Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




El Congreso ratifica una reforma laboral que facilita y abarata el despido


El texto sale adelante con los únicos votos a favor del PSOE y gracias a la abstención del PNV, en un debate marcado por la amenaza de la huelga general del próximo 29 de septiembre



El Congreso ratifica una reforma laboral que facilita y abarata el despido
La redacción final de la reforma laboral elimina las enmiendas introducidas por PP, CiU y PNV en el Senado, que endurecían el texto. Por el contrario, se salvan las enmiendas del PSOE y una del BNG sobre el cobro de prestaciones por horas. Para lograr sacar adelante la norma, el PSOE tuvo que jugar con los apoyos parlamentarios de un grupo u otro, en función de la enmienda a apoyar o rechazar. Por lo demás, se mantienen los puntos más polémicos.

Los  portavoces de todos los grupos, salvo el PSOE, han criticado distintos aspectos de la reforma del mercado laboral, porque consideran que no va a servir para crear empleo y, por tanto, tampoco ayudará a salir de la crisis económica. CiU asegura que no corrige la temporalidad y que no va a lograr un mercado de trabajo más eficiente para las empresas ni más justo para los trabajadores; el PNV critica que no resuelve los problemas de competitividad y que no servirá para crear empleo; y el PP insiste en que no generará confianza y consumo, ni aumentará la producción. Desde la izquierda, las críticas son más acentuadas y con llamamientos a la participación en la huelga general: ERC, IU e ICV afirman que la reforma recorta los derechos de los trabajadores.

Por su parte, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, defiende el texto, que incorpora más de 70 enmiendas pactadas: “Algunos dicen que esta reforma es corta, el tiempo lo dirá. Probablemente, sea más larga de lo que algunos imaginan, y si esto es así querrá decir que es una buena reforma”. El ministro ha señalado también que con la aprobación de la norma se eliminan incertidumbres en el marco jurídico y “se da mayor seguridad a empresarios y trabajadores”.

Corbacho ha insistido en que la reforma aspira a “incrementar la productividad de la economía española y a mejorar la competitividad de nuestras empresas”. En este sentido, ha recordado los tres objetivos que se marca: enfrentarse a la dualidad, reforzar la flexibilidad interna e incrementar las oportunidades de las personas desempleadas de acceder a un puesto de trabajo. Así, ha explicado que “esta reforma apuesta por los elementos de flexibilidad interna que permitan a las empresas adaptarse a los cambios del mercado sin recurrir sistemáticamente a la destrucción de empleo”. Además, se favorece “un uso más intensivo del contrato indefinido de fomento del empleo­” y, al mismo tiempo, “se establecen límites más estrictos para los contratos temporales”.
 
Los puntos más controvertidos de la reforma laboral y que mayor debate suscitaron son los siguientes:
 
Despido objetivo por causas económicas en las empresas. La empresa podrá despedir con 20 días de indemnización por año trabajado, en vez de los 45 días que recibiría en la actualidad, cuando justifique pérdidas “actuales o previstas” o en el caso de que exista una “disminución persistente de su nivel de ingresos”. En estos casos, la empresa tendrá que acreditar los resultados alegados. En este apartado, uno de los más polémicos de la reforma, CIU logró que el Senado aprobara una enmienda consistente en introducir un punto y coma que, según el PSOE, ampliaba la posibilidad de efectuar esos despidos. Finalmente, fue rechazada y este artículo queda como en los términos citados y pactados por PSOE y PNV. 
  
El absentismo laboral como causa de despido objetivo. La última gran modificación atañe al absentismo laboral, una de las lacras del mercado. El trabajador podrá ser despedido por faltas de asistencia “que alcancen el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos, o el 25 % en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de 12 meses”, siempre que la media de la plantilla no supere el 2,5% (hasta ahora era el 5%), después de que el PSOE lograra eliminar una enmienda del PNV que suprimía este umbral mínimo. 
 
Ayuda para indemnizar. El Estado, a través del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), se hará cargo de una parte de la indemnización por causas objetivas y en despidos colectivos igual a 8 días de salario por año trabajado. Fogasa se nutre, en parte, de las cuotas empresariales. 
  
Desempleo parcial: cobro por horas. El BNG logró sacar adelante una enmienda en la que plantea que en los casos de desempleo parcial, la prestación se cobre calculándola por horas y no por días, de manera que el porcentaje consumido de la misma sea equivalente al de la reducción de la jornada. Así, se flexibiliza la capacidad de las compañías para adaptar jornadas laborales (y salarios).

