Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




“El reto es desarrollar una atención de calidad basada en la innovación y las nuevas tecnologías”


La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de Castilla y León está inmersa en una constante evolución, que busca ofrecer una respuesta adaptada a las necesidades de las personas y sus familias. En este sentido, el Plan Estratégico de Servicios Sociales de Castilla y León 2017-2021 pretende conseguir un sistema de calidad, eficiente e innovador, que sea accesible y gestionado bajo un enfoque ético, que optimice las aportaciones de todos los agentes implicados, que opere de forma coordinada y que ponga en todo momento al ciudadano como centro de la actuación. Para su elaboración, la consejera, Alicia García, subraya que “hemos tenido en cuenta las aportaciones de más de 60 representantes de todos los sectores implicados”. Se trata, por tanto, de un plan de carácter integral, que establece líneas de acción estratégicas que afectan al conjunto del sistema y es vinculante para todas las entidades que forman parte de los servicios sociales de responsabilidad pública de Castilla y León.



Por Carmen Moreno

Alicia García

Consejera de Familia e Igualdad 

de Oportunidades de Castilla y León



Para la elaboración del Plan Estratégico se ha hecho un diagnóstico previo de las principales necesidades sociales, ¿cuáles son?

Se ha realizado un diagnóstico de las principales situaciones de necesidad social de Castilla y León, basadas en dos ejes fundamentales: el contexto demográfico y la pobreza y el riesgo de exclusión. Ese diagnóstico ha permitido elaborar siete líneas estratégicas, dirigidas a la mejora en la organización, en la coordinación, en la relación con el ciudadano y en la ejecución, seguimiento y actualización del plan. Todo ello, a través de indicadores y estableciendo una memoria económica temporalizada.

 

¿Sobre qué eje central se establecerán las principales acciones?

Los ejes son dos: el problema demográfico y la pobreza y riesgo de exclusión. En cuanto al problema demográfico, el diagnóstico señala que el 24,4 % de la población de Castilla y León es mayor de 65 años, y el 9,3 % mayor de 80, por lo que en 2029, tres de cada diez personas tendrán más de 65 años y una de cada diezmás de 80. Hay que tener en cuenta que Castilla y León es la región más envejecida de España. Otro de los datos que aporta el diagnóstico es que las personas mayores son mayoritariamente mujeres. Esto está dando lugar a una inversión de la tendencia demográfica y, en la actualidad, hay más población mayor que joven, especialmente en el medio rural. Esto hace necesario hacer frente a este proceso de sobreenvejecimiento y prestar una atención especial a quienes viven en el medio rural. Por ello, el reto es desarrollar una atención de calidad basada en la innovación y las nuevas tecnologías, que nos permita dar una respuesta más rápida y adaptada a las necesidades de las personas.

En cuanto al ámbito de la pobreza y la exclusión social, cabe señalar que la crisis ha dado lugar a nuevos tipos de empobrecimiento y al incremento de colectivos vulnerables. Aun así, Castilla y León es una de las comunidades con menor índice de pobreza de España, con indicadores de pobreza en línea descendente, similares al período precrisis, 17,7 % y casi cinco puntos por debajo de la media nacional. Castilla y León es también la comunidad española con menor tasa de hogares con carencia de material severa, con un 2 %, y la segunda menor tasa de pobreza energética, con un 3,6 %. Por todo ello, en este ámbito es necesario consolidar las respuestas que se ofrecieron durante la crisis, integrando todos los recursos en la Red de Protección a las personas y familias más vulnerables.

 

¿Con qué herramientas cuentan para solventar estos requerimientos?

El catálogo de prestaciones de Servicios Sociales de Castilla y León cuenta con 109 prestaciones y, a través de él, la Consejería facilita más de 1,5 millones de prestaciones al año; con la Red de Protección a las personas y a las familias, que en 2018 contará con más de 206 millones y atenderá a 200.000 personas; contamos también con la promoción de la autonomía personal y atención a las personas dependientes, con 87.177 personas dependientes atendidas que reciben 111.723 prestaciones, 24.000 de ellas reciben dos prestaciones; con la innovación en el marco de la política social europea, con tres proyectos financiados por la UE;  y los presupuestos, que en 2018 serán, con más de 974 millones de euros, los más elevados en la historia de la Consejería, creciendo un 5,8 % con respecto al año anterior.

 

¿Considera suficiente el presupuesto adjudicado?

El Plan Estratégico de Servicios Sociales 2017-2021 está dotado con 89,5 millones de euros para sus seis primeras líneas estratégicas, que alcanzarían un total de 4.300 millones de euros para todo el periodo si se incluye la séptima línea estratégica, que recoge, precisamente, las actuaciones ya presupuestadas en esos otros planes sectoriales.

Además, hay que tener en cuenta la colaboración interadministrativa, con acciones como el Acuerdo Marco de financiación de los Servicios Sociales a ayuntamientos de más de 20.000 habitantes y diputaciones provinciales, con más de 100 millones de euros anuales; así como la colaboración interdepartamental con otras consejerías como Sanidad, Educación y Empleo; con el sector privado, a través de la colaboración con 4.000 entidades; con 16 acuerdos firmados con el Diálogo Social desde 2010; y 3.000 profesionales que colaboran a través del SAUSS y la historia social única.

 

En su opinión, las nuevas tecnologías y la coordinación sociosanitaria son importantes aliados, ¿en qué sentido? ¿Cómo mejoran la calidad de vida de los mayores? 

Las 87.177 personas en situación de dependencia que ya atiende Castilla y León, y que acumulan más de 110.000 prestaciones sociales, son, a su vez, pacientes con enfermedades crónicas que precisan la actuación combinada de los Servicios Sociales y sanitarios, muchas veces compleja, y siempre a la medida. Este reto se pretende abordar desarrollando una Plataforma de Atención Sociosanitaria al Paciente Crónico y Personas en situación de Dependencia, financiada mediante un convenio de colaboración entre el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad y la Junta de Castilla y León, a través de las consejerías de Familia e Igualdad de Oportunidades, Sanidad y la Agencia de Innovación, Financiación en Internacionalización Empresarial de Castilla y León (ADE), con un presupuesto de 6.642.500 euros, y se desarrolla en el periodo 2014-2020. Una solución que conecta los sistemas informáticos de lo sanitario y lo social para la integración de ambos servicios, aportando una visión única del paciente, mejorando la eficiencia de los procesos, prestando servicios integrales y asegurando la continuidad asistencial. Así, queremos favorecer la vida independiente mejorando la autonomía de la persona en las actividades de la vida diaria como tomar decisiones, leer, alimentarse, salir a la calle o pedir ayuda en cualquier momento, además de mejorar también la capacidad del cuidador familiar.

 

El desarrollo de la historia única es un reto para casi todas las Administraciones, pero su implantación no parece tan sencilla, ¿será una realidad a medio o corto plazo? 

La historia social única ya es una realidad implantada en Castilla y León desde diciembre de 2015, cuando se publicó el decreto que la regula, al igual que el registro único de usuarios, que se puso en marcha en julio de este año. La historia social única y el registro único de personas usuarias son las dos herramientas en las que se sustenta el sistema unificado de acceso a los Servicios Sociales de responsabilidad pública de Castilla y León... 




Jueves, 23 de Noviembre 2017

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.