Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




“Casi el 40 % de los pacientes con cáncer son mayores de 70 años, e irá en aumento debido al envejecimiento de la población”




“En torno al 40 % de los pacientes con cáncer son mayores de 70 años, y esto irá en aumento debido al envejecimiento de la población”. Así lo ha manifestado la doctora Concepción Boqué, del Servicio de Hematología Clínica del Instituto de Oncología L'Hospitalet y coordinadora del Grupo Español de Hematogeriatría de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), durante un encuentro organizado por la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) en Madrid. A lo largo del mismo se han analizado estrategias para dar respuesta a este problema que representan los pacientes con cáncer mayores.
 
Así, la jornada “La equidad en terapias innovadoras en los pacientes oncohematológicos mayores”, dirigida a los especialistas en Oncología, Hematología, Oncología Radioterápica y Geriatras, y en la que han participado ponentes profesionales de reconocido prestigio, ha servido para poner de relieve la situación actual de la Oncogeriatría en España y de la Oncohematología en los pacientes mayores y analizar cuál es el papel del geriatra en este proceso.
 
La oncología está muy ligada a la edad, con un plan de tratamiento que puede ir desde el más estándar hasta los cuidados paliativos a los que están en una situación más avanzada y frágil. Por este motivo, la doctora Boqué asegura que “es fundamental que evolucionemos hacia un modelo en el que todo el paciente mayor tenga acceso a ser valorado de forma más profunda y, una vez que se han detectado los problemas, tenga acceso a un apoyo adecuado, personalizado e individualizado”.
 
Los expertos reunidos en la jornada coinciden en señalar que el factor de riesgo individual más importante para el cáncer es el envejecimiento y este hecho, ligado a una mejora en la calidad de vida de la población, según la Organización Mundial de la Salud, provocará un incremento del 11% al 22% en la población mayor de 60 años entre 2000 y 2050. Es decir, un aumento de 605 millones a 2.000 millones en el transcurso de medio siglo
 
Además, datos del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos revelan que el 60 % de todos los tumores malignos aparece en personas que ya han superado los 65 años de edad; aproximadamente la mitad de ellos se presentan una vez cumplidos los 70, y hasta una sexta parte, en los ancianos mayores de 80 años.
 
Estos mismos datos ponen de relieve que las tres causas fundamentales de muerte por cáncer en este grupo de edad son las neoplasias malignas de pulmón, colon y mama.
 
“Las personas mayores actuales son en la gran mayoría activas y sanas, se cuidan para ser independientes y autónomos en el mayor tiempo posible y demandan espacio y voz social. También tienen el derecho de seguir ejerciendo sus derechos de ciudadanos participando activamente en la política y en la sanidad. Y esto exige a la sociedad y a la administración política y sanitaria, responder a estas legitima sugerencias y exigencias”, explica el doctor José Antonio López Trigo, médico especialista en Geriatría y presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG).
 
Posibles limitaciones en el acceso a tratamientos
En cuanto al acceso a los nuevos fármacos oncohematológicos en el Sistema Nacional de Salud, la doctora Regina Girones Sarrió, del Hospital Lluis Alcanyís de Xátiva de Valencia, ha asegurado que “la dificultad es que los servicios de oncología somos los receptores de pacientes, somos el escalón final cuando los pacientes son diagnosticados. Eso sí, podría haber alguna posible limitación de acceso por la sobreprotección de nuestra cultura sobre el paciente anciano, ya no solo al tratamiento sino también al servicio de oncología, donde se quedará en el proceso diagnóstico por el hecho de la elevada edad”.
 
Además, la doctora Girones ha hecho un hincapié en la necesidad de evidencia científica de la población anciana, y ha destacado que “no se deben extrapolar datos de población más joven u otros ensayos, y es fundamental disponer de más datos reales de pacientes mayores, de los tratamientos y de su evolución, sobre todo, para valorar qué es lo que tenemos y qué es lo estamos haciendo”.
 
Retos a la hora de tratar a pacientes mayores
En palabras de la doctora Boqué, el principal reto en este ámbito es “entender que el paciente mayor es un caso muy heterogéneo pero que necesita determinados apoyos”. Y añade, “hay muchos hospitales que no tienen servicios de geriatría, por lo que la coordinación es inexistente. Estos hospitales deberían poder tener una formación o algún equipo que se desplazara una vez a la semana, así como buscar ideas novedosas para que de alguna manera en el modelo de atención del paciente mayor se tuviera acceso a esta ayuda por parte de los geriatras”.
 
Por este motivo, el presidente de la SEGG, el doctor López Trigo, ve fundamental la colaboración entre profesionales sanitarios de diferentes ámbitos en beneficio del cuidado del paciente anciano. “Los mayores son una población muy heterogénea, pero tienen una reserva funcional limitada, siendo algunos de ellos muy vulnerables para tolerar determinados tratamientos. De hecho, la toma de decisiones diagnósticas y terapéuticas en estos pacientes debe basarse en una valoración geriátrica integral que determine su vulnerabilidad a los posibles tratamientos y sus condiciones individuales”, subraya.


Lunes, 25 de Septiembre 2017

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.