Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn




Cuidado de pacientes crónicos en las residencias de mayores


Optimizar recursos y procurar una mejor atención a pacientes, dependientes y familiares son los principales objetivos de las estrategias que están estableciendo Administración central y comunidades autónomas en materia de sanidad y servicios sociales. Todo ello, forma parte de la tan preciada coordinación sociosanitaria. El abordaje de enfermos crónicos es lo último en lo que se está trabajando; desde principios de años, varias regiones han lanzado planes con nuevas alternativas. Sin entrar a discutir si las medidas son mejores o peores, lo cierto es que para que sean viables es preciso que todos los agentes implicados sean consultados e informados adecuadamente. El sector de la dependencia es una pieza clave en este engranaje, por eso hemos recurrido a sus profesionales para conocer qué pueden aportar.



Cuidado de pacientes crónicos en las residencias de mayores
A finales del año pasado el Ministerio de Sanidad y Servicios Sociales presentaba la Estrategia de Abordaje de la Cronicidad, un documento en cuya elaboración participaron las comunidades autónomas. Esta medida era prioritaria, ya que más del 45,6% de la población española mayor de 16 años padece alguna enfermedad crónica, y los mayores de entre los 65 y los 74 años, 2,8 procesos crónicos. Además, estas enfermedades causan el 80% de las consultas de Atención Primaria y un elevado coste en recursos humanos y materiales.
Los objetivos principales son promocionar la salud, prevenir las condiciones y limitaciones en la actividad de carácter crónico, mantener la continuidad asistencial, reorientar la atención sanitaria y conseguir la igualdad y equidad en todo el marco nacional.

Partiendo de esta base, algunas regiones ya han presentado propuestas de cambio. Así, por ejemplo, el Gobierno de Navarra va a impulsar en los próximos meses el espacio sociosanitario con el que se pretende aúna esfuerzos de los departamentos de Salud y Políticas Sociales para una mejor atención a las personas desde la optimización de los recursos y herramientas existentes.

Para empezar, se va a iniciar un proceso de implantación del servicio de atención sociosanitaria a domicilio, un programa que ofrecerá cuidados integrales a personas dependientes con enfermedades crónicas o agudas que residen en su domicilio y que, además de cuidados sanitarios, precisan de otros servicios para recuperar su autonomía y paliar limitaciones en su vida diaria. Para ello, los recursos sanitarios y de servicios sociales coordinarán su actuación y elaborarán de cada usuario un plan integral de cuidados personalizado.
El espacio sociosanitario incluye también un programa de atención residencial para mejorar la atención de los mayores y agilizar el trabajo los médicos hospitalarios y de residencias. Para ello, el historial médico de los usuarios de residencias concertadas será compartido con el Servicio Navarro de Salud. De esta forma, los residentes serán atendidos por médicos del centro, pero, en caso de ingreso en un hospital público, se podrá acceder fácilmente al historial del paciente.

Respecto a la atención sociosanitaria en convalecencia, se ha realizado un análisis de ingresos hospitalarios recurrentes y derivaciones desde el Complejo Hospitalario de Navarra a otros centros y se ha identificado el ictus y las fracturas de cadera como procesos de intervención. Por tanto, se va a trabajar con los afectados por estas patologías en la identificación de centros residenciales adecuados para pilotar unidades de media y larga estancia con perfil de rehabilitación funcional y terapia ocupacional.

También Murcia ha presentado la Estrategia para la Atención a la Cronicidad 2013-2015, un documento enmarcado en la Estrategia 2015, que diseñará atenciones individualizadas a los pacientes y favorecerá la continuidad asistencial entre Atención Primaria y atención especializada.

El modelo instaurará un proceso de cambio y adaptación de la organización para ofrecer respuestas adecuadas a las necesidades sociosanitarias de los ciudadanos y, en especial, de las derivadas del proceso de envejecimiento poblacional y de las consecuencias de las patologías crónicas.
En este sentido, el objetivo se centra en impulsar la prevención, promoviendo estilos de vida saludables, y en abordar la cronicidad desde equipos multidisciplinares, integrados por profesionales del ámbito sanitario y social, que garanticen la continuidad de la atención, para obtener un mayor y mejor seguimiento de los ciudadanos que presentan enfermedades crónicas.
Para conseguirlo, se reorganizará la atención en base a la utilización de recursos sanitarios y se establecerá una estratificación de la población que permita identificar a las personas con riesgo de enfermar para predecir sus necesidades y optimizar los programas de prevención y atención.

En la misma línea, Cataluña ha revisado su modelo de atención a crónicos. Con esta medida se podrá reducir durante los tres próximos años un 15% los ingresos hospitalarios.
El cambio pasa por evaluar bien las necesidades de cada paciente, identificar sus preferencias y planificar de forma anticipada sus decisiones para evitar que se actúe de forma reactiva si se produce una crisis.

