Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




“El IV Plan Estratégico de Macrosad conecta generaciones para hacer felices a las personas”


Macrosad es una cooperativa que nació para la atención de las personas en su domicilio, pero que ha ido creciendo hasta convertirse en una referencia en el cuidado y bienestar de los mayores y en la educación de los más pequeños. Su director general, Andrés Rodríguez, destaca orgulloso que en septiembre de este año “comenzará a funcionar el primer centro intergeneracional de España con niños de 0 a 3 años de edad y personas mayores dependientes, que ayudará a construir comunidades más cohesionadas e inclusivas”. Uno de los motivos por los que Macrosad se esfuerza por impulsar la intergeneracionalidad es que, en opinión de Rodríguez, aumenta el sentimiento de felicidad y “si reforzamos el estado de la persona con situaciones de felicidad su calidad de vida crece enormemente”. Felicidad que Macrosad hace extensiva a sus trabajadores, “porque de nada nos sirve trabajar para hacer felices a las personas si nuestro capital humano no lo es”.



Por Sonia García

Andrés Rodríguez 
Director general de Macrosad


“Macrosad, conectamos generaciones” es la carta de presentación de la compañía. ¿Por qué consideran tan importante la intergeneracionalidad?
Existen investigaciones en el ámbito de la psicología, especialmente, que destacan que las personas mayores que están en contacto continuo con generaciones más jóvenes tienen una serie de beneficios cognitivos y emocionales muy importantes. Para las personas de edad, las actividades o programas concretos que impulsamos desde Macrosad con el objetivo de incrementar la cooperación, la interacción y el intercambio entre personas de diferentes generaciones son capaces de mejorar su autoestima, reducir comportamientos depresivos, disminuir posibles sentimientos de soledad y aislamiento, desarrollar vínculos y mejorar su estado de ánimo, entre otras muchas ventajas. 

En Macrosad tratamos de integrar a estas personas en la vida comunitaria, facilitándoles oportunidades para seguir desarrollándose y aprender haciendo. Hemos comprobado, después de 10 años de observación, que las actividades y terapias intergeneracionales ayudan a generar un estado de utilidad de las personas, lo que nosotros denominamos “utiloterapia” y en la praxis su estado de felicidad es máximo.

En el caso de los niños, a través de este tipo de programas se pretende modificar la percepción que puedan tener sobre las personas mayores, aumentar la facilidad para entenderlos, que reciban conocimientos procedentes de personas con mayor experiencia vital y que tengan conciencia de los aspectos que más preocupan a las generaciones más avanzadas. De esta forma, estamos educando desde edades tempranas en una percepción positiva de los mayores.

De hecho, en su IV Plan 2017-2020 contempla la creación del primer centro intergeneracional de España, que estará ubicado en Granada. ¿En qué consistirá? 
Durante la presentación en julio de 2017 de nuestro IV Plan Estratégico para los próximos años, anunciamos la creación del primer centro intergeneracional de España con niños de 0 a 3 años de edad y personas mayores dependientes. Este innovador proyecto estará situado en el municipio granadino de Albolote y sus instalaciones estarán íntegramente diseñadas para servir como espacio intergeneracional, que ayude a construir comunidades más cohesionadas e inclusivas. Se han mimado las infraestructuras, los espacios y ambientes; además del proyecto de intervención social y el pedagógico. Todo esto lo desarrollaremos en un centro integrado por una escuela infantil y un centro de día que está conectado, a través del espacio de jardín terapéutico del centro de día y la zona de juegos y patio de la escuela infantil como nexo de unión de las dos infraestructuras.

Esperamos que este centro intergeracional inicie su funcionamiento en septiembre de este año y pretendemos fomentar el conjunto entre personas mayores y niños, con el objetivo de eliminar distancias generacionales mediante un contacto más intenso y extenso de los programas que estamos desarrollando ya en la actualidad, que han sido en el último año de 210 actividades con una media de participación de 310 niños y 34 personas mayores.

La misión del IV Plan estratégico de Macrosad es “Conectar generaciones para hacer felices a las personas”.  

 
Estamos observando y testando tecnologías relativas a la prevención y mantenimiento de la autonomía e independencia mediante la inteligencia artificial o la realidad aumentada en entornos virtuales

¿Qué relación guarda felicidad e intergeneracionalidad?
Uno de los objetivos principales que queremos conseguir con este tipo de programas es que los miembros de las generaciones protagonistas se sienten bien. Como podemos observar en algunos estudios, las personas de edad que participan en actividades intergeneracionales poseen mayor felicidad, afrontan las situaciones que les depara la vida con un grado de alegría superior si los comparamos a otras personas dentro de su misma generación. 

Felicidad y bienestar son dos conceptos que van de la mano. Potenciando actividades físicas y sociales dentro de un método divertido, ágil y dinámico se puede mejorar la salud de las personas mayores, además de otros tantos beneficios educativos y sociales en el caso de los niños. 

Una relación, un nexo, un vínculo entre una persona joven y una persona de edad se debe fundamentar en la felicidad. Es un aspecto muy importante a tener en cuenta en el ámbito emocional, ya que el “ser feliz” puede motivar a que existan condiciones afectivas positivas, mayor número de emociones positivas, mayor grado de satisfacción en general, mayor predisposición a realizar actividades de la vida cotidiana, compartir momentos con otras personas frente al aislamiento, etc. En definitiva, a través de la felicidad, podemos decir que las personas de edad se enriquecen de valores propios de la juventud, mientras que los niños, gracias a esta actitud frente a la vida, adquieren ideas, comportamientos y conocimientos de manera más fácil que les ayudará a vivir de una manera más responsable, tolerante y respetuosa con otras generaciones.

No hay una receta para la felicidad, pero la percepción subjetiva de la calidad de vida está basada en la felicidad y, por tanto, si reforzamos el estado de la persona con situaciones de felicidad la calidad de vida crece enormemente. La felicidad es muy poderosa en el trabajo con las personas mayores, de ahí que la nueva línea de investigación abierta por nuestra organización haya sido la de intergeneracionalidad y felicidad para reforzar nuestra propuesta de valor.

 



Jueves, 22 de Marzo 2018

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.