Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Envejecimiento y autismo: una etapa vital invisible


El aumento progresivo de la esperanza de vida de las personas que padecen algún tipo de discapacidad es un fenómeno positivo en sí mismo, pero también plantea nuevos retos en los campos tanto de la investigación como de la formación y capacitación de recursos humanos dentro del sector sociosanitario. Las personas con discapacidad en proceso de envejecimiento son atendidas, además, por familiares que son también personas mayores. Por ello, el envejecimiento de las personas con discapacidad es un tema que los agentes sociales tendrán que abordar de manera urgente. Conscientes de esta realidad, Autismo España llevó a cabo durante 2016 una investigación sobre calidad de vida y envejecimiento activo en personas con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA), que ha permitido extraer datos relevantes.



Por Esther Eugenio

La Confederación Autismo España, que agrupa y representa a 77 entidades, celebró en su sede de Madrid la jornada Calidad de vida y envejecimiento: un reto urgente de abordar, inaugurada por el director general de Políticas de Apoyo a la Discapacidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Borja Fanjul, y el director general de Autismo España, Jesús García-Lorente, con el fin de buscar respuestas a una serie de demandas específicas del colectivo de personas con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA), así como de sus familias y de los profesionales que trabajan con ellas, detectadas a raíz de los estudios elaborados por la confederación. De esta forma, según la investigación, se hace imprescindible comprender la realidad del envejecimiento de las personas con TEA en España con edades superiores a los 40 años, así como desarrollar herramientas de apoyo para la vida adulta de estas personas que contribuyan a promocionar su calidad de vida.
 

“Desde hace varias décadas, desde los diferentes sectores de la discapacidad, se está haciendo mucho hincapié en la falta de conocimiento sobre el proceso de envejecimiento de las personas que padecen algún tipo de discapacidad”, aseguró el director general de Autismo España, Jesús García-Lorente, y añadió que “hemos pasado de ser una enfermedad rara –en el año 1975 el índice de prevalencia era de una por cada 5.000 personas– a ser el trastorno desde el nacimiento más prevalente –una por cada 100 personas en España, una por cada 88 personas en Estados Unidos y una por cada 68 personas en Reino Unido–”. Así, en la actualidad, en nuestro país hay más de 450.000 personas con autismo y aunque muchas están ya en edades adultas, apenas cuentan con apoyos especializados.
 

El Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) hace referencia a un conjunto amplio de condiciones que afectan al neurodesarrollo y al funcionamiento del sistema nervioso, dando lugar a dificultades en la comunicación social, así como en la flexibilidad del pensamiento y de la conducta de la persona que lo presenta. El TEA acompaña a la persona a lo largo de toda su vida y afecta a las competencias sociales y comunicativas de la persona, así como a su capacidad para responder adaptativamente a las exigencias de la vida cotidiana. Se asocia también a grandes variaciones en el funcionamiento intelectual y en el desarrollo y manejo de sus competencias lingüísticas, e impacta no sólo en la persona, sino también en su familia.
 

Sin embargo, “existe muy poca información sobre cómo interactúan los procesos de envejecimiento con las características propias de los TEA, y sobre el impacto que producen en la calidad de vida de las personas que presentan este tipo de trastornos”, señaló García-Lorente. Un aspecto sobre el que apenas se tiene información, por ejemplo, es el efecto que puede tener el tratamiento psicofarmacológico prolongado que algunas personas con TEA reciben a lo largo de su vida y sobre sus consecuencias a largo plazo. En este contexto, es imprescindible incrementar el conocimiento sobre el envejecimiento de las personas con TEA y sobre los elementos que tienen una mayor influencia en el logro de un envejecimiento activo y de una óptima calidad de vida.


 

Dimensiones del envejecimiento activo

El concepto de envejecimiento activo fue incorporado y oficializado por la II Asamblea del Envejecimiento (2002), entendiéndolo como un proceso que persigue optimizar oportunidades en distintas dimensiones, con el fin de mejorar la calidad de vida a medida que las personas envejecen:
 

Salud es el principio esencial de la calidad de vida de la población, entendida como un estado completo de bienestar, y no únicamente como la ausencia de enfermedades (ejercicio físico, alimentación saludable, control médico).
 