Castilla y León es otra de las comunidades que ha decidido aprobar la Estrategia de Atención a Crónicos. Hasta el momento, el modelo implantado estaba dirigido a los procesos agudos, pero desde la Consejería de Sanidad han destacado la intención de orientarse hacia la atención a la cronicidad, asegurando la continuidad asistencial, potenciando la autonomía del paciente e innovando y gestionando de forma adecuada.

Cuidado de pacientes crónicos en las residencias de mayores
El papel del sector de la dependencia
El sector de la dependencia desempeña un papel fundamental en la coordinación sociosanitaria a la que aspiran las administraciones. Sus profesionales siempre han sido conscientes de que se trata de un requerimiento básico para el buen funcionamiento de un sistema clave para la sociedad. Y así llevan reivindicándolo desde hace años. De este modo, lo aclara el vicepresidente de la Sociedad Española de Médicos de Residencias (SEMER) y director médico de la residencia Virgen de la Luz de Madrid, José Ramón Rodríguez: “Desde SEMER llevamos más de siete años reclamando una coordinación sociosanitaria y presentando planes ejecutables. Sabemos que es viable porque en la última década hemos estado trabajando de forma conjunta, pero no ha sido fácil y se necesitan buenas voluntades por parte de todos para lograr esta meta”.

Como mecanismo para conseguir una mejor coordinación sociosanitaria, las patronales de la dependencia están proponiendo atender a los pacientes crónicos y de larga estancia hospitalaria en las residencias.

Según una investigación de la Federación Empresarial de Asistencia a la Dependencia (FED), con esta medida las residencias ofrecen al paciente el mismo servicio y de la misma calidad que los hospitales a un menor coste. Esta solución puede convertirse en una de las principales fuentes de racionalización de recursos y generación de ahorros presupuestarios, ya que el coste estimado por plaza en un hospital de atención a enfermos crónicos y larga estancia es de 340 euros diarios, cuatro veces superior al de una cama en la residencia.
Son muchas las residencias de mayores acreditadas que cuenta con infraestructuras y recursos, tanto materiales como humanos, más que suficientes para poder realizar esta atención con altos niveles de calidad. Así lo constata el director de Comunicación, Marketing y Relaciones Institucionales de Grupo Amma, Roberto Rodríguez: “Somos muchas las empresas de este sector que estamos preparadas. De hecho, es algo que venimos haciendo ya de forma muy habitual, puesto que los residentes de nuestros centros son cada vez más dependientes y con necesidades más altas en cuanto a atención sanitaria. Lo que falta ahora es que el compromiso por parte de las administraciones públicas de poner en marcha de forma efectiva una coordinación sociosanitaria llegue cuanto antes.
De la misma opinión es el director del departamento Asistencial de Sanyres, Bernardo López. Este profesional médico considera que el trabajo con pacientes crónicos es una realidad en muchos centros sociosanitarios de nuestro país, “estamos acostumbrados a manejarnos con pacientes pluripatológicos (EPOC, insuficiencia renal, cardiopatía, diabetes, etc.) y disponemos de medios materiales suficientes para satisfacer sus necesidades de antibioterapia, oxigenoterapia, aerosolterapia, fisioterapia y rehabilitación”. Por tanto, no entiende por qué la administración no facilita este trámite que agilizaría la atención a los pacientes y ahorraría costes, ya que estos pacientes que no están en residencias son totalmente dependientes del sistema de salud público para analíticas, controles periódicos, consultas, revisiones. Desde su punto de vista, “sería interesante que la Administración estableciera cuanto antes determinados perfiles e intervenciones que determinaran qué papel podemos asumir los centros”.

Y es que no todos los pacientes crónicos pueden ser atendidos por las residencias. Según el vicepresidente de SEMER, la atención de un paciente crónico en fase aguda debe realizarse en un hospital. Pero, una vez estabilizado, no debe ser asistido allí, porque este centro no está diseñado para ello, ni es su función. En esta fase, está mejor en casa rodeado por su familia y atendido por el equipo de Atención Primaria que le corresponda o por las unidades de atención domiciliaria de la zona. No obstante, cuando este paciente crónico resulta una carga excesiva, no asumible por la familia, el equipo de Atención Primaria está desbordado por las continuas demandas asistenciales, los traslados al hospital son frecuentes por problemas menores no solucionables en el domicilio, quizá es el momento de replantearse el ingreso en un centro sociosanitario para descargar a familia y equipos de Atención Primaria y domiciliaria, afirma este experto.

“Los centro sociosanitarios podemos dar esta asistencia que el paciente demanda, y que se encuentra a caballo entre el centro de salud y el hospital, y resolver las pequeñas complicaciones de estos enfermos sin necesidad de traslados hospitalarios con todas las incomodidades y el elevado coste que ello representa. Esto es algo que venimos pidiendo desde hace mucho tiempo, porque de hecho ya se está haciendo, por demanda social, y es necesario coordinarlo sin más demoras”, afirma este experto.


Miércoles, 25 de Septiembre 2013

Nota



En la misma sección...
< >