Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa
30% de descuento si te suscribes antes del 31 de enero - Código: N2020

Síguenos en:
Facebook
Twitter
LinkedIn




“El modelo de atención apuesta por la generación de empleo vinculado a la dependencia”


El modelo de atención a las personas mayores y con dependencia de Castilla y León llega en la actualidad a más de 180.000 familias y es fruto de la intensa colaboración entre la Administraciones, la Junta de Castilla y León y las entidades locales. Esta es una de las claves de su éxito. Además, apuesta por la profesionalización de los servicios sobre todo los que se prestan en el hogar, con el objetivo de que las persona con dependencia puedan residir el mayor tiempo posible en sus hogares y con una mayor calidad de vida. Por otra parte su modelo apuesta por la generación de empleo vinculado a la dependencia, “cerca de 32.000 puestos de trabajo están vinculados a esa actividad”. Así lo explica la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León, Isabel Blanco Llamas, en esta entrevista. Soledad, violencia de género y coordinación sociosanitaria son otros temas sobre los que ha conversado en la entrevista.



Carmen Moreno

Isabel Blanco Llamas
Consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León


El sistema de servicios sociales de Castilla y León goza de gran reconocimiento a nivel nacional, así lo constata el dictamen que emite la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales. ¿En qué consiste el modelo de atención a las personas mayores y con dependencia?
El éxito del modelo en Castilla y León se basa en que es un modelo de “todos”, que llega en la actualidad a más de 180.000 familias. De hecho, es fruto de la intensa colaboración entre las administraciones, la Junta de Castilla y León y las entidades locales, a través del Acuerdo Marco. Es un modelo que parte del consenso con el Diálogo Social y el Tercer Sector y,  sobre todo, que se apoya en el esfuerzo y en el trabajo que realizan los profesionales de los Servicios Sociales de Castilla y León

¿Cuáles son las virtudes de este modelo? 
Una apuesta por la profesionalización de los servicios, más del 80 % de las prestaciones que incluye el modelo son servicios. Además, existe una profesionalización de los mismos, sobre todo los que se prestan en el hogar (el asistente personal, la teleasistencia o la ayuda a domicilio) que permite a las personas dependientes residir el mayor tiempo posible en sus hogares y con una mayor calidad de vida.

Al mismo tiempo, el modelo apuesta por la generación de empleo vinculado a la dependencia, cerca de 32.000 puestos de trabajo están vinculados a esa actividad.

¿Cree que puede mejorarse en algún aspecto? 
Por supuesto, todo es mejorable y hay que seguir avanzando en esa mejora continua de la calidad de los servicios que se prestan. Por poner un ejemplo, la Consejería está trabajando en la reducción de plazos en el reconocimiento de la dependencia. En estos momentos, en Castilla y León, ese plazo es de tres meses desde el momento en que se solicita, mientras que la media nacional se sitúa en seis meses. Nuestro objetivo es seguir avanzando a lo largo de la legislatura para reducir el mismo lo máximo posible, teniendo en cuenta la labor que realizan todos los profesionales que intervienen en el proceso y que se inicia con la valoración que realizan los trabajadores de los CEAS, dependientes de las administraciones locales. 
La Consejería está trabajando en la reducción de plazos en el reconocimiento de la dependencia

¿Cuál es el principal inconveniente de la región en lo que respecta a la atención a las personas mayores en Castilla y León?
Las características de nuestra comunidad, con 2.248 municipios, más de 5.000 núcleos de población… hace necesario un mayor esfuerzo y una mayor inversión; además, el 34 % de la población vive en municipios de menos de 5.000 habitantes.

La dispersión y la extensión territorial de Castilla y León provocan que prestar los servicios sea más caro en el mundo rural o en los pequeños núcleos de población, entre otros aspectos por los desplazamientos que son necesarios llevar a cabo para prestar la atención de calidad que necesitan los ciudadanos.

