Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
LinkedIn




EL PERFIL: Pedro Gil


Presidente de la SEGG



El Palacio de Congresos de Santiago de Compostela acoge, entre el 6 y el 8 de junio, el 54 Congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) y el 24 Congreso de la Sociedad Gallega de Xerontoloxía e Xeriatría (SGXX). Bajo el lema Caminando hacia un nuevo envejecimiento, más de 1.000 profesionales del ámbito geriátrico y gerontológico analizan, proponen y desarrollan soluciones a las demandas y necesidades del nuevo envejecimiento, que ayuden a afrontar las nuevas necesidades y demandas de la población mayor de 65 años, que en España superará, en el año 2050, los 15 millones de personas (el 32% de la población). A continuación, el presidente de la SEGG, Pedro Gil, desvela a BALANCE de la Dependencia el alcance del Congreso.

EL PERFIL: Pedro Gil
Caminando juntos hacia un nuevo envejecimiento es el lema del Congreso. ¿Por qué?
Se trata de un lema muy relacionado con la práctica geriátrica y la gerontológica. Teniendo siempre presente el concepto de multidisciplinaridad, un número importante de profesionales del área de la salud, como médicos, enfermeras, trabajadores sociales, psicólogos... se han unido para trabajar juntos e intentar mejorar la salud y el bienestar de los mayores.
Y todo ello enmarcado en un entorno muy apropiado: Santiago de Compostela, donde los caminos convergen. Juntos abordaremos el reto del envejecimiento de la sociedad. Cada año, a solicitud a la propia comunidad, celebramos el congreso anual en un lugar diferente. Este año es Galicia y en 2013 la región que acoja el encuentro será Valencia.

¿A quién está dirigido el Congreso?
Al ser un congreso científico, a todos aquellos profesionales que están implicados en la atención al mayor desde cada una de las áreas: clínica (médicos, enfermeras, fisioterapeutas, etc.); ciencias sociales y del comportamiento (psicólogos) y biológica (investigadores). Y todo ello desde una perspectiva multi e interdisciplinar ya que, por ejemplo, en las sesiones plenarias nos reunimos todos los profesionales. Sin embargo, indirectamente, el Congreso también está dirigido a toda la sociedad.

¿Cuántos profesionales esperan reunir?
Este año, se percibe cómo la crisis repercute más. Hay socios que se dan han dado de baja, porque no pueden pagar la cuota anual, lo que tiene como consecuencia que la participación de profesionales al congreso sea menor. Si bien en 2011 reunimos en el encuentro europeo de Málaga a 2.500 personas, este año esperamos alrededor de 1.100 asistentes.
Además, la inversión que habitualmente hacía en el congreso la industria farmacéutica también ha disminuido y la de órganos e instituciones públicas es tan escasa como siempre. Por todo ello, hemos tenido que doblar esfuerzos y trabajo para que el congreso, con el máximo nivel científico, llegue al mayor número posible de profesionales. Así, hemos diseñado un encuentro nacional con ponentes de otros países (Brasil, EEUU, Bélgica, etc.) y una interesante actividad precongresual luso-española, convirtiéndose en un congreso ibérico.
De esta manera, el Congreso será el encuentro de referencia de los profesionales.

¿Qué temas se van a abordar?
Se han organizado tres sesiones plenarias, cinco clínicas, cuatro relacionadas con las ciencias sociales y del comportamiento y dos vinculadas a las ciencias biológicas. Además de simposioum satélites, cursos, talleres... Entre otros temas de interés, abordaremos: el paciente crónico y pluripatológico, la prevención desde el punto de vista clínico y psicológico, la formación de los profesionales en temas de salud, cómo alargar el proceso del envejecimiento, las nuevas tecnologías y las ciudades y entornos amigables. Así como otros temas tabúes, como la sexualidad en las personas mayores.
Hemos procurado diseñar diferentes actividades para que los asistentes puedan escoger entre una variada y atractiva oferta, en función de sus preferencias y necesidades profesionales.

EL PERFIL: Pedro Gil
¿Qué ponencia destacaría por su especial interés?
La primera sesión plenaria, que aborda la prevención desde el punto de vista biológico, teniendo en cuenta los hábitos de vida y la importancia del entorno; es decir, qué hay que hacer para vivir más años y mejor. La psicogeriatría es también un capítulo interesante y hablaremos de la depresión en las personas mayores, el deterioro cognitivo y la psiquiatría en las residencias. El Alzheimer, el paciente crónico y pluripatológico, tanto en atención primaria como especializa, centrarán también debates imprescindibles. Y nos atrevemos a hablar de sexualidad: patologías causantes de la disfunción, discriminación y prejuicios, etc.
Asimismo, le dedicamos un importante espacio a los planes de formación, la situación actual de la ordenación profesional en servicios sociales y sanitarios, el aprendizaje a lo largo de la vida, etc. Y analizaremos cómo las nuevas tecnologías se relacionan con el envejecimiento y cómo contribuyen a mejorar el cuidado de la salud y fomentan la autonomía e independencia del mayor.

