Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
LinkedIn




EL PERFIL: Alberto López Rocha


-Presidente de SEMER-



El Doctor Alberto López Rocha es presidente de la Sociedad Española de Médicos de Residencia (SEMER) y miembro de varias sociedades científicas médicas. Asimismo, ha elaborado numerosas comunicaciones y ponencias para diferentes jornadas y congresos. También es autor y coordinador de manuales de literatura médica y director de proyectos de formación. Ahora, este experto se encuentra sumergido en la inminente celebración del XI Congreso Nacional de la Semer que, bajo el lema Calidad de vida, se celebra en Almería del 3 al 5 de noviembre. López Rocha destaca la importancia de fomentar el envejecimiento activo y retrasar situaciones de dependencia de los mayores institucionalizas, integrándoles en las actividades del centro e implicando a las familias. Formación, atención sociosanitaria y deterioro cognitivo son otros temas que más de 400 médicos de residencia y profesionales de diferentes especialidades (psicólogos, terapeutas ocupacionales, trabajadores sociales, etc.), analizarán durante el Congreso.

EL PERFIL: Alberto López Rocha
¿Qué origino el nacimiento de Semer?
La Sociedad Española de Médicos de Residencias (Semer) nació como asociación profesional en la Comunidad de Madrid y poco a poco se fueron anexionando otras regiones. Por eso, aunque sus raíces se encuentran hace 15 años, como sociedad de ámbito nacional se constituyó hace 11 años.

Cerca de 5.000 profesionales se integran en Semer, tanto de residencias públicas como privadas, así como de centros de día y equipos de Atención Primaria que llevan pequeñas residencias. En estos centros, no solo se realiza una asistencia sanitaria, sino también social, laboral, administrativa y de gestión, aglutinando especialidades médicas de todo el ámbito académico, para lo cual debería haber una formación y dedicación adecuada a las necesidades del sector.

Las residencias se encuentran entre la atención primaria y la especializada de hospitales. Es decir, no es un centro hospitalario pero sí se proporcionan más cuidados que los que se puedan brindar desde Atención Primaria. Es por ello que el médico de residencia se diferencia del resto. El problema es que no se tiene la suficiente consideración por nuestro trabajo e, incluso, hay compañeros que desconocen nuestras funciones y subestiman nuestro hacer profesional.

¿Cuáles son los objetivos de Semer?
Desarrollar el ámbito cultural, social, profesional y económico de los médicos de los centros residenciales de corta, media y larga estancia destinados a la atención de las personas mayores, que desarrollen su actividad profesional, tanto en el sector público como privado, dentro del territorio español. Así como promover, coordinar y contribuir a la realización de programas científicos relacionados con los problemas de los mayores, fomentando, ayudando y coordinando, al mismo tiempo, las actividades sociales y sanitarias en el campo de la medicina en la residencia, elaborando programas de información y educación pública en materia de patología del mayor.

Pero también cooperamos con organizaciones cuyos objetivos sean afines a los nuestros y organizamos reuniones sobre temas que interesen a Semer y a sus asociados. En este sentido, nos esforzamos por ser portavoz ante los entes autonómicos en lo que respecta a la asistencia médica en las residencias y promovemos la docencia y los cursos de formación continua dirigidos a los médicos de residencias.

¿En qué medida contribuye Semer a mejorar la calidad de vida de las personas mayores, promover el envejecimiento activo y retrasar situaciones de dependencia?
Semer apuesta por una buena formación continua de los profesionales. El médico de residencia no sólo dispensa asistencia sanitaria, sino que debe consensuar la atención con el resto del equipo multidisciplinar (auxiliar, gerocultora, enfermera, psicólogo, trabajadora social, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional), con el fin de lograr unos mejores resultados y aunar la parte social. Así, durante su formación se abordan las diferentes áreas del conocimiento, que capacita al médico de residencia para estar al frente de un equipo multidisciplinar que atiende al mayor y lo prepara para coordinar, dirigir y gestionar.

