Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Ciudades sin edad


A estas alturas, todos tenemos claro que el envejecimiento debe considerarse un éxito, aunque plantea retos cada vez más apremiantes. Hacer inclusivas las ciudades es responder a una realidad demográfica. A día de hoy, en España, casi nueve millones de personas tienen 65 o más años, casi el 19 % de la población, y la esperanza de vida ya supera los 83 años. Ante este panorama y las proyecciones futuras, que sitúan a España como uno de los países con más mayores del mundo, adaptar las ciudades al envejecimiento de la población puede marcar la diferencia entre autonomía y dependencia en los últimos años de vida.



Esther Eugenio

¿Están nuestras ciudades preparadas o preparándose para el acuciante envejecimiento de la población? La respuesta es sí. La Organización Mundial de la Salud (OMS) comenzó a construir la Red Mundial de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores en 2010 para alentar el replanteamiento de los entornos, de pueblos y ciudades, de forma que sean entornos amables y acogedores con todas las personas, especialmente con las personas mayores. Este proyecto aborda de manera integral los aspectos que afectan al día a día de las personas en una localidad concreta, en un entorno concreto, y lo hace promoviendo la participación de las personas mayores, teniendo en cuenta sus necesidades, percepciones, opiniones y propuestas a lo largo de todo el proceso de análisis y mejora del municipio.

“La Red Mundial ha crecido rápidamente en todo el mundo, especialmente los últimos tres años, y con la adhesión de París el pasado mes de junio, son ya 500 ciudades y comunidades en 37 países abarcando a más de 155 millones de personas”, señalan Maite Pozo y Lucía Pérez-Castilla, del Equipo de Coordinación de la Red de Ciudades y Comunidades Amigables en España (Imserso-Ceapat). En nuestro país, el Imserso, en virtud del convenio de colaboración firmado en 2012 con la OMS, es el organismo encargado de promocionar y apoyar este proyecto. A través del Ceapat, se proporciona información, asesoramiento, documentación y asistencia para facilitar el proceso de adhesión a la Red a los ayuntamientos interesados. En la actualidad, 119 municipios españoles apuestan ya por la creación de entornos y servicios que faciliten un envejecimiento saludable entre sus habitantes.

El proyecto de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores, como defienden Maite Pozo y Lucía Pérez, pretende incorporar la perspectiva del envejecimiento poblacional en la planificación de todas las áreas de actuación municipal. No se trata tanto de “hacer” como de “pensar” en otra clave, y desde ese pensamiento, diseñar y planificar en todos los ámbitos municipales. “Al igual que ocurre con la accesibilidad, planificar y diseñar los entornos y servicios desde la perspectiva de las necesidades de las personas mayores redundará en beneficio de toda la población, no sólo de los mayores”, afirman. Además, las ocho áreas de trabajo del proyecto permiten una visión global que facilita el trabajo transversal y coordinado en el propio ámbito municipal, pero también con el tejido asociativo de la localidad, favoreciendo la optimización de recursos.

Una ciudad amigable con las personas mayores:
Reconoce la diversidad de la población mayor.
Promueve una cultura de inclusión compartida por personas de todas las edades.
Respeta sus decisiones y opciones de forma de vida.
Anticipa y responde de manera flexible a sus necesidades y preferencias, facilitando un envejecimiento activo, saludable y satisfactorio.


¿Por qué se necesitan ciudades amigables con las personas mayores?
La esperanza de vida es uno de los principales indicadores que reflejan las consecuencias positivas de las políticas sanitarias, sociales y económicas desarrolladas en un país. En España, la esperanza de vida es de 83,3 años, una de las más altas del mundo, y las personas mayores de 65 años suponen 8,7 millones de personas y representan el 18,8 % de la población total. El número de mayores de 80 años también sigue en aumento. Las previsiones indican que en España, en el año 2050, las personas mayores de 65 años representarán más del 30 % del total de la población (cerca de 13 millones de personas), y las personas mayores de 80 años llegarán a superar la cifra de cuatro millones, lo que supondrá algo más del 30 % de la población mayor.

Estos datos, según manifiestan las expertas del Imserso-Ceapat, “nos permiten considerar que España es uno de los mejores países para envejecer. Además, nuestro potencial es alto, con buenas infraestructuras, acceso a servicios, un clima favorable, etc.”. No obstante, destacan que “siempre hay aspectos a mejorar y, por ejemplo, respecto a infraestructuras o recursos y servicios disponibles, la realidad es diferente en el ámbito rural y en el urbano, por lo tanto las necesidades de intervención para mejorar la calidad de vida serán diferentes”. En este sentido, apuntan que “los diagnósticos presentados por ayuntamientos adheridos muestran con frecuencia necesidades y demandas de la población mayor en torno a su participación en la sociedad, a los numerosos casos de soledad, a problemas en la accesibilidad, tanto de movilidad como en el acceso a la información y la comunicación, a la importancia de favorecer las relaciones entre generaciones y poner en valor la experiencia vital, y modificar los estereotipos asociados a la vejez”.


Jueves, 28 de Septiembre 2017

Nota