Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




"Es necesario instaurar las plazas de especialista en enfermería geriátrica"


Los enfermeros especializados en geriatría se reunieron en el XXVI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Enfermería Geriátrica y Gerontológica (SEEGG), con el fin de debatir sobre temas de plena actualidad y con perspectiva de futuro como la crisis demográfica y las políticas socioeconómicas, la formación de las enfermeras, la cronicidad y el envejecimiento activo, los emprendedores, la innovación o el cuidado de las emociones. Durante el encuentro, se puso de manifiesto también la importancia de la investigación para atender a las personas mayores a partir de la evidencia científica y conseguir, de este modo, mayor efectividad, así como la necesidad de empoderar esta profesión que se encarga del “cuidado de las personas mayores, de su familia, de sus cuidadores y del entorno, brindándoles apoyo para que desarrollen actividades, tareas y roles según sus necesidades, capacidades y deseos”, subraya el presidente de la SEEGG, Fernando Martín Cuervo.



Por Carmen Moreno

Entrevista
Fernando Martínez Cuervo. Presidente de la Sociedad Española de Enfermería Geriátrica y Gerontológica (SEEGG)

Los días 30 y 31 de mayo se celebró el XXVI Congreso anual de la SEEGG. ¿Cómo definiría este encuentro?
Ha sido un congreso intenso y de una elevada calidad profesional, donde se han concentrado en dos días más de cuarenta ponentes de reconocido prestigio pertenecientes a un amplio espectro multiprofesional con acreditada experiencia clínica, docente, investigadora o profesional que han intervenido en un total de treinta y cinco salas repartidas entre ponencias, mesas redondas, simposios paralelos, talleres y comunicaciones. Este volumen en la oferta de actividades ha permitido que cada congresista haya podido elaborar su propio itinerario escapando del encorsetamiento habitual de muchos congresos y facilitando un congreso muy dinámico y a la medida de cada profesional.
A la par, ha sido un encuentro amable, donde el intercambio de impresiones con el resto de los asistentes, el compartir experiencias y descubrir líneas de trabajo de otros profesionales ocupa un espacio importante en el desarrollo del congreso.

¿Cuál es el objetivo principal que se propuso la Sociedad este año?
Un año más, la Sociedad Española de Enfermería Geriátrica y Gerontológica (SEEGG), a través de sus congresos, ha querido abordar con la máxima rigurosidad las últimas novedades y las tendencias sobre los temas que se proponen, de tal forma que sea una puerta abierta para que el profesional pueda embeberse de la práctica y evidencia disponible que le permita realizar un análisis crítico de su realidad profesional y que disponga de las herramientas adecuadas para generar un refuerzo o un cambio de la práctica, si fuese necesario, en su entorno laboral.

Desde la SEEGG queremos seguir aportando conocimiento y poner en valor las buenas prácticas que desarrollan las enfermeras y enfermeros que dedican su labor profesional a la atención de las personas mayores y que constituyen un pilar fundamental en nuestra profesión y sociedad.

Nos interesa recalcar y profundizar, desde las mejores evidencias disponibles, en la labor que la enfermería geriátrica y gerontológica desarrolla en todos los ámbitos de salud, sociosanitarios y docentes.

De los cuidados geriátricos a los cuidados gerontológicos es el lema escogido. ¿Qué se quiso poner en valor entre los profesionales?
El lema nos habla del presente, pero también del futuro. La enfermera que cuida a las personas mayores ha buscado durante muchos años su reflejo en la enfermera del entorno sanitario, ahondando en su labor clínica y descuidando otras competencias, docentes, investigadoras, y de gestión que en el cuidado de las personas mayores ocupaban otros colectivos. En los últimos años, hemos podido comprobar cómo el valor añadido de la enfermería en otros entornos ha mejorado el bienestar de nuestros mayores, tanto por abordar aspectos de promoción y prevención de la salud como por la implicación en la docencia, en la investigación y en la implementación de la tecnología en la práctica diaria.

Todo ello con una mirada más amplia que la meramente clínica, poniendo el énfasis en aspectos relacionados con la persona, su entorno y el proyecto de vida de cada individuo. Además de participar en equipos interdisciplinares que abordan líneas de investigación gerontológica.

