Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Cuidados paliativos profesionales en el domicilio. El proyecto permite que el enfermo terminal reciba una asistencia profesional, integral, coordinada y humana


Gerosol y Proyecto Cuidar han firmado un acuerdo de colaboración gracias al cual están desarrollando el Proyecto Cuidados Paliativos, que ofrecen la posibilidad de recibir toda la atención que la persona necesita durante los últimos días de su vida en su propio domicilio. Gracias a un equipo de profesionales multidisciplinar, estas empresas facilitan que el enfermo reciba el cuidado que requiera en cada momento y que sus familiares cuenten también con el apoyo profesional necesario para realizar la despedida y el duelo de la mejor manera posible. El objetivo de esta Sinergia, según la directora de Gerosol, Begoña López, y de la directora de Proyecto Cuidar, Lourdes Viedma, es personalizar la atención sociosanitaria y realizar un abordaje holístico de la misma.



¿Cómo surge el Proyecto Cuidados Paliativos y ante qué necesidades?
Begoña López: Durante nuestra experiencia de más de 14 años en la atención y cuidados a la persona en el ámbito sociosanitario domiciliario hemos ido detectando, con el paso del tiempo, una demanda cada vez mayor, por parte del enfermo terminal así como de sus familiares, de recibir una asistencia integral y coordinada, donde el objetivo principal sea la atención a la persona y no a la enfermedad, desde un abordaje humano, profesional y en su propio domicilio, adaptado a las necesidades particulares en cada situación.  

La unión Gerosol y Proyecto Cuidar permite ofrecer un servicio sociosanitario integral formado por un equipo multidisciplinar especializado en cuidados paliativos, donde el paciente y los familiares se sientan acompañados y atendidos desde el respeto, la sensibilidad y la espiritualidad. 

Pasar los últimos días de vida en un hospital no es cómodo ni agradable para el paciente ni los familiares, pero sí es seguro porque en muchas situaciones, estas personas siguen precisando cuidados médicos. ¿Cuál es la ventaja del modelo de cuidados paliativos domiciliarios que proponen?
B.L.: Estudios llevados a cabo por entidades de apoyo al enfermo terminal reflejan que más del 50 % de estos pacientes prefieren ser atendidos en sus domicilios, porque consideran que les proporciona más seguridad y confort el estar en el lugar que ha sido parte de su vida. El modelo domiciliario de intervención desarrollado por Gerosol y Proyecto Cuidar permite que tanto el paciente como los familiares vivan estos momentos tan difíciles acompañados por un equipo multidisciplinar que va adaptando el programa de intervención a las necesidades particulares de cada entorno familiar. Siendo nuestro mayor y principal objetivo tratar los síntomas y aliviar el sufrimiento, dar un valor intrínseco de cada persona como individuo autónomo y único, acompañar a los familiares en el proceso del duelo y la despedida, empatizar con la situación vivida. En definitiva, asegurar de manera efectiva una continuidad asistencial a lo largo de la evolución de la enfermedad, estableciendo mecanismos de coordinación entre todos los niveles y recursos implicados, tanto por los servicios de derivación como de nuestro equipo de profesionales. 

¿Todas las personas pueden beneficiarse de los cuidados paliativos domiciliarios?
Lourdes Viedma: Sin duda, todas aquellas personas, que junto a su familia o seres queridos eligen afrontar los últimos días o meses de vida de una forma digna en su domicilio: sin dolor, en absoluto bienestar y realizando una despedida acorde a sus creencias vitales más profundas. Nuestro equipo tiene recursos técnicos y profesionales para que sea así.

¿Cuáles son las necesidades principales del paciente en estos momentos?
L.V.: Es importante recalcar que cada paciente es un mundo, por lo que la personalización es nuestro mayor valor. Saber detectar y realizar un plan de cuidados integral es la clave. Porque, además de cubrir las necesidades básicas relacionadas con dolor, nutrición, eliminación... somos capaces de ir más allá y realizar un abordaje holístico, contemplando el ser humano que siente, acompañando y dando permiso a que todas esas emociones surjan y se gestionen de forma correcta durante el proceso final.

 
Ponemos a disposición de cada situación herramientas básicas como la empatía, el counselling o escucha activa que consiste en acompañar a la persona a explorar y a comprender qué le ocurre, reforzando la competencia emocional, ética y espiritual, facilitando la despedida

¿Y de los familiares?
B.L.: Es importante diferenciar entre el abordaje de una enfermedad en los últimos día de vida y de aquellas en las que la enfermedad tiene un mayor recorrido en el tiempo. En ambos casos la necesidad principal es la del apoyo para afrontar la pérdida del ser querido, empoderamiento en la gestión de las emociones, ofrecer información, asesoramiento y soporte médico sanitario adecuado que ayude en el proceso de toma de decisiones, facilitando así seguridad y tranquilidad.  Además de acompañamiento en los cuidados del paciente las 24 horas del día o el tiempo que sea necesario que incluya medidas preventivas, recomendaciones higiénico-dietéticas, control de los síntomas y cuidados generales.