El médico de residencia mantiene un vínculo mediador desde su lugar de trabajo con los centros de salud de referencia, con las direcciones de su área de salud, con la dirección de asuntos sociales correspondiente y, por supuesto, con el hospital. De esta manera, suma esfuerzos y criterios comunes de actuación, es decir, realiza una labor de gestión administrativa socio-asistencial.

Semer, a través de su colaboración con otras entidades y las reuniones con los responsables del sector, ha ayudado a mejorar notablemente el cuidado y la atención del mayor, así como la relación con la familia, traduciéndose en un notable descenso de las reclamaciones en muchos de los centros que han apostado por la calidad.

No obstante, hay todavía queda mucho por hacer. Hay que adaptarse progresivamente a las exigencias del mercado y debe desaparecer el concepto arcaico de que en los centros residenciales sólo se da de comer, cama, aseo, lavado y planchado de ropa. La integración en la labor organizativa de los residentes es cosa de pocos años y es una apuesta de futuro. Todos, profesionales, empresarios y usuarios, tienen que sentarse juntos y establecer las necesidades reales para mejorar la calidad de vida de los mayores, fomentar el envejecimiento activo y retrasar la situación de dependencia.

¿Cuáles son las principales dolencias de un mayor institucionalizado?
La soledad, a pesar de la compañía que puede tener en la residencia. Quizá influya la sensación de abandono por parte de la familia que le llevó al centro. Por ello, debe haber un buen equipo que oriente a la familia y al usuario antes del ingreso. Asimismo, el contacto con sus familiares es imprescindible.

Por otra parte, es importante que el usuario realice actividades adaptadas a sus necesidades y costumbres. Desde los centros residenciales, debemos lograr que los mayores sean lo menos dependientes posible, mediante unos buenos programas de terapia y fisioterapia, donde aprendan a convivir con sus limitaciones. Las comidas y el tan controvertido tema sexual son también cuestiones muy importantes.


¿Qué opina de las sujeciones físicas y químicas?
Hace cinco años avalamos un manual sobre las sujeciones que se distribuyó por todas las consejerías, ministerios involucrados y entidades. Además, impartimos en nuestros congresos charlas sobre este tema. No somos partidarios de la arbitrariedad que se le da a estas medidas, sin previo análisis de la situación y sin buscar alternativas (que las hay). En el proceso de toma de decisiones debe participar el equipo multidisciplinar y la propia familia, y siempre con un argumento sólido.


¿Cómo es la relación del médico de residencia con la familia del usuario?
El contacto es directo, tanto para establecer una pauta evolutiva crónica como aguda y cuando llega el fatal desenlace. No deja de ser una lucha continua, ya que muchas veces la familia no se atiene a razones cuando le explicamos las dolencias y evolución de las enfermedades del residente o su inadaptación en el centro. Todo ello, sumado al remordimiento de conciencia por haberle dejado en un geriátrico, son causas de muchos enfrentamientos entre la familia y el personal del centro; a pesar de tener pautas protocolizadas de intervención.

Actualmente, muchas residencias están trabajando para lograr contar con un servicio de farmacia profesional que evite equivocaciones en la preparación y dispensación de la medicación. ¿Qué opina al respecto?
Considero, por los tiempos que corren, que no es una prioridad, pues según los socios consultados las equivocaciones no son superiores a las que se puedan dar en otros centros asistenciales como hospitales e, incluso, en el propio hogar. La diferencia es que si ocurre en un centro, se actúa de forma inmediata pues la convivencia es directa entre profesionales y residentes. De sobra está demostrado que una correcta prescripción, una buena coordinación entre niveles asistenciales y una mejor gestión de los recursos, se traduce en un ahorro y mejora de la calidad asistencial.

No estoy en contra de una farmacia profesional, pero que no la quieran vender por ese motivo y mucho menos que sea algo prioritario dentro de la atención al mayor en las residencias. Si hablamos de personal, es más prioritario que se extienda la obligación de un fisioterapeuta, terapeuta ocupacional e incluso un psicólogo clínico en los centros.

¿Qué retos se plantea Semer?
Continuar difundiendo la labor de la Sociedad en foros y ferias de salud, así como ampliar nuestra colaboración con otras sociedades científicas y universidades. Además de seguir luchando para que nuestra voz sea escuchada en la aplicación y desarrollo de la Ley de Dependencia.