¿Qué aportará este congreso a los profesionales?
El Congreso es un foro científico, al que han llegado más de 500 comunicaciones, y supone una excelente oportunidad para aprender y relacionarse con otros compañeros. Cuando los profesionales regresen a su trabajo, habrán conocido de primera mano experiencias y trabajos de interés. Desde la SEGG, consideramos que las relaciones personales son muy importantes para actualizar conocimientos y mejorar la práctica profesional.

El reto del envejecimiento activo ¿Cuáles son las principales necesidades de las personas mayores?
Las de siempre: salud, dinero y amor. Indudablemente, la principal preocupación de las personas mayores es su estado de salud, sobre todo la cronicidad y la dependencia; seguida de la situación económica, ya que se trata de uno de los colectivos más desprotegido que podría tener que empezar a pagar por la medicación o por la atención sanitaria. Y no podemos olvidar el amor, desde el punto de vista de la importancia de evitar soledad.

¿Qué se necesitaría para que los mayores ocupen en la sociedad el lugar que se merecen?
Se trata de un problema grave y de difícil solución a corto plazo. En primer lugar, tiene que producirse un posicionamiento de los propios mayores, que tienen que hacerse valer. Y, en segundo lugar, es imprescindible la educación desde una edad temprana para recuperar el respeto a las personas mayores. En nuestra sociedad actual, prima la juventud y la imagen de la belleza.
Nos encontramos en el Año Europeo del Envejecimiento Activo y de la Solidaridad Intergeneracional. Pero cuando llegue 2013, ¿qué va a pasar? Tenemos que seguir trabajando y no podemos permitir que, al igual que la Ley de Dependencia ha descuidado el apartado de promoción de la autonomía personal, el envejecimiento activo y la solidaridad intergeneracional caigan de nuevo en el olvido.
Aún queda mucho por hacer y debemos posicionarnos. Por ejemplo, las palabras viejo y anciano tienen que dejar de ser peyorativas, lo que supone un cambio importante en la educación y en los medios de comunicación. En este proceso, los mayores deben hacerse respetar y salir a la calle para exigir a los políticos que se cumpla la Ley de Dependencia, donde no puede haber recortes; que se fomente la geriatría; la calidad asistencial, etc.

Al ritmo actual de envejecimiento, teniendo en cuenta el aumento de la esperanza de vida, ¿cómo ve el futuro de la sociedad?
Desde Europa se están lanzando alarmas, porque se trata de un problema al que debemos enfrentarnos. Los políticos diseñan programas electorales con una proyección de 3 o 4 años, pero necesitamos que sean a medio o largo plazo. Si no nos preparamos para el progresivo envejecimiento de la sociedad, el futuro que se avecina es poco esperanzador.
Por ello, debemos realizar una planificación a medio y largo plazo consensuada con todas las fuerzas políticas. Desde la SEGG hemos intentado, en numerosas ocasiones y con los diferentes gobiernos, concertar una entrevista con el Ministerio de Sanidad y Política Social para exponerle, desde nuestra experiencia, cómo trabajar para lograr un envejecimiento activo y saludable desde diferentes áreas: física, psíquica y social. Contamos con 2.500 socios y un amplio conocimiento científico, que se ha puesto a disposición del Ministerio para intentar construir un Plan Nacional para un Envejecimiento Activo. El problema es que siempre están muy ocupados. Lástima que no contemplen a la SEGG como parte de su agenda.

  Presentación de las guías  
La SEGG, en su empeño por trabajar en propuestas que ayuden a mejorar la atención del mayor, presenta ocho guías de práctica clínica centradas en: secuelas cognitivas del ictus, alimentación y nutrición saludable en el anciano, hipertensión en el anciano, ejercicio físico para mayores, incontinencia urinaria, decálogo para el buen trato a las personas mayores, anticoagulación y las 101 dudas más frecuentes sobre la Ley de Dependencia.

 Novedad: retransmisión en directo 
El 54º Congreso de la SEGG se retransmitirá en directo. Es un esfuerzo adicional que la SEGG ha realizado para que los profesionales que tengan una situación económica difícil, puedan asistir online a las grandes sesiones plenarias y simposium. “En estos momentos, somos conscientes de que desplazarse cuesta dinero y, por ello, hemos querido acercar el congreso a todos los profesionales. Si bien tenemos todos los encuentros grabados, ahora damos un paso más con la retrasmisión de los grandes eventos y sesiones del área clínica, social y biológica”, subraya Pedro Gil.


Martes, 5 de Junio 2012

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.