¿Cómo ayudan a afrontar esta etapa de la vida?
L.V.: Con un respeto máximo a los deseos del paciente y la familia. Generando un entorno de seguridad, donde pueden estar con su familia, amigos, sus objetos personales. Sin por ello dejar de tener el apoyo técnico que les garantiza vivir esta etapa sin dolor, con profesionales que conocen su trabajo y responden sus dudas y necesidades durante las 24 horas del día. Actualmente se puede organizar en un domicilio la misma asistencia integral que en un hospital o clínica.

¿Cuáles son los principales valores que defienden?
B.L. y L.V.: Empoderar al paciente en la toma de decisiones; en cómo y dónde quiere ser atendido en su última etapa de vida, controlar los síntomas clínicos y del dolor, proporcionar un programa de excelencia y personalizado. En definitiva, ofrecer calma, tranquilidad y dignidad en un momento vital tan importante como es la muerte. 

¿Qué profesionales forman parte del equipo asistencial?
B.L. y L.V.: El equipo  multidisciplinar está integrado por profesionales sociosanitarios con un amplio recorrido profesional en cuidados paliativos. El programa está orquestado por médicos especialistas en manejo del dolor que, junto con el equipo de enfermería, auxiliares de enfermería, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, trabadores sociales, psicólogos y otros terapeutas complementarios, ofrecen una atención personalizada.

¿Cuál es el proceso que se sigue para lograr un cuidado centrado en la persona?
L.V.: Siguiendo un modelo de cuidados integral, ponemos a disposición del paciente todos los recursos que sean necesarios para cubrir sus necesidades fisiológicas, psicológicas, sociales y espirituales. Diseñamos conjuntamente un plan de cuidados personalizando horarios del equipo multidisciplinar, pautas de medicación y alimentación. A la vez, acompañamos en la despedida, generando comunicación entre paciente y familia, amigos. Favoreciendo la gestión del duelo con todas las emociones que conlleva. En términos de calidad, serían todos los procesos soporte que generen bienestar al paciente; que al fin y al cabo es nuestra misión, una muerte digna.

¿Cómo se consigue que la persona viva el final de su vida con dignidad?
B.L. y L.V.: Vivimos en una sociedad donde todo lo relacionado con la muerte y el morir se elimina, no queremos ni oír hablar de ello.  Para vivir con dignidad esta etapa es clave afrontarla con naturalidad, sin ocultismo, sin miedo. Acompañando en la evolución de cada paciente, sin forzar, igualmente con el familiar, ya que cada uno tiene su evolución y ambos son importantes.

Al fin y al cabo son los pacientes quienes tienen la capacidad de elección, son responsables de su proceso vital. Ellos y sus familiares son los protagonistas exclusivos, nosotros acompañamos en este camino proporcionando los recursos que va precisando en cada momento.

Las emociones están a flor de piel en estos momentos en los que se deben asumir muchas cuestiones para las que no se está preparado. ¿Cómo se gestionan las emociones de los pacientes y familiares? ¿Se les asesora para sobrellevar mejor la situación?
B.L. y L.V.: Ante estas situaciones es importante que los profesionales que acompañan tanto al paciente como a los familiares utilicen un lenguaje claro y sencillo que facilite afrontar situaciones difíciles de encajar y que a la vez les permita tomar decisiones desde la calma. La comunicación de malas noticias son habilidades que los profesionales que estamos en contacto con pacientes y familias hemos adquirido a través de la experiencia y formándonos especialmente para ello. Ponemos a disposición de cada situación herramientas básicas como la empatía, el counselling o escucha activa que consiste en acompañar a la persona a explorar y a comprender qué le ocurre, pasando por el mindfullness, la Programación Neurolinguística (PNL) o la Desensibilización y Reprocesamiento por los Movimientos Oculares (EMDR), la acupuntura, reforzando la competencia emocional, ética y espiritual, facilitando la despedida. Todas con evidencia más que comprobada que favorecen a este tipo de pacientes y familias. Somos un equipo integral, profesional y humano.
 
Estos cuidados respetan al máximo a los deseos del paciente y la familia. Generando un entorno de seguridad, donde pueden estar con su familia y amigos, sin dejar de tener el apoyo técnico que les garantiza vivir esta etapa sin dolor


Martes, 12 de Junio 2018

Nota



Tags : Gerosol

Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.