Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Cómo cuidar la vista para evitar enfermedades oculares




Muchas de las enfermedades oculares que existen son acarreadas por genética, pero lo cierto es que otras tantas aparecen a lo largo de los años por una mala higiene y cuidado de nuestros ojos. Glaucoma, cataratas, vista cansada, miopía… muchas tienen solución, pero otras no y por ello, si se puede prevenir la aparición de todas, mucho mejor.
 

Por ejemplo, las cataratas es un problema visual que afecta a la mayor parte de la población de avanzada edad. Se trata de una progresiva pérdida de la vista que con los años impide que la persona pueda realizar tareas tan cotidianas como hacer ejercicio o salir a pasear, por miedo a caerse o a sufrir cualquier otro daño causado por su escasa visión.
 

Al tratarse de una enfermedad visual muy relacionada con la edad, la mayoría de las veces no se puede evitar su aparición, pudiendo recurrirse, sin embargo, a una cirugía de cataratas . Aun así, la persona puede poner de su parte, a lo largo de su vida, por prevenir este problema ocular. Por ejemplo, evitando el alto consumo de alcohol y  de alimentos que provoquen obesidad, así como el tabaco y la adición a éste.
 

Los ojos son uno de los órganos más sensibles de nuestro cuerpo. Cualquier objeto extraño que penetre en ellos puede causar desde los más leves a los más graves problemas. Factores medioambientales como el sol, el aire y otros, también pueden poner en peligro nuestra vista.
 

Así pues, como mantener una vista protegida y cuidada nos proporciona más años de vida y bienestar, dejamos una serie de consejos para poner en práctica y así evitar la aparición de problemas oculares o tener que recurrir a soluciones que, normalmente, no son muy agradables.
 

1.- Visitar al oftalmólogo con frecuencia. Se trata de una visita muy obligatoria tanto para niños como para los más adultos, pues mediante ellas podemos dar con problemas oculares simples, como tener un poco de miopía, o graves, como padecer glaucoma. Además, con estas visitas también se comprueba la salud de nuestros ojos y, en caso de detectar alguna afección, tratarla con productos farmacéuticos especializados.
 

2.- Evitar la exposición al sol. Los rayos solares son una de las principales causas de la mayor parte de los problemas oculares. Éstos pueden llegar a provocar la aparición de cataratas e incluso ceguera, por lo que se hace muy recomendable la utilización de gafas de sol de calidad, con filtro que bloquee el 100% de los rayos. Aunque las gafas de sol suelen ser muy caras, lo cierto es que merecerá la pena invertir en ello para que la salud de nuestra vista no termine saliendo más cara aún.
 

3.- Uso correcto de las nuevas tecnologías. Los aparatos eléctricos y electrónicos han facilitado la vida de la sociedad actual, pero han supuesto una desventaja en cuanto a la salud, sobre todo ocular. Hoy en día, se trabaja largas horas diarias con la vista frente a una pantalla de ordenador y la otra mitad del tiempo de nuestro día lo invertimos en mirar el smartphone, tablet y la televisión.
 

Así pues, nuestra vista ha pasado factura con las nuevas tecnologías, por lo que es importante seguir recomendaciones importantes,  como mantener una cierta distancia entre la pantalla y nuestros ojos, hacer paradas de 15 minutos para que la vista descanse, evitar los reflejos de las pantallas y que éstas se encuentren siempre a la altura de nuestros ojos.


4.- Mantener una buena alimentación. La alimentación puede parecer un factor que a simple vista no guarda ninguna relación con la salud ocular, pero es totalmente lo contrario. Para evitar sufrir problemas en la vista, se debe mantener una alimentación muy rica en verduras, frutas con vitamina C y otros alimentos como zanahorias y tomates, ricos en vitamina A. También se deben consumir productos que contengan Omega 3, ácidos grasos y luteína.


5.- Utilizar hidratación ocular. Al igual que la piel puede necesitar el uso de cremas hidratantes para evitar sequedad, con los ojos ocurre lo mismo. Factores medioambientales como el viento intenso, el uso de calefacción y aire acondicionado así como largas horas expuestas ante pantallas de ordenador, pueden causar sequedad en los ojos y, por tanto, irritación y molestias. Para eliminar este malestar y evitar que estos síntomas terminen acarreando una enfermedad ocular mucho más grave, se hace recomendable el uso de lágrimas artificiales.


6.- Mantener limpias y desinfectadas las gafas y lentillas. Para todo aquel que padezca problemas oculares tan comunes como miopía o astigmatismo, entre otras, y, por tanto, necesite utilizar gafas o lentillas, debe de prestar mucha atención al cuidado de éstas.    
 

Es muy importante limpiar diariamente las gafas utilizando paños específicos que no crean ralladuras en los cristales. En caso de utilizar lentillas, la limpieza se hace aún más extrema, ya que se trata de un pequeño hidrogel que se adhiere directamente a nuestro ojo, por lo que es necesario cada día cambiar el líquido de las lentillas y tener las manos muy limpias antes de ponérnoslas.



Jueves, 1 de Febrero 2018

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.