Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




El estreñimiento crónico, problema muy frecuente en las personas mayores, mal tratado puede tener consecuencias graves




250.000 andaluces mayores de 65 años sufren estreñimiento crónico, según datos ofrecidos en el Simposio Actualización en Estreñimiento Crónico e Impactación Fecal  en el Anciano, celebrado el pasado miércoles en Málaga. De todos ellos, el 5,3 % afirma haber sufrido al menos un episodio de impactación fecal en el último año, una de las consecuencias graves que pueden derivarse de un mal control y manejo del estreñimiento crónico.
 
La reunión ha sido organizada por la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), en colaboración con Laboratorios Norgine. En ella han participado expertos de aparato digestivo y geriatría, que han concluido que es imprescindible un buen manejo de esta patología para mejorar la calidad de vida de los ancianos y evitar problemas asociados de mayor gravedad.
 
El estreñimiento crónico es uno de los motivos más frecuentes de consulta y es prevalente en los ancianos. “Suelen ser personas con una baja actividad física, necesaria para un buen tránsito intestinal, y con una dieta baja en fibra y poca ingestión de líquidos”, asegura el doctor José Antonio López Trigo, presidente de la SEGG. Este especialista destaca que otros factores como la baja movilidad o la dependencia para llevar a cabo determinadas actividades de la vida diaria también pueden influir. “También la depresión, ansiedad o discapacidad en la función cognitiva, así como la dificultad de acceso a unos aseos adecuados”, añade.
 
Sin embargo, “a pesar de que supone un fuerte impacto para la calidad de vida del paciente, no es abordado de manera adecuada y multidisciplinar”, sostiene el doctor López Trigo. Entre los síntomas que puede provocar se encuentran las náuseas o vómitos, dolor abdominal, sensación de plenitud, dolor durante la defecación, etc. Además, puede comportar graves consecuencias si no se maneja y controla de forma correcta pues pueden aparecer: impactación fecal, fisuras, hemorroides o incluso otros efectos sobre el sistema inmunológico, cardiovascular o digestivo.
 
Abordaje individualizado
El abordaje debe ser individualizado e integral según señalan los expertos. “En él se deben tener en cuenta todas las características del paciente, desde otras patologías, el listado de medicamentos que toma, sus hábitos de vida, su estado psicosocial, etc.”, apunta el doctor López Trigo. El tratamiento deberá incluir modificación en el estilo de vida e incluir una dieta rica en fibra, una cantidad adecuada de líquidos al día o la adquisición de unos hábitos intestinales como puede ser ir al baño después de las comidas y a las mismas horas.
 
Problema infravalorado
El estreñimiento es un problema muy prevalente en la población “con potenciales complicaciones médicas e importantes consecuencias socioeconómicas que, sin embargo, es a menudo catalogado como un problema menor”, subraya el doctor Enrique Rey, jefe de Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario Clínico San Carlos. A pesar de ello, destaca, “no debe minusvalorarse dada la consulta médica, el coste asociado, las complicaciones derivadas, que pueden ser graves, y el impacto sobre la calidad de vida”.
 
El tratamiento deberá ser gradual y empezar por el seguimiento de unos consejos higiénico-dietéticos. “Los fármacos deberán administrarse en función de la situación de cada paciente y siempre bajo la prescripción de un especialista, ya que en estos casos es muy frecuente la automedicación”, advierte. De todos los disponibles, “los laxante osmóticos son los usados con más frecuencia por su efectividad en el tratamiento del estreñimiento crónico en mayores”, añade.
 
Una de las consecuencias graves que suelen acontecer en el anciano con estreñimiento crónico, debido a un mal manejo, es la impactación fecal. “Se trata de un problema muy infradiagnosticado en este sector de la población y su prevalencia es muy alta entre los que viven en residencias”, asegura el doctor Rey. Se trata de la acumulación de heces en el colon que la persona es incapaz de evacuar por sí misma. “Afecta de manera notable a su calidad de vida y en el caso de poblaciones geriátricas institucionalizadas conlleva una mayor necesidad de cuidados. Es por eso que un adecuado manejo del estreñimiento es la mejor manera de prevenir su aparición”, concluye.
 


Viernes, 2 de Junio 2017

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.