Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Control de los factores de RCV




Las enfermedades cardiovasculares continúan a la cabeza como principal causa de muerte en España, siendo responsables del 30 % del total de fallecimientos cada año. A pesar de ello, la buena noticia es que los expertos coinciden en que este tipo de enfermedades se pueden prevenir llevando hábitos de vida saludables. Por tanto, la implicación del paciente es vital para reducir la tasa de muertes, ya que, aunque en la enfermedad cardiovascular están implicados factores no modificables, como la edad, el sexo o los antecedentes familiares, otros como la hipertensión, la diabetes, la dislipemia, la obesidad, el tabaquismo y el sedentarismo se pueden evitar. De ahí, la importancia de un adecuado control de los factores de RIESGO CARDIOVASCULAR.

Las enfermedades cardiovasculares son aquellas que afectan al corazón o a los vasos sanguíneos. Entre ellas, se encuentran la hipertensión arterial, la enfermedad coronaria (infarto agudo de miocardio), el accidente cerebrovascular (trombosis o derrame cerebral) y la enfermedad cardiaca reumática. La edad es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular (RCV). Por este motivo, las personas de edad avanzada son las principales víctimas de la mayor parte de las cardiopatías. El 75 % de los ictus, por ejemplo, ocurren en pacientes mayores de 65 años. Sin embargo, y a pesar de estos datos, los expertos coinciden en que las enfermedades cardiovasculares son prevenibles.

En primer lugar, antes de que aparezcan, siguiendo hábitos de vida saludables. Y es que el 75 % de las causas de estas enfermedades están relacionadas con factores de riesgo sobre los que sí podemos actuar para corregirlos, como el tabaquismo, el sedentarismo, la hipertensión, la diabetes o la obesidad. En segundo lugar, mediante la detección precoz a través de pruebas de laboratorio para evaluar la sangre y otros fluidos y, finalmente, son prevenibles también sus impactos negativos una vez que se ha manifestado la enfermedad. Al respecto, los expertos señalan que el control de las enfermedades cardiovasculares (ECV) requiere estrategias de base poblacional, así como intervenciones clínicas que se centren prioritariamente en los pacientes de alto riesgo.

Las ECV presentan, por tanto, un impacto muy grande en la salud pública. Por eso, el objetivo de casi todas las campañas se centra en prevenir la aparición de las enfermedades cardiovasculares, realizando cambios en nuestras rutinas y estilo de vida. Un reto si cabe aún mayor para los profesionales de las residencias y centros de día para mayores que se reunieron el pasado 14 de abril, en Oviedo, en las I Jornadas de Actualización en Geriatría, organizadas por la Sociedad de Geriatría y Gerontología del Principado de Asturias y presentadas por su presidente, Manuel Bermúdez, con el aval de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), para abordar el manejo de los factores de riesgo cardiovascular en estos centros.


Por Esther Eugenio



Martes, 5 de Julio 2016

Nota




En la misma sección...
< >

Jueves, 6 de Junio 2019 - 14:06 Abordaje europeo de la fragilidad