Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Dependencia: aumenta el nivel mínimo, se recupera el acordado y vuelve la cotización de los cuidadores no profesionales




La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, y el Alto Comisionado para la Lucha contra la Pobreza Infantil, Pau Marí-Klose, presentaron, el pasado martes, las partidas de los Presupuestos Generales del Estado correspondientes a sus departamentos, “unas cuentas centradas en reforzar el Estado del bienestar, recuperar los derechos sociales en Sanidad y dependencia y aumentar los recursos contra la pobreza infantil”.
 
La ministra de Sanidad destacó que solo con las nuevas medidas destinadas a eliminar copagos en colectivos vulnerables, el incremento de fondos para la dependencia (el mayor desde que se puso en marcha) y las iniciativas para combatir la pobreza infantil, se beneficiarán directamente unos 10 millones de españoles. 
 
“Son unas cuentas que reflejan el papel de liderazgo y compromiso del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social con la equidad y la cohesión social en las políticas sanitarias y sociales”, señaló María Luisa Carcedo.
 
El presupuesto del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social para 2019 alcanza los 3.133,56 millones de euros repartidos en 2.716,49 millones para Servicios Sociales (un 41 % más); 364,87 millones de euros para Sanidad y Consumo; y 52,19 millones para servicios generales.
 
Dependencia
La ministra de Sanidad subrayó el elevado incremento que registran las cuentas en la financiación de la dependencia para 2019, el más alto desde que se creó el Sistema de Dependencia, frente a los recortes que ha sufrido el Sistema de Autonomía Personal y Atención a la Dependencia (SAAD) en los últimos años como consecuencia del RD 20/2012.
 
Este pilar del Estado del bienestar contará en 2019 con un aumento de 831 millones de euros hasta alcanzar un presupuesto global en dependencia de 2.231 millones de euros.
 
Aumenta la aportación al nivel mínimo (los fondos que destina el Estado por cada beneficiario a las comunidades autónomas) en 415 millones de euros, un 31,7 % más. Además, se vuelve a financiar el nivel acordado con 100 millones de euros, una vía de financiación del sistema a las comunidades autónomas que se fijó en el artículo 10 de la Ley 39/2006 para mantenerse hasta el año 2015 y que se eliminó en 2012.
 
“Con este importante esfuerzo presupuestario se podrá rebajar en torno al 75 % la lista de espera de los casos más graves, los dependientes de grado III y grado II, en torno a 75.000 personas”, indicó la ministra de Sanidad. 
 
El incremento presupuestario, además de atender al crecimiento de beneficiarios, permitirá la financiación de una nueva prestación de teleasistencia avanzada.  Se trata de tecnologías que permiten una supervisión remota del usuario de forma que, además de ofrecer asistencia, también permite conocer los patrones de vida de la persona, con lo cual se prevén posibles situaciones de necesidad
 
A ello hay que sumar la asunción por parte de los Presupuestos del Estado de la cotización de las cuotas a la Seguridad Social de los cuidadores no profesionales de las personas en situación de dependencia, para lo que se ha incorporado una partida de 315 millones de euros. Esta prestación se eliminó en 2012 y se estima que su recuperación se traduciría en unas 180.000 beneficiarias (en su mayor parte se trata de mujeres). 
 
Copagos
Los Presupuestos de 2019 dan el primer paso en la eliminación de los copagos farmacéuticos introducidos en el RD 16/2012 al incluir medidas dirigidas a distintos colectivos en situación de especial vulnerabilidad. 
 
Se eliminan los copagos a los pensionistas que no estén obligados a presentar la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y perciban una renta anual de 11.200 euros y, en el caso de realizar la declaración, aquellos con renta inferior a 5.635 euros consignada en la casilla de base liquidable general y del ahorro de la declaración del IRPF.
 
Por otro lado, también dejarán de abonar el copago las personas perceptoras de la prestación económica de la Seguridad Social por hijo o menor a cargo.
 
En ambos casos (pensionistas y perceptores de la prestación de la SS), la eliminación de los copagos será efectiva para estas personas y quienes tengan a su cargo.
 
Esta medida tendrá un impacto estimado de 7,8 millones de beneficiarios, entre los pensionistas que ya no tendrán que pagar por sus medicamentos (unos 5,3 millones) y las personas con menores a cargo (unos 2,5 millones).
 
María Luisa Carcedo destacó el impacto que tuvo en 2012 la introducción de copagos farmacéuticos en colectivos que hasta entonces no tenían que abonar dinero para acceder a los medicamentos y cómo se convirtieron en un obstáculo para seguir sus tratamientos.
 
“Como nos indica el Barómetro Sanitario del CIS, en torno a 2,1 millones de personas tienen dificultades para retirar sus medicamentos; y, debido a esta medida, la adherencia a los tratamientos empeoró, según muestra un estudio de SESPAS”, afirmó.
 
Además, los Presupuestos contemplan una modificación normativa destinada a cerrar la puerta al establecimiento de los nuevos copagos que introdujo RD 16/2102 en la cartera suplementaria. En concreto, se suprime el articulado que hace referencia a que el copago de las prestaciones incluidas se regirá por las mismas normas que regulan la prestación farmacéutica.
 
De esta forma, el transporte sanitario no urgente pasa a formar parte de la cartera común, los productos dietéticos se quedan en la suplementaria y se mantienen sin aportación, y los productos orto-protésicos mantienen el copago que tenían en 2006.


Miércoles, 16 de Enero 2019

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.