Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




El sector sociosanitario estará obligado a contar con un Delegado de Protección de Datos




EDAE y Escuelas de Tecnologías Digitales convocan el curso “Experto Universitario en Delegado de Protección de Datos en el Sector Sociosanitario”. Con una duración de 250 horas, los participantes recibirán la formación de acuerdo al esquema propiedad de la Agencia de Protección de Datos. Una oportunidad para que el sector sociosanitario tenga sus propios delegados de protección de datos (DPD).
 
En mayo de 2016 se aprobó el Reglamento (UE) 2016/679 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos (Reglamento General de Protección de Datos o RGPD), nueva normativa proveniente de Europa y de aplicación directa en España a partir del 25 de mayo de 2018.
 
Aunque ya ha entrado en vigor, las residencias o centros de servicios sociales tendrán que empezar a aplicarlo en la fecha indicada, por tanto, deberán iniciar su adecuación con la previsión listas para este nuevo reglamento, en dicha fecha. Se dejará de hablar de ficheros y se comenzará a manejar el concepto de tratamiento. De hecho, dejaremos de inscribir ficheros en la Agencia Española De Protección de Datos (AEPD).
 
Según el tamaño de la empresa, o el tratamiento de datos efectuado, se tendrá que empezar a efectuar registros de actividades de tratamiento, internos a la compañía. Se amplían los derechos de los interesados y se dejará de hablar de Derechos ARCO.
 
Los nuevos derechos son: derecho al olvido, derecho a la limitación del tratamiento y derecho de portabilidad. Serán los análisis de riesgos los que ayuden a determinar las medidas de seguridad a aplicar en caso. Se crea la figura del Delegado de Protección de Datos (DPD), según los tratamientos que efectúe el Responsable.
 
El Delegado de Protección de Datos, conocido o también como DPD (o DPO por sus siglas en inglés), es uno de los elementos clave del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) europeo ya que en ciertos supuestos es de obligado nombramiento por parte de la empresa para que éste garantice el cumplimiento de la norma por parte de la misma.
 
Las ventajas con la previsión en la adaptación al RGPD podrá acreditar ante terceros que su residencia o centro de servicios sociales  tiene iniciativa, compromiso y sobre todo respeto, por la normativa que regula el tratamiento de datos personales, mejorando así la imagen de su organización en un contexto de preocupación creciente.
 
Por ello, es muy importante la realización de una auditoria de protección de datos, que es obligatoria, en la cual se verifica la correcta implantación de las medidas de seguridad a adoptar en la organización, determinadas en función del nivel que le corresponda: bajo, medio u alto.
 
El nombramiento del DPD en las residencias o centros de servicios sociales es válido para casi todas las empresas, ya que en el momento que la organización empiece a manejar datos de carácter personal o expedientes médicos  o quieran participar de concurso público o bien manejen una base de datos con datos de clientes/pacientes.
 
En relación a las sanciones, el incumplimiento del deber de seguridad será considerado como infracción grave con sanciones del 4 % de la facturación.  Por tanto, no consiste solo en la obligación de implantar unas medidas sino de implantar esas medidas con un resultado concreto y práctico.
 
El DPD tendrá que ser un profesional independiente, interno o externo a la compañía, que tenga conocimientos tanto jurídicos como informáticos y de gestión de riesgo, así y como un gran conocimiento de la organización, sus procesos y procedimientos, ya que debe servir de ayuda al responsable o encargado del tratamiento de los datos en todo lo que necesite para proteger los datos y su privacidad.
 
Es muy importante que las organizaciones cuenten con un DPD, ya sea interno o externo, que les ayude a cumplir la norma, tomar las medidas organizativas y técnicas correctas, para así garantizar que la información y datos que manejan son correctamente tratados y mantienen un nivel de privacidad adecuado.
 
Sin la ayuda del DPD muchas organizaciones pueden encontrarse perdidas a la hora de tomar decisiones y medidas organizativas y/o técnicas o tomar las medidas erróneas, que produzcan resultados no esperados en la privacidad de los datos. Por tanto, el DPD será la figura que aportará la luz y el conocimiento para que la organización y sus miembros puedan tomar las medidas adecuadas.
 
Para más información 914020061. www.delegadoDPD.com


Jueves, 8 de Febrero 2018

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.