Participación en la sociedad como elemento esencial de la vejez, considerando las necesidades, capacidades y deseos de las personas mayores, tanto a nivel individual como colectivamente (ocio inclusivo, actividades adaptadas a intereses y a la edad).
 

Seguridad referida a los apoyos que pueden requerir las personas (cuando éstos sean necesarios), así como a la protección ante aspectos como la pobreza o el abandono (apoyo emocional y económico).
 

En esta línea, la confederación Autismo España presentó durante la jornada tres guías de buenas prácticas que recogen herramientas de apoyo que pretenden ayudar, tanto a las familias de personas con TEA como a los profesionales que trabajan con ellas, para orientar sus servicios y mejorar así la calidad de vida del colectivo de personas mayores con TEA en estas tres áreas: 
 

1. El cuidado de mi salud. Guía práctica para la promoción de la salud de las personas mayores con Trastorno del Espectro del Autismo. Busca promover la salud de las personas mayores con TEA y su envejecimiento activo, ofreciendo herramientas y sistemas de apoyo y recomendando una serie de hábitos de vida saludables, que incluyen la alimentación, la actividad física, el cuidado postural y la higiene del sueño. 
 

2. Yo también decido. Guía práctica para que las personas con Trastorno del Espectro del Autismo y grandes necesidades de apoyo tomen decisiones sobre sus vidas. Recoge sistemas y buenas prácticas para incorporar la opinión de las personas con TEA con grandes necesidades de apoyos, para que sus intereses, preferencias… sean tenidos en cuenta en la toma de decisiones sobre su propia vida.
 

3. Cómo asegurar mi tranquilidad. Guía práctica para promover la seguridad jurídica para personas mayores con Trastorno del Espectro del Autismo y sus familias. Ante el desconocimiento y confusión sobre ciertos temas jurídicos, Autismo España pretende orientar sobre las distintas opciones jurídicas que aseguren y protejan el futuro de las personas con TEA cuando lleguen a mayores, tanto en el aspecto personal como en el patrimonial. Por ello, la guía proporciona información sobre la modificación de la capacidad y el sistema de apoyos, y sobre las diferentes figuras jurídicas a su alcance (desde los poderes preventivos o la autotutela a instrumentos como el patrimonio protegido, los legados o la hipoteca inversa). 

 

SALUD

• Resulta complejo identificar los cambios propios del envejecimiento de manera temprana y diferenciarlos de las características nucleares de los TEA.

• Aparentemente, algunas de las características y comportamientos asociados a los TEA pierden intensidad con el paso del tiempo. Se observa la disminución de estereotipias, hiperactividad y una actitud general más tranquila, con menores dificultades de autorregulación.

• Los tratamientos farmacológicos prolongados parecen provocar efectos secundarios tanto a nivel fisiológico (aparato digestivo) como neurológicos (lapsus, inestabilidad, quietud, bloqueo…).

• Algunos de los cambios observados en la salud de las personas con TEA son:

- Físicos: deterioros sensoriales (pérdida de oído o visión), del funcionamiento personal (movilidad) y aumento de problemas respiratorios. Problemas articulares, musculares y/o dolores derivados principalmente de las estereotipias motoras y movimientos repetitivos sostenidos en el tiempo (pies, lumbalgias).

- Cognitivos: enlentecimiento en el procesamiento de la información y en la respuesta motora inmediata. Estancamiento en la adquisición de algunos aprendizajes, pérdida de habilidades comunicativas funcionales, etc.

- Emocionales: relacionados con la salud mental (depresión, ansiedad, estrés, etc.).




Jueves, 1 de Marzo 2018

Nota




En la misma sección...
< >

Jueves, 12 de Julio 2018 - 09:41 Las personas con discapacidad se organizan