¿Qué diferencia a los cuidados geriátricos de los gerontológicos?
Los cuidados geriátricos, más clínicos, están englobados dentro de la atención gerontológica, concepto más extenso que nos permite abordar el cuidado de las personas mayores con una perspectiva más amplia, no solo desde la visión de las pérdidas o salud-enfermedad sino potenciando otras áreas menos clínicas, más psicosociales, incluso antropológicas, así como cuestionar cuáles son las respuestas que se dan desde las instituciones a las necesidades de las personas mayores.

Los cuidados gerontológicos, además de promover hábitos saludables, prevenir enfermedades y potenciar la autonomía funcional, se orienta a una mejora de la calidad de vida de las personas mayores.

¿Cuáles son los principales temas que se han abordado?
Las áreas temáticas que se han propuesto para el desarrollo de este congreso hacen referencia a la crisis demográfica y las políticas socioeconómicas, a la formación de las enfermeras, a la cronicidad y el envejecimiento activo, a los emprendedores y la innovación, así como al cuidado de las emociones.

Todas estas áreas han ocupado un papel relevante en el congreso, si bien un aspecto transversal en las distintas ponencias y mesas redondas ha sido tratado en la conferencia inaugural bajo el título El empoderamiento de las enfermeras que cuidan la vejez, un elemento clave para el desarrollo de nuestra especialidad y que cada vez juega un papel más relevante y reconocido en las líneas de atención a las personas mayores. 

Otra de las orientaciones que se ha contemplado es el abordaje y papel de la enfermera en el envejecimiento activo y en el empoderamiento de las personas mayores y sus familias que, sin duda, se integra con el liderazgo enfermero en la mejora de la calidad de vida de las personas mayores y, por extensión, de la calidad de atención que se oferta desde las instituciones.

¿Ha habido alguna novedad que pueda destacar?
La importancia del emprendimiento en un área que demográfica y epidemiológicamente está creciendo y es cambiante.recordar que nuestro país será uno de los más envejecidos del mundo en las próximas décadas y tendremos que apostar por soluciones innovadoras que den respuesta a las necesidades bio-psico-sociales de nuestros mayores. 

Las enfermeras, especialmente las enfermeras especialistas en geriatría, deben de aportar propuestas de atención acordes a las necesidades cambiantes de nuestros mayores en un entorno participativo e integrador, desde la multidisciplinariedad pero contando con los propios protagonistas y sus expectativas y proyectos de vida.

Antes del congreso se realizó el curso Aspectos relevantes para publicar artículos científicos en revistas de alto impacto. ¿Se trata de un tema importante para los profesionales de la enfermería? 
El curso precongreso sobre investigación es la segunda edición que se realiza y la SEEGG tiene la intención de seguir convocándolo en los próximos años.

Para el desarrollo de una profesión, y en este caso para nuestra área de influencia que es la enfermería gerontológica, es necesario investigar y publicar los resultados con una calidad científica que permita compartir los nuevos conocimientos, incorporar las conclusiones a la práctica diaria y, con ello, mejorar nuestra atención.

Es importante estimular la investigación de calidad y difundir los resultados a través de la publicación de artículos en revistas de prestigio para la profesión. De ahí, que todo esfuerzo para familiarizarnos con los conceptos y requisitos que exige una publicación en revistas de prestigio merece la pena que sea difundido y facilitado desde las sociedades científicas.

El empoderamiento de la enfermería es un reclamo de la profesión enfermera. ¿Qué es necesario para este empoderamiento?
El empoderamiento de la enfermería no es solo un reclamo de la profesión enfermera. La Organización Mundial de la Salud (OMS), junto con el Consejo Internacional de Enfermería, a raíz de los trabajos desarrollados por el Grupo parlamentario de todos los partidos sobre salud mundial de Reino Unido, a través de su informe Triple impact, han puesto en marcha la campaña mundial Nursing Now, con el objetivo de pedir a los gobiernos, profesionales sanitarios y usuarios de los servicios que valoren el importante papel que realizan las enfermeras y apuesten por su liderazgo para mejorar la calidad de los cuidados y la mejora de la salud de la población.

Una población mundial, en especial en los países desarrollados, que envejece a ritmos nunca vistos hasta ahora, pone en alza a la enfermería geriátrica y, aprovechando los objetivos de la campaña Nursing Now, debemos reivindicar la visibilidad y la estimación de su labor en todos los niveles asistenciales.

