Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Formación de postgrado especializada


Las universidades españolas cuentan con una amplia oferta formativa de postgrado, dirigida a los profesionales que quieren especializarse o ampliar sus conocimientos. La dificultad se encuentra en escoger la mejor opción. Los másteres son los postgrados más conocidos y prestigiosos, sobre todo los oficiales homologados por el Espacio Europeo de Educación Superior; pero los cursos de especialista o experto también ofrecen una interesante formación más práctica, orientada a las necesidades laborales. En el sector de atención a la dependencia, la prestación de unos servicios profesionales de calidad ha motivado una mayor preocupación de los trabajadores por contar con una formación adecuada al puesto que desempeñan. Al mismo tiempo, las empresas mejoran su competitividad al contar con profesionales más cualificados. A continuación, exponemos cómo podrían contribuir las medidas diseñadas por el Ministerio de Educación a incrementar la eficiencia en el sector universitario. Asimismo, ofrecemos una selección de los principales postgrados para el curso 2012-2013.



Formación de postgrado especializada
La racionalización del gasto público también ha llegado al ámbito educativo. De esta manera, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte presentó en abril una batería de medidas que buscan incrementar la eficiencia del sector universitario. Actualmente, España cuenta con 79 universidades y 236 campus, que ofertan 2.413 grados universitarios, 2.758 másteres y 1.680 doctorados. Según el Ministerio, existe un excedente de oferta de enseñanza universitaria que la Conferencia de Rectores de las Universidades (CRUE) cifró en el curso 2008/2009 en más del 13%.

Una de las medidas planteadas por el Ministerio de Educación, tiene que ver con la aproximación de los precios públicos de los servicios académicos de las universidades al coste efectivo de los mismos. Recordemos que el precio de un máster, impartido por una universidad pública, es propuesto por la propia universidad y autorizado por la comunidad autónoma. Hasta el momento, el 15% del coste de un máster habilitante para el ejercicio de una profesión era asumido por el alumno y el 85% restante por la Administración. A partir de ahora, el coste para el alumno puede llegar hasta el 25% del precio total del máster. Y para el resto de másteres, los no habilitantes para el ejercicio de la profesión, el alumno tendrá que hacerse cargo de entre el 20 y el 50% del precio total. El grado de aplicación dependerá de cada comunidad autónoma.

Relacionado con el alto coste que suele tener una formación especializada y de calidad, el Ministerio de Educación tiene previsto flexibilizar y mejorar el modelo de préstamos universitarios para realizar estudios de posgrado de máster y doctorado. Esta medida está motivada por la bajada continua, registrada por el Ministerio en los últimos años, de solicitantes de este tipo de ayudas debido al empeoramiento de las condiciones de los préstamos: los altos tipos de interés y menores plazos de devolución. Sin embargo, como el ICO ha ofrecido para 2012 un tipo de interés del 5,43%, el Ministerio ha decidido suspender el programa de préstamos hasta poder negociar unas mejores condiciones, tanto para el alumno como para la Administración. Y como novedad en próximas convocatorias, se tendrá en cuenta el mérito/rendimiento académico como uno de los requisitos para acceder al préstamo.
Por otra parte, el Ministerio pretende también racionalizar el número de titulaciones de grado, mediante la exigencia de un número mínimo de alumnos para que la oferta sea viable y se ajuste a las necesidades del mercado. Actualmente, casi el 30% de los títulos comienza con menos del número mínimo de alumnos para garantizar su viabilidad económica, que Educación cifra en 50 alumnos. Este criterio lo fijarán las comunidades autónomas junto con las universidades.

Másteres, expertos y especialistas
Los másteres universitarios oficiales, homologados por el Espacio Europeo de Educación Superior, tienen una carga lectiva de entre 60 y 120 créditos ECTS (Sistema Europeo de Transferencia y Acumulación de Créditos), es decir, uno o dos cursos académicos. Para poder acceder a esta formación, el alumno debe tener un título oficial de grado. A su vez, es imprescindible para cursar el doctorado.

Además del máster oficial, el alumno puede cursar el máster título propio de la universidad, que se refiere a estudios que deben superar un proceso normativo interno más flexible. Si bien no se han adaptado a los requisitos exigidos por el Espacio Europeo de Educación Superior, este título acredita un ciclo universitario de formación de postgrado no doctoral y reconoce una cualificación superior a la de grado. En este caso, su carga lectiva es de 50 créditos como mínimo. Contar con titulación universitaria es un requisito para acceder a este tipo de máster, pero también pueden acceder aquellas personas que acrediten una cualificación profesional vinculada con su contenido, siempre y cuando hayan finalizado el Bachillerato o posean un título de formación profesional relacionado. La tendencia es que estos másteres vayan desapareciendo y se conviertan en oficiales.

Por otra parte, los expertos son cursos propios de las universidades y son una primera aproximación a una especialidad. Así, un experto es un curso de especialista básico. Los créditos asignados dependen de cada universidad y de las horas lectivas. Se trata de titulaciones que corresponden a un ciclo universitario de formación de posgrado no doctoral, dirigido a la aplicación y especialización profesional, y acreditará una formación cualificada y un nivel de especialización en la materia estudiada.

Para la realización de los cursos de especialista o experto, se exige como requisito previo poseer titulación universitaria de grado. Excepcionalmente, podrán ser admitidos profesionales directamente relacionados con la especialidad del curso que carezcan de titulación, siempre que acrediten su profesionalidad y reúnan los requisitos legales para cursar estudios en la universidad.

Formación en entidades privadas
También existen cursos impartidos por entidades privadas. Si bien no es una enseñanza oficial ni reglada, ésta formación centrada en las competencias profesionales y que suele ser eminentemente práctica, resulta un complemento perfecto para mejorar la capacitación profesional de los trabajadores. Cursos de directores, manipulación de alimentos, cambios posturales, gestión de centros, tratamiento de las demencias... forman parte de la numerosa oferta especializada que ofrecen instituciones serias y bien planificadas, con docentes universitarios y del entorno empresarial. Además, algunos cursos están homologados por la comunidad autónoma correspondiente o reconocidos por entidades de prestigio.


Viernes, 11 de Mayo 2012

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.