Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Equipamiento y mobiliario, claves en una residencia eficaz y segura


El equipamiento sociosanitario de una residencia garantiza la comodidad y la accesibilidad de los residentes, que se implanta a través de una serie de elementos que hacen la vida más agradable a sus habitantes. Además, los elementos específicos del mobiliario ayudan a mitigar las limitaciones de los residentes, a evitar accidentes y a mejorar su seguridad. Así el equipamiento y el mobiliario hacen que las residencias se conviertan en unos espacios agradables, seguros y eficaces.



Desde una perspectiva general, el equipamiento sociosanitario de una edificación es todo aquello que se incorpora al edificio en sí, que permite desarrollar un uso residencial y asistencial e incluso sanitario en todas sus facetas tanto para los profesionales asistenciales y sanitarios como para los usuarios que en ocasiones son también pacientes. “En resumen es lo que diferencia a un edificio de residencia de un edificio de uno de otro tipo”, explica a Balance David Sanz Díez, Ingeniero Edificación y Arquitecto Técnico.
 
Profundizando y desde una perspectiva más cercana, se pueden introducir dos categorías diferenciadas. En la primera  se incluiría todos los elementos que tienen carácter inmueble y que se catalogan como tales; es decir, los que afectan al propio edificio: estructura, fachada, tabiques, suelos, techos... y lo relativo a las instalaciones, como la iluminación, climatización, seguridad y control de la edificación, tanto en el interior como en el exterior. 
En la segunda categoría se englobaría a los elementos de mobiliario sanitario y clínico propios de la residencia geriátrica, como son las camas, los carros de comida y ropa, los armarios....), los aparatos sanitarios, las ayudas técnicas y accesorios (sanitarios adaptados, barras apoyo, barras anticaídas y antimiedos...) y los propios equipos médicos que tienen carácter de mueble. Esta segunda categoría es la que comúnmente se conoce como equipamiento.
Movilidad
 
Una premisa básica que tenemos que tener en cuenta en la estructuración y obra de estos edificios es la menor movilidad de los usuarios de una residencia, por lo que es básico disponer de elementos que faciliten la accesibilidad. Es prioritario disponer de espacios con suficiente amplitud para circulación de sillas, camillas, carros, y sistemas de transporte practicables, como son escaleras de anchos de entre 90 y 120 cm y entre 3 y 15 escalones por tramo, cabinas ascensores que permitan la entrada de camillas, etc. Y, por otra parte, que supongan el mínimo esfuerzo para los usuarios, como son las rampas de pendiente moderada, así como ayudas técnicas (barandillas, barras apoyo). Todos estos aspectos hay que tenerlos en cuenta para poder facilitar itinerarios practicables, para que el usuario se pueda mover sin dificultades y pueda llevar una vida activa y social, en donde la dificultad de desplazamiento no puede ser una traba para que el usuario se mueva por su “domicilio” cuando quiera y como pueda. 


C.S.V

Equipamiento y mobiliario,  claves en una residencia eficaz y segura


Jueves, 17 de Abril 2014

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >

Jueves, 5 de Septiembre 2019 - 10:48 Pavimentos y revestimientos en edificios sociosanitarios

Jueves, 20 de Junio 2019 - 09:32 Los ODS en el sector sociosanitario