¿Qué otras reivindicaciones se lanzan desde la SEEGG?
Es importante para una sociedad que envejece elevar el protagonismo de la enfermera geriátrica en el cuidado de las personas mayores en todos los ámbitos de salud y sociosanitarios. También promover la participación de la enfermera especialista en geriatría en el desarrollo de políticas de salud y sociosanitarias, donde el cuidado a las personas mayores esté presente. Así como potenciar la presencia de puestos de liderazgo de enfermería en las distintas estructuras y organizaciones de atención a las personas mayores.

Hace unas semanas,  el sindicato de Enfermería, SATSE, denunciaba la falta de enfermeras en las residencias de mayores. ¿Cuál es su opinión?
La escasez de enfermeras no se ha calculado con la suficiente premura para adelantarnos a esta situación. Desde luego que no se han realizado bien los deberes, puesto que hay dos situaciones previsibles que nos alertaban y sobre las que no se han tomado las medidas oportunas. Una ha sido el paso de Diplomatura a Grado de nuestra profesión, con lo que el aumento de un año de formación ha dejado sin salir al mercado laboral a toda una promoción de enfermeras y, por otro lado, quizás la causa más importante es el volumen de profesionales que se están jubilando durante los últimos años. Sin duda, hay más causas como el éxodo a países extranjeros o nuevos escenarios de atención (enfermera escolar, aumento del número de residencias, etc.), pero con menor incidencia.

Ante esta situación de déficit de profesionales, el ámbito sociosanitario, más laxo en las regulaciones laborales, se ve perjudicado a la hora de disponer de profesionales. Sin duda, es un problema acuciante, en aumento y para el que se necesita tomar medidas concretas para evitar la desatención, el intrusismo y la pérdida de calidad en la atención a las personas mayores institucionalizadas.

Cada vez existe un mayor porcentaje de personas mayores en nuestra sociedad. ¿Qué aporta la enfermería durante el proceso de envejecimiento?
La SEEGG comparte el posicionamiento del Consejo Internacional de Enfermería sobre el cuidado de enfermería con las personas mayores, cuyo objetivo es conseguir una salud, bienestar y calidad de vida óptimos, según decidan quienes reciben los cuidados. 
La enfermería geriátrica trabaja proporcionando cuidados individualizados, integrales y basados en estar con las personas mayores y sus cuidadores, potenciando sus capacidades y respetando los proyectos de vida de la persona mayor.

Todo un reto promover la salud, prevenir la enfermedad, mantener y potenciar la autonomía funcional y decisoria, proveer cuidados específicos de salud, acompañar a la persona mayor y a la familia en los distintos estados de salud-enfermedad y en el fin de vida. 

¿Cree que es necesaria una mayor especialización de los enfermeros en el ámbito de la geriatría?
Es necesario seguir potenciando la especialización de enfermeros en el ámbito de la geriatría, pero también visibilizar y respaldar los que ya tienen reconocida la especialidad en enfermería geriátrica. Debemos recordar que en España tenemos más de siete mil especialistas en geriatría por la vía excepcional y este año ha sido la séptima promoción de especialistas por vía de la formación sanitaria especializada (Enfermero Interno Residente). Un volumen de profesionales nada desdeñable que, sin embargo, no tienen reconocida en su entorno laboral la categoría profesional de enfermero y enfermera especialista en geriatría, ni tampoco se han creado puestos con el perfil de especialista ni se ha realizado la convocatoria de plazas de especialista. 

Es necesario instaurar las plazas de especialista en enfermería geriátrica que permita el reconocimiento de la especialización y el desarrollo de todas las competencias propias de la especialidad en los distintos ámbitos de salud.

De igual forma, es necesario potenciar el desarrollo de Unidades Docentes Multidisciplinares de Geriatría, aumentar el número de plazas acreditadas y que las plazas ofertadas sea el total de plazas acreditadas en las futuras convocatorias de plazas de Enfermeros Internos Residentes de Geriatría.

¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta la enfermería geriátrica?
El reconocimiento y la visibilización de las enfermeras geriátricas que día a día se encargan del cuidado de las personas mayores, de su familia, de sus cuidadores y del entorno, brindándoles apoyo para que desarrollen actividades, tareas y roles según sus necesidades, capacidades y deseos, y para que mejoren su bienestar emocional y funcional, promoviendo un envejecimiento adecuado y acompañándoles en el fin de vida. 


Jueves, 11 de Julio 2019

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.