Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Equipamiento integral Cómo aunar ergonomía, usabilidad y comodidad


Los centros residenciales cuentan con modernas instalaciones, donde las personas mayores tienen a su disposición un mobiliario diseñado y adaptado a sus necesidades. Lograr estancias cálidas y cómodas, sin dejar a un lado la ergonomía, seguridad y usabilidad es todo un reto para las empresas especializadas en diseñar equipamientos integrales geriátricos que, a causa de la crisis económica, se tienen que esforzar por presentar proyectos competitivos, tanto en precio como en calidad. Todo ello para mejorar el bienestar y la calidad de vida de los mayores, y respetando siempre la normativa vigente. Además, el mobiliario de las habitaciones, baños, estancias comunes... debe contribuir a facilitar el trabajo de los profesionales del centro sociosanitario. Profundicemos en ello.



Equipamiento integral  Cómo aunar ergonomía, usabilidad y comodidad
Equipar un centro sociosanitario es una labor compleja en la que hay que conjugar diferentes elementos: materiales, humanos, profesionales, etc. Por consiguiente, los gestores de una residencia deben optimizar los recursos económicos, teniendo en cuenta el bienestar de las personas que utilizarán las instalaciones y procurando facilitar la labor de los trabajadores. 
 
En definitiva, se trata de lograr un equilibrio que consiga convertir el centro en un lugar seguro, cómodo, acogedor y lo más agradable posible, cubriendo siempre las necesidades del usuario y respetando la normativa vigente. 
 
Por otra parte, los proveedores de equipamientos residenciales que se hacen cargo de un proyecto, en el que interviene desde el diseño del producto hasta su montaje, deben ofrecer un servicio integral coordinado, ya que el cliente valora tanto la calidad de los productos como el servicio prestado. 
Lógicamente, equipar un centro de nueva construcción permite plantear con una mayor flexibilidad y libertad la distribución del mobiliario en función de su uso y ubicación. Por el contrario, cuando el proveedor tiene que dotar de mobiliario a un centro que reforma sus instalaciones, debe asumir la dificultad que supone trabajar en espacios arquitectónicos ya predeterminados.
 
De esta manera, equipar un centro en funcionamiento que quiere rehabilitar o modernizar sus instalaciones tiene una complejidad añadida, y es que el proveedor debe realizar todas las tareas necesarias con los usuarios en la residencia. Por tanto, cobra especial importancia una correcta coordinación con los profesionales del centro para evitar interferir en la vida y rutina de los mayores. Sin olvidar el minucioso cumplimiento de los plazos de ejecución establecidos. 
 
Las prioridades de los profesionales
El presidente de la Federación Andaluza de Atención a la Dependencia (FAAD), Javier Oyarzabal, asegura que los principales elementos que tiene en cuenta a la hora de equipar un centro es que el mobiliario “cumpla con la normativa vigente y que esté adaptado a la tipología de los usuarios que vamos a atender. Y muy importante también es la adecuación del diseño en función del trabajo a realizar, con el fin de optimizar las cargas laborales y los tiempos de los profesionales”. Desde su experiencia, en los últimos años el diseño de los equipamientos está más pensado para lograr la comodidad de los mayores y la eficacia en el trabajo.
 
Equilibrar las prioridades del centro con las necesidades de los usuarios no siempre es fácil. En este sentido, Oyarzabal afirma que “el residente es el centro sobre el que gira la atención y todos los servicios que ofrecemos. De esta manera, nuestra máxima prioridad es que la calidad percibida sea la mayor posible para satisfacer, no solo sus necesidades básicas, sino también sus ocupaciones e ilusiones”. Para conseguir este objetivo, el presidente de la patronal andaluza asegura que necesita disponer de un equipo absolutamente motivado y comprometido con nuestro modelo de asistencia, “lo que nos permite optimizar los siempre escasos recursos”.
 
La calidad, durabilidad, ergonomía, limpieza y precio es lo que más valora Oyarzabal en un producto. Al respecto, reconoce que, a causa de la crisis económica, el equilibrio entre la calidad, el precio y las condiciones de pago se tiene muy en cuenta cuando hay que decidir qué proveedor es el más adecuado para equipar un centro residencial. Por otra parte, subraya que si bien la ergonomía y un diseño moderno “no deberían tener problemas de convivencia”, la prioridad es “la ergonomía y la eficacia”.
 
La División Comercial de El Corte Inglés dispone de un equipo profesional específico para atender las necesidades de los clientes del sector sociosanitario, proceso en el que intervienen diferentes áreas de la empresa. Esto incluye un Departamento de Compras que se encarga de que la oferta sea dinámica y actualizada, un estudio de decoración que puede realizar todas las fases de un proyecto (desde el estudio y distribución de espacios hasta el equipamiento y entrega final) y, por supuesto, un Departamento Comercial especializado en el sector, encargado de mantener la relación con el cliente y de canalizar sus necesidades para que el resto de los agentes que intervienen encuentren la mejor de las soluciones en cada caso.
 
Por su parte, el Grupo HCS es también una empresa especializada en el equipamiento geriátrico, hospitalario, ortopédico y de hogar, que cuenta con tres marcas de referencia: Pardo, Oihana y Astaburuaga. “Desde que somos conscientes de la creación de un centro, nos ponemos en contacto con los gestores para presentarnos y poder proponer un equipamiento en base a unos planos. A partir de ahí, planteamos un equipamiento según nuestra experiencia y lo presentamos al cliente para validarlo. Después, se realizan las modificaciones oportunas y se presenta un 3D final”, asegura el director Comercial de la compañía, José María Casteres. Finalmente, se realiza la oferta económica y se cierra la operación, donde se detalla el proceso de entrega. 
 