El Congreso ratifica una reforma laboral que facilita y abarata el despido
Contratos fijos. El PSOE también ha logrado eliminar otra de las enmiendas introducida por el PNV que obligaba a las empresas a hacer fijos sólo a aquellos trabajadores que hayan encadenado contratos durante tres años desempeñando el mismo puesto de trabajo y con idéntica actividad. A partir de ahora, sólo tiene que estar en la misma empresa durante ese mismo periodo. 
 
Contrato de 33 días. Es un tipo de contrato indefinido que ya existía en la legislación, pero que se quiere potenciar. Se generaliza este tipo de contrato, que tiene pactada una indemnización de 33 días por año trabajado, y se eliminan las restricciones que había para su uso. Hasta ahora, no se podía aplicar a trabajadores en edades comprendidas entre 31 y 44 años.  
 
Contra la temporalidad. Desde 2012 se incrementará progresivamente la indemnización que percibe un trabajador temporal al final de su contrato: desde los 8 días por año actuales hasta los 12 días en 2015. Además, se limitará el encadenamiento de este tipo de contratos a tres años más uno. Pero para que los proyectos de investigación y universitarios y las grandes obras públicas no se vean afectadas, se contemplan excepciones a la limitación de contratos de obra y servicio. En estos casos, se tendrá en cuenta el periodo necesario para el proyecto. 
 
Solo 30 días para rechazar los programas de formación. Se reduce de 100 a 30 días el plazo para que un parado pueda rechazar un curso formativo sin ser sancionado con retiradas de la prestación por desempleo. Finalmente, la iniciativa del PSOE salió adelante, sorpresivamente, de forma unánime; con el apoyo de todos los grupos. Este respaldo se consiguió gracias a que el PSOE admitió la exigencia del PP de incluir en la ley que “las acciones de mejora de la ocupabilidad” del parado a las que se refiere este plazo, “se correspondan con su profesión habitual o sus aptitudes formativas”. Los populares interpretan esta novedad como una garantía, hasta ahora inexistente, para que los Servicios Públicos de Empleo estén obligados a adecuar los cursos al perfil del parado. Se trata de una medida duramente atacada por los sindicatos, que acusan al Ejecutivo de “criminalizar” a los parados. 
 
Más formación. Los trabajadores con el contrato suspendido o la jornada reducida por dificultades de la empresa, deberán recibir cursos de reciclaje durante dicha suspensión vinculados a su actividad profesional. 
 
Arbitraje en los ERE. En los expedientes de regulación de empleo, el empresario y la representación de los trabajadores podrán acordar la sustitución del periodo de consultas por el procedimiento de mediación o arbitraje, que deberá desarrollarse en 30 días naturales, o en 15 en las empresas de menos de 50 trabajadores. 
 
Más poder para las empresas de colocación. La reforma laboral amplia el terreno en el que pueden actuar las Empresas de Trabajo Temporal (ETT). A partir del 1 de enero de 2011 se eliminan todas las prohibiciones y limitaciones ahora vigentes para la contratación a través de las ETT. Estas entidades privadas, con o sin ánimo de lucro, podrán realizar actividades de intermediación laboral de forma independiente a los servicios públicos de empleo: búsqueda de empleo, orientación profesional y selección de personal; además de poder entrar en sectores hasta ahora vetados como la Administración. Las limitaciones o prohibiciones que se establezcan sólo serán válidas cuando se justifiquen por razones de interés general relativas, por ejemplo, a la protección de los trabajadores. 
 
Condiciones laborales.
Las empresas pueden modificar las condiciones de trabajo (salarios, jornada, horarios, turnos), como alternativa al despido, siempre y cuando se demuestren probadas razones de carácter económico, técnico, organizativo o de producción. En las pequeñas empresas que carezcan de representantes legales de los trabajadores, se potencian soluciones extrajudiciales para resolver los conflictos. 
 
Bonificaciones. Todos los grupos suscribieron la enmienda que amplía de uno a dos meses el tiempo que tendrán las empresas para que, en el caso de que despidan a trabajadores bonificados por contratación indefinida, vuelvan a contratar a otros de iguales características para ese puesto, sin que deban devolver las citadas bonificaciones. También se establecen bonificaciones para la contratación de parados jóvenes y mayores de 45 años que lleven más de 12 meses sin trabajar; para la conversión en indefinido de un contrato formativo, de relevo o de sustitución; y para cuando es mujer. 
 