Permanecer en casa durante al máximo tiempo posible es el deseo de todas las personas mayores ¿Qué resultado está dando el programa piloto “A gusto en mi casa” que se está desarrollando en varios municipios del medio rural de la provincia de Ávila?
El programa es un ejemplo más de la colaboración a la que antes hacía referencia, en el que la labor que realizan los trabajadores sociales de los CEAS es clave. Un programa que pone en el centro de nuestras actuaciones a la persona. Hay que tener en cuenta que el 80 % de las personas mayores, especialmente en el medio rural, tienen viviendas en propiedad que no quieren abandonar, por lo que es necesario que seamos nosotros los que adaptemos los servicios sociales a ellos. Ese es el objetivo de este programa piloto, que las personas que lo deseen se puedan quedar más tiempo en su domicilio y con calidad de vida.

El programa conlleva el redefinir la manera de asistir con una atención más planificada, desde las decisiones que adopta la persona mayor, desarrollar nuevos roles profesionales para potenciar el plan de apoyos de cada persona, como el coordinador de caso o incluso el establecer una nueva forma de coordinar los servicios de manera que sean accesibles, ágiles y flexibles en su prestación.

Hasta ahora el programa piloto ha atendido a los 100 usuarios que forman parte del mismo, generando 45 empleos directos (40 asistentes personales) y 26 indirectos, lo que contribuye también a fijar población en el mundo rural.

Envejecimiento, autonomía personal y dependencia
¿Cuáles son los principales retos que se ha marcado su Consejería en materia de envejecimiento, autonomía personal y dependencia?

Queremos potenciar los programas de envejecimiento activo, retrasando al máximo la edad en que las personas necesiten acceder a las prestaciones de dependencia. Para ello contamos con la Estrategia de prevención de la dependencia para las personas mayores y de promoción del envejecimiento activo en Castilla y León 2017-2021, que está permitiendo la realización de más de 7.000 actividades de envejecimiento activo en colaboración con las corporaciones locales y del movimiento asociativo, que se llevan a cabo en 1.352 municipios de Castilla y León y en las que han participado más de 180.000 personas.

En esta línea es en la que vamos a seguir trabajando, a través de un conjunto de programas de ámbito regional, agrupados bajo la marca “Club de los 60”, con más de 340.000 socios, y que incluye el programa Viajes, el de Termalismo o el Programa interuniversitario de la Experiencia, en el que participaron en el curso pasado, más de 5.200 alumnos en las 27 sedes existentes (de ellas 15 están ubicadas en municipios que no son capitales de provincia) y que queremos extender aún más en el medio rural, a través de clases on-line y apostando por nuevos espacios donde impartir las clases de manera presencial como pueden ser los centros de día, en colaboración con las Universidades de Castilla y León.

Soledad y violencia de género
La Consejería ha constituido la Sección de Colaboración con el Tercer Sector para el desarrollo de la Red Social ¿Cuáles son los objetivos y funciones prioritarios de esa Red Social?

El objetivo de la Red Social que estamos empezando a poner en marcha con la creación de los cuatro grupos de trabajo es el de la sensibilización y detección de situaciones de especial vulnerabilidad y fomento del buen trato. Se trata de buscar la colaboración con las entidades del Tercer Sector, asociaciones vecinales y otro tipo de establecimientos como farmacias o comercios de proximidad para poder llegar a todo el territorio, especialmente en el mundo rural. En definitiva se trata de que esos profesionales puedan detectar casos de vulnerabilidad  y saber cómo actuar ante estas situaciones mediante la elaboración de protocolos específicos. Una de las situaciones que más nos preocupa es la soledad de personas mayores, especialmente la soledad mal gestionada y sobre todo, en el medio rural. Es uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos, que cada día se hace más patente.

Queremos realizar un seguimiento y ofrecerles atención específica y actividades que les permitan una mayor socialización. 

Otro de los grupos se centrará en la violencia de género, especialmente hacia las mujeres más vulnerables o las que viven en el mundo rural. También pretendemos detectar situaciones de maltrato hacia las personas mayores o personas con discapacidad, para reforzar la prevención y la atención.

El último grupo se centra en el maltrato infantil y tenemos que ser capaces de detectar esas posibles situaciones y derivarlas a los profesionales de los servicios sociales pertenecientes a las Administración Pública o, en su caso, al Ministerio Fiscal, según proceda.



Jueves, 26 de Diciembre 2019

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.