Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




El siguiente paso: hacia la teleasistencia IP


El 10 de febrero, en la sede del Imserso en Madrid, se celebró la jornada Tecnología y telecomunicaciones, hacia la Teleasistencia IP, organizada por Alai Telecom, donde las principales empresas del sector se dieron cita para analizar en qué punto se encuentra el servicio de teleasistencia en nuestro país pero, sobre todo, cuál será su futuro más inmediato y cómo se va a producir el paso de la tecnología analógica a la digital en el servicio.



La teleasistencia es una herramienta imprescindible para asegurar el bienestar de muchos ciudadanos y la eficacia de las intervenciones. El momento actual es, a tenor de lo expuesto por muchos expertos en la materia, clave para saber hacia dónde y cómo avanza el servicio de teleasistencia en nuestro país. Es el momento en el que tiene que producirse el paso de la tecnología analógica a la tecnología digital en este servicio, por lo que es importante buscar puntos de encuentro entre “los responsables de salud pública, representantes de las patronales, certificadores, empresas, operadoras telco y fabricantes de dispositivos, para diseñar el camino a seguir”. Así lo afirmó Mario Mendiguren, CMO de Alai Telecom, quien aseguró que “estamos ante el germen de una nueva teleasistencia más ambiciosa, con gran potencial de crecimiento y ahora es el momento de actuar para poder ofrecer a los usuarios aquellos servicios que cubran realmente sus necesidades”.  

La secretaria general de Aeste, Alicia Azaña, fue la encargada de contexturalizar la situación que atraviesa hoy el servicio de teleasistencia en un país cada vez más envejecido y, por tanto, con importantes retos a los que hacer frente para proporcionar la atención y el cuidado que los ciudadanos se merecen. Según el Fondo de Población de la ONU, en el año 2050 España será el séptimo país más envejecido. Actualmente, casi el 23 % de la población española tiene más de 60 años, porcentaje que se elevará al 40 % para el año 2050. El grupo formado por los mayores de 80 años se duplicará. 

En este contexto, “la teleasistencia avanzada será aquella que conjugando el potencial del servicio profesionalizado y la tecnología, sea capaz de dar respuesta a las realidades de la sociedad y a los desafíos del envejecimiento, ayudando a que las personas puedan mantener durante más tiempo una vida plena y autónoma”, afirmó Azaña. La secretaria general de Aeste especificó que los retos que se han de enfrentar como sociedad, teniendo el punto de mira en esa realidad poblacional futura, pasan por el incremento en la esperanza de vida que se ha producido en los últimos años, que ha llevado en consecuencia a una inversión de la pirámide poblacional. “Circunstancia que forzará cambios en las áreas social y económica, laboral y sanitaria, por lo que hay que invertir más en cuidados de larga duración”, puntualizó. 

Además, en ese futuro, según Azara, habrá que aprender a convivir con enfermedades crónicas y con personas que sufran pluripatologías. “La sociedad deberá plantearse políticas de envejecimiento activo y saludable. Se necesita un cambio de paradigma en el cuidado de las personas que se dirija hacia un envejecimiento saludable. Y hay que empezar a dar los pasos ya, ahora, para poder actuar con eficacia. Por eso, es imprescindible poner a la persona en el centro de la atención y avanzar hacia una intervención multidisciplinar, apoyándose en el desarrollo tecnológico para poder optimizar los recursos”. Ese desarrollo tecnológico puede ayudar a enfrentar esos retos de diferentes maneras: los elementos de domótica están cada vez más extendidos y son cada vez más sencillos y económicos. También puede ayudar la incorporación de la biomedicina y monitorización de ciertos hábitos de la vida como elementos preventivos. 

Del mismo modo, la secretaria general de Aeste cree que otro de los retos es la generación de sinergias con las posibilidades de comunicación de la Sociedad de la Información para ofrecer servicios y productos de interés social o sanitaria para favorecer una mejor calidad de vida y autonomía personal. Además, “es imprescindible crear diseños tecnológicos amigables y sostenibles, el abaratamiento de los componentes tecnológicos como las comunicaciones y la integración de la información recogida desde diferentes recursos o servicios”.

La intervención multidisciplinar tiene como objetivo incrementar la calidad y mejorar la atención y es necesaria porque “hay que dar respuesta al perfil particular de las personas. En esta línea, la evolución social genera que exista una mayor complejidad de prestaciones y de colectivos que atender”. Para la responsable de Aeste esa adecuación a las necesidades de los usuarios pasa por la incorporación de nuevos perfiles profesionales a la atención: terapeutas ocupacionales, psicólogos, educadores, etc., “con una doble función: personal de atención directa a usuarios y a familias”. Es igualmente imprescindible la formación y profesionalización, convirtiendo a los profesionales en el elemento clave del valor del servicio. 

Por Juani Loro



Martes, 17 de Marzo 2015

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >

Viernes, 26 de Agosto 2016 - 11:19 GERAS: software de gestión de centros residenciales