Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Criterios para elegir proveedor en las compras centralizadas de medicamentos




Criterios para elegir proveedor en las compras centralizadas de medicamentos
El objetivo principal de la licitación centralizada es la obtención de mejores precios en la adquisición de productos. Pero también se persigue mantener la calidad y unificar los criterios técnicos que deben cumplir los productos en las comunidades autónomas adheridas voluntariamente al proceso. Asimismo, se pretende dotar de mayor transparencia los contratos derivados del acuerdo. En este sentido, la regulación (incluidos los criterios de selección) del procedimiento para elegir proveedores están pormenorizadamente establecidos en los pliegos. De acuerdo con ellos, en la selección de suministradores se prevén varias fases:

• Acreditación de solvencia técnica y financiera de la empresa.
• Cumplimiento de los requisitos exigidos para el producto, que se corresponden con características técnicas que ya está utilizando el SNS.
• Precio. Esta condición sólo se aplica para aquellas ofertas que hayan acreditado previamente una solvencia técnica y financiera de la empresa y una calidad contrastada de los productos.

Finalmente, los servicios de salud autonómicos formalizan los oportunos contratos con las empresas seleccionadas. En la formalización de estos contratos derivados, además del precio, se valoran otra serie de aspectos relacionados con la calidad del producto o aspectos logísticos.

En general, se estable que no hay un proveedor único para el SNS. En la licitación centralizada solo se realiza una selección de proveedores y el objetivo es que, si hay licitadores suficientes por lote, se seleccionen al menos cuatro proveedores. Después, cada comunidad autónoma decidirá el o los proveedores que considere oportunos.

La duración de los contratos se ha fijado en dos años, prorrogables por uno más (tres años). En la elección se han tenido en cuenta distintos aspectos, entre ellos el límite máximo que permite la normativa de contratos públicos (cuatro años) y los condicionantes derivados de algunos de los beneficios que se pretenden conseguir, como el aprovechamiento de las economías de escala o la consecución de una adecuada estabilidad en el mercado.

Además, otra de las ventajas para las empresas suministradoras es que se establecerá un sistema de garantía de pago a proveedores que permitirá el cobro en el plazo legal establecido en las compras centralizadas.

Actualmente, está abierto el plazo para que las compañías farmacéuticas y los fabricantes de productos sanitarios presenten sus ofertas. Fuentes del sector farmacéutico opinan que la compra centralizada ofrece seguridad, previsibilidad para poder desarrollar el trabajo a largo plazo, pero supone también una reducción de los precios de venta. “Es cierto que la compañía que accede a una licitación para todo el Estado tiene la garantía de que va a tener un volumen de ventas grande y durante un tiempo estable, pero a costa de ser la que más haya reducido su precio para hacer una mejor oferta”, constatan. No obstante, dada la coyuntura actual “es un esfuerzo que tiene que asumir la Industria para continuar aportando su gratito de arena por la sostenibilidad del sistema sanitario”, consideran.


Martes, 12 de Marzo 2013

Nota



En la misma sección...
< >

Jueves, 6 de Junio 2019 - 14:06 Abordaje europeo de la fragilidad