Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




“Esta Ley de Servicios Sociales es esencial, de segunda generación o incluso de tercera, ya que se centra en la ciudadanía”


María José Sánchez Rubio.
Consejera de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía.



El pasado mes de diciembre el Pleno del Parlamento andaluz aprobó la tan esperada nueva Ley de Servicios Sociales. La normativa sustituye a la vigente desde 1998 y “supondrá un importante avance para la ciudadanía”, explica la consejera de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, ya que “refuerza el Sistema Público de Servicios sociales, dándole un carácter garantista y creando derechos subjetivos exigibles ante la Administración”. Con ella, repasamos a fondo las cuestiones más novedosas que definen esta ley. Asimismo, nos da su opinión sobre otros asuntos fundamentales para el bienestar de los ciudadanos, como la coordinación sociosanitaria, la dependencia, la autonomía personal y el envejecimiento activo.

Hace unas semanas que se aprobó la nueva Ley de Servicios Sociales de Andalucía. 
¿Qué supondrá su puesta en marcha para la sociedad andaluza?

La nueva Ley de Servicios Sociales de Andalucía supondrá un nuevo avance en materia social. Para nosotros, ésta es una ley esencial, de segunda generación o incluso de tercera, ya que se centra en la ciudadanía y consolidará y blindará, aún más, el sistema público de servicios sociales en Andalucía, dándole un carácter garantista y creando derechos subjetivos exigibles ante la Administración, por lo que supondrá un notable avance para la ciudadanía, frente a la situación previa a la aprobación de la ley, en la que sólo se podían garantizar los servicios y prestaciones derivados de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia, así que puede imaginarse la importancia que tiene para este gobierno esta nueva ley.

Uno de los derechos que se adquieren con esta nueva ley es el de que los ciudadanos puedan decidir su propia intervención, para lo que contará con un profesional de referencia. Involucrar al usuario, sin duda, es un punto clave que puede mejorar la calidad y eficacia de la atención, pero para saber decidir es necesario que estén más y mejor informados. Y eso podría requerir que el profesional dedique más tiempo a cada caso. ¿Están considerando ampliar recursos humanos? ¿Cómo se soluciona esta cuestión?
Hay que tener presente que las leyes tienen un desarrollo progresivo y que es voluntad del Gobierno andaluz, para cumplir con la Ley 9/2016, de 27 de diciembre, de Servicios Sociales de Andalucía, facilitar los recursos que sean necesarios, conforme a las previsiones del Plan estratégico de Servicios Sociales que se elaborará este primer año; conforme al Mapa de Servicios Sociales de Andalucía, que definirá los criterios poblacionales más idóneos para la implantación de las prestaciones, atendiendo a la naturaleza de las mismas, a la media de demandantes reales, en el caso de prestaciones que ya se estén prestando, al número de personas potencialmente demandantes y a la necesidad de garantizar su mayor proximidad para facilitar la integración de las personas usuarias en el entorno social habitual.

El mapa establecerá las tasas de densidad y cobertura para cada una de las prestaciones y recursos en función de los ámbitos poblacionales y territoriales establecidos y las necesidades de atención detectadas. Y, por otra parte, conforme al catálogo de prestaciones de servicios sociales.

La voluntad anticipada sobre los recursos que quiere recibir la persona en caso de que, en un futuro, tengan limitada su capacidad de obrar es otra premisa que se establece en la norma. ¿Qué se consigue de este modo?
Muy sencillo, piense en sí mismo. si el día de mañana se encontrase en situación de dependencia, preferiría ser cuidado en su casa por un servicio de ayuda a domicilio y una teleasistencia, o preferiría ser atendido en una residencia o centro de día? Quizás cuando llegue ese momento haya perdido capacidad para tomar la decisión más adecuada y antes de que llegue ese día puede adoptar, anticipadamente, la decisión que más desea.

La historia social única digitalizada es un instrumento clave que beneficia la gestión y la atención de los usuarios. ¿Será más fácil de implantar que la historia clínica digital? 

No será más fácil porque el Sistema Público de Servicios Sociales de Andalucía está compuesto por una red de servicios dependientes, en unos casos, de la Administración autonómica; en otros casos, de las entidades locales, o privadas con y sin ánimo de lucro... por lo tanto, va a ser un proceso más complejo, pero que con toda seguridad veremos culminado.

La historia social única digitalizada es un instrumento clave que beneficia la gestión y la atención de los usuarios. ¿Será más fácil de implantar que la historia clínica digital? 
La Ley de Servicios Sociales de Andalucía nos dice que la historia social permitirá la interrelación y coordinación con los servicios del sistema sanitario público de Andalucía, con la finalidad de conseguir la continuidad y complementariedad de las intervenciones que se deben desarrollar desde los distintos niveles y sectores de actuación, de ahí que la historia social se esté ya diseñando con tecnología digital, al objeto de garantizar la interoperabilidad general del Sistema Público de Servicios Sociales de Andalucía con los otros sistemas de protección social que fuera necesario integrar...


Por Carmen Moreno




Jueves, 23 de Febrero 2017

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.