Equipamiento integral  Cómo aunar ergonomía, usabilidad y comodidad
Cómo equipar un centro
Equipar un centro residencial, desde habitaciones hasta baños, pasando por estancias comunes, “se asemeja a una orquesta en la que todos sus integrantes son importantes y en la que si falla alguno no da la melodía buscada”, manifiesta el presidente de la patronal andaluza, Javier Oyarzabal.
La División Comercial de El Corte Inglés ofrece a sus clientes la posibilidad de realizar equipamientos integrales ‘llave en mano’, abarcando desde el estudio preliminar y proyecto hasta la entrega final. Sin olvidar aspectos relacionados con la normativa, el código técnico y otros específicos de cada región. En general, la clave está en planificar los espacios en función del usuario final que utilizará las instalaciones. Por ejemplo:
 
• Habitaciones y baños. Hay que ser cuidadosos con las distancias entre muebles, teniendo en cuenta anchos de paso de puertas, altura de las superficies de las mesas, armarios adaptados a personas con movilidad reducida, cortinas ignífugas, la posibilidad de utilizar grúas de elevación o sillas de ruedas, etc.
• Estancias comunes. Partiendo de lo anterior, se debe considerar la cantidad de usuarios que utilizarán los espacios y el flujo de personas.
• Las cocinas deben optimizar el volumen de trabajo y el rendimiento de los equipos instalados; además de estudiar la distribución más racional de las máquinas y maximizar el espacio disponible. En la cocina industrial, se suele apostar por productos robustos, ergonómicos y ecológicos, concebidos para fomentar el ahorro energético y con costes mínimos de mantenimiento.
 
Ergonomía o diseño
La División Comercial de El Corte Inglés afirma que, en general, se intenta equipar los centros tratando de convertirlos en un lugar agradable para vivir, lo más semejante a un hogar, huyendo del concepto hospitalario.
 
En la misma línea, el director Comercial del Grupo HCS, José María Casteres, asegura que los centros se parecen cada vez más a hoteles donde los usuarios encuentran un ambiente confortable, y donde las necesidades de las personas mayores quedan perfectamente cubiertas. “Asimismo, debido a la escasez de demanda, las residencias mejor equipadas son las más atractivas y demandadas. Un hecho que genera en los centros más antiguos una lógica necesidad de remodelación”, indica Casteres.
 
En su opinión, la principal demanda de los gestores de los centros tiene que ver con que el producto se adapte a la normativa y, cada vez más, con una estética hotelera o que recuerde al hogar del usuario, con el objetivo de convertir las residencias en ambientes lo más acogedores posible. “Otra necesidad expresada por los gestores de los centros está directamente relacionada con el proceso de montaje, que debe ser rápido e integral. Evidentemente, todo esto a un precio lo mas asequible posible”, subraya Casteres.
 
“La búsqueda de la rentabilidad y el ahorro no es incompatible con el desarrollo de productos de calidad. Trabajamos con proveedores que garantizan la satisfacción del cliente, que ofrecen productos de referencia en el mercado nacional e internacional y que están fabricados pensando en el usuario final. A la hora de diseñar sus productos, los proveedores manejan criterios de ergonomía, usabilidad y cumplimiento de las normativas y exigencias de calidad actuales”, añaden desde la División Comercial de El Corte Inglés, que comercializa cuatro marcas propias de diferentes gamas de producto, entre las que destaca Denia, de material fungible, para el sector sociosanitario.
 
Por su parte, el director Comercial del Grupo HCS destaca que los aspectos más importantes a la hora de diseñar un nuevo producto son la ergonomía, durabilidad, estética y precio, “aunque no tiene por qué ser siempre en este orden”. El producto estrella de la compañía “es la cama y, por supuesto, el mueble de madera”. Pero, además, una correcta iluminación, colores que ayuden a los residentes a orientarse y, al mismo tiempo, sean alegres, materiales resistentes, atractivos y acogedores... mejoran la calidad de vida de los usuarios y facilitan el trabajo a los profesionales.
 
Desde la División Comercial de El Corte Inglés, explican que la ergonomía no es incompatible con un diseño moderno, atractivo y cálido. “Precisamente por las limitaciones que tiene el sector, cobra especial importancia el aspecto del diseño. Los productos creados para el sector sociosanitario deben atender a criterios muy estudiados de uso y ergonomía, además de facilitar el trabajo a los profesionales que atienden a las personas mayores”, indica. Es por ello que los fabricantes de este tipo de productos son especialmente cuidadosos con el diseño y muchos de ellos disponen de departamentos de I+D que hacen evolucionar permanentemente su oferta.  
 
De la misma manera, el director Comercial del Grupo HCS resume que la ergonomía puede convivir perfectamente con un diseño moderno “teniendo cuidado e imaginación. Otro aspecto que se está introduciendo cada vez más son nuevos materiales”.
 
En la situación actual de crisis económica, el factor precio tiene una gran relevancia. “Efectivamente, se desarrollan menos proyectos y el precio es cada vez más importante. En ocasiones incluso es contraproducente, ya que las calidades son inferiores y los productos sufren mucho por el uso. Esto obliga a que las residencias y centros de día se tengan que renovar más a menudo con el esfuerzo económico que esto supone”, señala José María Casteres.
En este sentido, la División Comercial de El Corte Inglés reconoce que, en cuanto al número de proyectos, “posiblemente estemos hablando de una cifra similar a la que existía antes; pero sí es cierto que son proyectos que se dilatan más en el tiempo. Es decir, los operadores siguen con su actividad, pero ralentizan sus inversiones”.
 


Martes, 6 de Noviembre 2012

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >

Viernes, 26 de Agosto 2016 - 11:19 GERAS: software de gestión de centros residenciales