos que va a ser totalmente ineficaz”, sostiene Morata.
 
Además, las residencias de menos de 100 camas tendrán que proveerse de la farmacia que en adelante determine la Administración y podría darse el caso de que estas también tengan que recurrir a farmacias de la red de hospitales si ningún farmacéutico quiere concursar por ellas.
 
“Quieren cambiar un sistema de trabajo que funciona y que, además, va en contra de la libre competencia, pues ahora estamos obligados a proveernos donde nos dice la Administración”, explica la gerente de Arade. “Las residencias tendrán ahora que dejar de trabajar con sus farmacias de confianza, que han adaptado sus servicios con sistemas de dosificación y dispensación, que atienden urgencias y situaciones especiales y personalizadas, a otro sistema que por experiencia sabemos que va a ir en contra del servicio a los residentes”, apunta Morata.
 
“Las residencias en esta cuestión somos meros intermediarios, no somos hospitales, somos centros sociosanitarios y nos debemos a la persona mayor y al óptimo servicio a ellos”, sostiene Morata.
 
Asimismo, desde Arade lamentan que un decreto de este calado, después de estar años en preparación, se haya publicado en pleno periodo vacacional, el pasado 6 de agosto, sin haberlo notificado previamente a Arade como representante de las principales entidades implicadas.


Jueves, 12 de Septiembre 2019

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.