Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Conclusiones del curso Buenas prácticas en la coordinación sociosanitaria


La Ley para la Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en situación de Dependencia (LAPAD), ha constituido un gran avance en la consolidación del Estado de Bienestar en España y es una oportunidad de oro para impulsar la coordinación de los sistemas social y sanitario de nuestro país.



Conclusiones del curso <em>Buenas prácticas en la coordinación sociosanitaria</em>
La coordinación entre servicios sanitarios y sociales es un objetivo permanente. Además, “coordinación sociosanitaria” es una expresión afortunada que refleja el deseo de responsables de políticas sociales, profesionales y población en general de avanzar en este ámbito, y figura como prioridad política en la mayoría de los documentos publicados en las últimas décadas en relación con las medidas a tomar para afrontar el hecho del envejecimiento de la población.
 
En este sentido, las Jornadas han sido de gran utilidad, con un alto nivel de reflexión, exposición de buenas prácticas y propuestas en un momento de posibilidades derivadas del despliegue de la Ley, que nos emplazan a actuar y a dar respuestas para extremar la eficiencia en la gestión de los sistemas social y sanitario.
 
En estos días de activo intercambio de informaciones, se ha constatado que la coordinación sociosanitaria en España es posible en áreas tales como la atención a las personas mayores dependientes (Extremadura, Cataluña, Navarra, Galicia y Aragón), la atención a las personas con enfermedad mental (Andalucía, Castilla y León y Madrid), y en la atención a los menores de tres años en situación de dependencia o con riesgo de padecerla (Cantabria y Andalucía).
 
Por otro lado, se han intercambiado experiencias concretas  referidas a actuaciones en información y valoración; en la elaboración de informes de salud y planes de atención y en servicios como los residenciales.
 
No obstante, en un sistema de gestión descentralizada como el nuestro, la construcción de la coordinación o integración de servicios puede tener una gran variabilidad.
 
En función de todo lo anterior, se proponen, pues, las siguientes Conclusiones de estas Jornadas:
 
1.- El aumento de la demanda de cuidados profesionales en el ámbito social y en el ámbito sanitario para hacer frente a las necesidades de atención de las personas en situación de dependencia obliga a buscar nuevas fórmulas de abordar la respuesta sociosanitaria que, en este contexto, ocupa un lugar prioritario.
 
2.- Identificamos la coordinación sociosanitaria como un “conjunto de acciones encaminadas a ordenar los sistemas social y sanitario, con el fin de ofrecer una respuesta integral a las necesidades de atención social y sanitaria que se presentan simultáneamente en las personas en situación de dependencia”.
 
3.- El concepto de coordinación sociosanitaria pretende facilitar la accesibilidad a los diferentes servicios y garantizar la continuidad de cuidados.
 
4.- Existe una gran diversidad de iniciativas, documentos y planificaciones en el ámbito de la coordinación y atención sociosanitarias. En unos casos han sido promovidos desde la Administración General del Estado; en otros por las administraciones autonómicas y locales, y, en ellos, pueden haber participado  las organizaciones sociales.
 
5.- La no coincidencia en los mapas de recursos sociales y sanitarios es un problema que generalmente se manifiesta al analizar el modo cómo se organiza la prestación sociosanitaria.
 
6.- El importante esfuerzo realizado en el incremento de los recursos sociosanitarios, junto a los acuerdos alcanzados y las buenas prácticas que potencian su cobertura, nos permite avanzar más y de forma global en la articulación de estrategias de coordinación que garanticen la continuidad y la calidad en los cuidados a las personas en situación de dependencia.
 
7.- La coordinación sociosanitaria nace del reconocimiento de las competencias que tienen atribuidas, en materia sanitaria y social, las distintas administraciones públicas: estatal, autonómica y local. El principio de equidad debe presidir todas sus actuaciones. Se estima como necesidad complementaria un acuerdo de mínimos entre ellas en este ámbito de la atención sociosanitaria.
 
8.- En reunión conjunta de las consejeras y consejeros que integran el Consejo Territorial del Sistema de Atención a la Dependencia (SAAD) y del Consejo Interterritorial de Salud,  el 24 de febrero de 2010 se acordó la elaboración de un Libro Blanco sobre coordinación sociosanitaria que describa su situación actual y proponga líneas de actuación para su mejora. Con esta decisión se ha dado un paso fundamental para impulsar la coordinación de los sistemas de protección sanitaria y social que, en el marco de la convergencia europea, active mecanismos de eficacia y eficiencia en los cuidados y atenciones de requieren las ciudadanas y ciudadanos.


Martes, 28 de Septiembre 2010

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.