Otro reto es ejecutar el máster de médico de residencia y luchar por su especialidad. Así como lograr la coordinación sociosanitaria en los propios centros residenciales y, por consiguiente, la receta a los centros concertados y el autovisado de la nutrición enteral. La coordinación entre niveles asistenciales y designar un interlocutor válido son también medidas que no puede esperar más.

Sin olvidar el continuar con la modernización de nuestros congresos anuales y que Semer se convierta en pionera de un servicio integral a través de la web (www.semer.es ).

Sobre el XI Congreso Nacional SEMER

El lema de este año es Calidad de vida.¿Qué quieren trasmitir?

Este año se ha hablado mucho de la palabra calidad de vida y nosotros lo adoptamos como slogan para este congreso. Son unas palabras muy bonitas, que dicen mucho de lo que se quiere dar y recibir en un momento dado y eso es precisamente lo que queremos transmitir: el residente debe mejorar su calidad de vida y el profesional que la fomenta ha de ser partícipe, sintiéndose involucrado y que su entorno también le facilite la calidad de vida en su labor profesional de atención al mayor.


¿Cuáles son los objetivos del Congreso?
El presidente del Comité Organizador, el Dr. Alberto Castellón, los ha definido muy bien en su carta de bienvenida y no son otros que exponer los aspectos más relevantes de la calidad de vida asistencial en las instituciones geriátricas, relacionados con los riesgos sanitarios y psicosociales que pueden plantearse en la vida diaria del centro y domicilio del mayor. Recordemos que uno de los objetivos de Semer es dar atención al mayor en su entorno domiciliario desde los centros geriátricos.

¿Qué novedades presentan este año?
Presentamos tres importantes estudios: impactación fecal, seguramente único en el mundo; Nutreg, sobre nutrición en situaciones especiales de deterioro; y e-motiva, relacionado con el deterioro cognitivo y lo que puede aportar las nuevas tecnologías. Además, se emitirán videos de las sesiones y, muy probablemente, se hará un seguimiento a través de las redes sociales.

¿A quién está dirigido?
A médicos de todas las esferas académicas, así como enfermeros, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales y auxiliares de enfermería. Pero también a todos los profesionales involucrados en la atención al mayor que les pueda interesar algún tema del Congreso.

¿Qué ponencia, mesa redonda o taller destacaría?
Todas son muy interesantes, de actualidad y prácticas, pero quizás podría destacar la mesa redonda titulada Calidad de vida en la atención al mayor institucionalizado porque, además de llevar el lema del Congreso, responderá a muchas preguntas.

¿Qué espera aportar este Congreso al sector de atención de la dependencia?
Deseamos que, por lo menos, sea un granito más que se sume a lo que otras entidades aportan, convirtiéndose en una ayuda para resolver muchos de los problemas que surgen en estos tiempos de ayuno económico. Esperamos que una de nuestras principales aportaciones sea la formación de los profesionales que atienden a los mayores, así como los aspectos legales, nutricionales, asistenciales y sociales de los residentes.

¿Qué propone para mejorar la atención integral y pluridisciplinar de los mayores?
Si se integrase en una única consejería los aspectos sociales y sanitarios, se aprovecharían mejor los recursos para atender a los mayores en los centros residenciales que, además, podrían ser un apoyo para hospitales, centros de salud y ayuda a domicilio. Varias comunidades autónomas han tomado nota y han unido ambas carteras, ya que se han dado cuenta de que, aunque el dinero sale del mismo sitio y la Ley de Dependencia es un derecho, así se gestiona mucho mejor y se aprovechan más los recursos.

¿Cuál es el objetivo de la convocatoria de los premios SEMER?
Reconocer la iniciativa y la labor de los profesionales que trabajan para mejorar la calidad de vida de las personas mayores. Por ello, Semer quiere reconocer su esfuerzo por concienciar a la sociedad sobre la importancia de trabajar para los mayores. Así continuaremos haciéndolo en siguientes congresos, como en Huesca en 2012 (www.semerhuesca.com ).


Lunes, 7 de Noviembre 2011

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.