Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




En el marco legal




Javier Gómez Martín. Presidente de AMADE

Prevalecían en la voluntad de las partes, en el inicio de la negociación del VII convenio colectivo de residencias y centros de día privados de la Comunidad de Madrid, en enero de 2016, dos premisas por encima de todas las demás: salvaguardar y preservar el ámbito de la negociación colectiva de nuestra Comunidad, y mejorar las condiciones laborales de nuestros trabajadores, reconociendo la invariabilidad registrada en las mismas durante los últimos cuatro años, correspondientes al periodo más álgido de recesión y crisis económica registrado en la historia reciente de nuestro país.

 

De aquella época difícil y desesperada, repleta de medidas extraordinarias encaminadas a paliar la complicada situación del momento, dimanan un sector asistencial seriamente tocado y muy perjudicado económicamente, que en la actualidad se encuentra en proceso de recuperación, y una reforma del mercado laboral, que excepcionalmente priorizaba en los convenios de empresa, pero establecía para todos los convenios, la negociación de las materias de derecho mínimo necesario -aquellas que configuran la estructura retributiva del propio convenio- en el ámbito superior de negociación sectorial, y la obligación para cualquier convenio de ámbito inferior, de adaptar su propia estructura retributiva a lo negociado. A la vez, también limitaba el periodo de ultraactividad de estos, fijándolo en dos años.

 

La reforma no elimina la negociación de ámbito territorial, pero casi, porque existiendo un ámbito superior de negociación la limita y la condiciona totalmente; si como sector eliges mantener tu propio convenio de nivel territorial, el peaje que has de pagar, es el de mejorar las condiciones mínimas tasadas en el ámbito superior de negociación, cerrando los acuerdos necesarios dentro del tiempo establecido.

 

Siendo realistas, la negociación en su albor no sólo se componía de buena voluntad y premisas, sino también de obligaciones legales que asumir.

 

En cualquier caso, y aunque las partes estaban legitimadas para adoptar y mantener los acuerdos que hicieran posible alcanzar las premisas iniciales y, de paso situarnos dentro del marco legal laboral establecido, no fueron capaces de llegar a un acuerdo. A pesar de todo el esfuerzo empleado y el tiempo invertido, las propuestas, comprometidas con mejorar el poder adquisitivo de los trabajadores y orientadas a la adaptación de nuestro convenio de una forma razonada y razonable, nunca encontraron una respuesta positiva y unánime, y las demandas, centradas en mantener las mejoras y los complementos salariales derivados de nuestro convenio junto la adaptación inmediata al contexto legal exigido, eran del todo inasumibles. 
 

Del desacuerdo a los tribunales, para perder un tiempo vital y necesario de negociación, y obtener una sentencia de inaplicación y un auto de aclaración; y de nuevo a la mesa de negociación y de nuevo sin acuerdo. Finalmente, el periodo de la ultraactividad que expiraba el 31 de diciembre de 2017 llegó, y con él, el decaimiento de nuestro convenio autonómico. Dos años pasan volando.

 

Es por ello, que partir del 1 de enero y en ausencia de convenio propio, nuestras empresas tendrán que regular sus condiciones laborales, a través del convenio sectorial de ámbito superior vigente. 

 

El proceso requerirá de paciencia e implicará fundamentalmente modificaciones y cambios organizativos, derivados de una nueva clasificación profesional, una nueva jornada y nuevos periodos de libranza, pero por encima de todo implicará que finalmente conseguimos situarnos dentro del marco legal establecido en materia de regulación laboral, sin cargas ni peajes. 
 



Jueves, 8 de Febrero 2018

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >

Jueves, 3 de Mayo 2018 - 11:14 Pues resulta que sí protestamos

Jueves, 1 de Marzo 2018 - 09:52 Big Data para optimizar la teleasistencia