Salario mínimo.
Se garantiza su cobro al margen de que parte del sueldo sea en especie. 

Mejorar la empleabilidad de los discapacitados. Recibió respaldo unánime una transaccional del PSOE por la que el Ejecutivo dispondrá de un plazo de un año para revisar las condiciones laborales y mejorar la empleabilidad de las personas discapacitadas.

El Congreso ratifica una reforma laboral que facilita y abarata el despido
Una reforma insuficiente para la CEOE
 
Tímida, insuficiente, corta, ambigua... son algunas de las consideraciones que la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) dedica a la reforma laboral.

Concretamente, el secretario general de la CEOE, José María Lacasa, asegura que la Confederación seguirá insistiendo para que se acometan nuevos cambios que modernicen el mercado de trabajo, respetando las recomendaciones de los organismos internacionales. Lacasa afirma que los grupos parlamentarios no han sido lo “suficientemente ambiciosos” ya que, en su opinión, la reforma no contribuirá a mejorar sustancialmente los “graves problemas” que tiene el mercado de trabajo como, por ejemplo, el “fuerte desempleo”. Asimismo, el secretario general lamenta que la norma no dote a las empresas de una mayor flexibilidad interna para manejar sus propios recursos humanos.

Por su parte, el presidente de CEIM Confederación Empresarial de Madrid-CEOE, Arturo Fernández, se muestra satisfecho con la enmienda incluida en la reforma laboral sobre la reducción de la indemnización por despido a 20 días para aquellas empresas que acumulen pérdidas económicas. “Es preferible que continúe la actividad de la empresa a que cierre por completo, así se evita seguir sumando parados”, argumenta. Arturo Fernández también defiende la importancia de valorar la ausencia del empleado para su despido si éste falta el 20% de su jornada hábil en dos meses consecutivos: “Resulta necesario controlar el absentismo laboral, ya que representa un enorme freno para la productividad, perjudicando tanto a la empresa como a los trabajadores”. Por el contrario, el presidente de CEIM manifiesta su desacuerdo con el hecho de que la reforma laboral elimine la ayuda de los 425 euros para aquellos autónomos en paro que hayan agotado su prestación por cese de actividad.
 
 
Los sindicatos refuerzan la convocatoria de huelga generc
 
Las reacciones de UGT y CCOO a la aprobación de la reforma laboral fueron inmediatas y contundentes: “Este proyecto de ley significa el mayor ataque a los derechos laborales en los últimos 30 años y constata la sumisión del Gobierno a los poderes económicos”. En un comunicado conjunto, los dos sindicatos señalaron que los cambios de la reforma aprobados recortan aún más los derechos de los trabajadores, “abaratando y agilizando los despidos” y no aborda la lucha contra la temporalidad del mercado de trabajo. Los sindicatos insistieron en que la norma da respuesta a los grupos más conservadores y amplía el poder empresarial.

UGT y CCOO también criticaron que se avala la legalización de las agencias privadas de colocación con ánimo de lucro, atribuyéndolas competencias propias de los Servicios Públicos de Empleo y que, en lugar de incentivar y reconducir las políticas activas de empleo, prevalece la política “de la sanción y la infracción” a las personas desempleadas, en referencia a la reducción del periodo que tienen para rechazar cursos de formación (de 100 a 30 días).

Por todo ello, UGT y CCOO aseguran que la aprobación de la reforma laboral hace “más necesaria, si cabe, la huelga general del próximo 29 de septiembre, cuyo principal objetivo debe ser parar la reforma y volver a la mesa de negociación para pactar una nueva reforma del mercado de trabajo”.

Las fechas claves

• 16 de junio. El Consejo de Ministros aprueba el Real Decreto Ley de Medidas Urgentes para la Reforma del Mercado de Trabajo.

• 29 de julio. El Congreso de los Diputados aprueba el Proyecto de Ley de la Reforma Laboral.

• 20 de agosto. El texto se remite al Senado, donde se abre el plazo para la presentación de las enmiendas.

• 25 de agosto. El Senado debate las enmiendas presentadas.

• Primeros de septiembre. El texto regresa al Congreso de los Diputados con los cambios de las enmiendas introducidas en el Senado.

• 9 de septiembre. El Pleno del Congreso valida el texto final de la Ley de Reforma Laboral.

• 29 de septiembre. Los sindicatos convocan huelga general.


Domingo, 26 de Septiembre 2010

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.