Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Formación digital, interactiva y multimedia


La utilización e integración de las nuevas tecnologías en los procesos formativos supone un gran reto, tanto para las instituciones educativas como para las organizaciones empresariales. Más aún cuando el futuro de la enseñanza está directamente relacionado con los soportes y metodologías digitales. Ahora las aulas pueden ser virtuales y el e-learning ofrece tantas posibilidades como necesidades formativas tenga la empresa. Como principales ventajas, destacan que no requiere la presencia física del alumno y no tiene limitación horaria ni geográfica. De esta manera, las nuevas tecnologías enriquecen, flexibilizan y dinamizan la formación, a través de foros, chats, videoconferencias, simuladores... Además, al emplear diferentes soportes, el alumno tiene más medios para asimilar los conocimientos.



Formación digital, interactiva  y multimedia
Los docentes han cambiado la tiza por modernas pizarras digitales y las tutorías se sirven de la videoconferencia para conectar a los estudiantes que se encuentran en distintos lugares. Los alumnos ya no cargan con libros ni apuntes en papel, sino que almacenan el contenido de los cursos en memorias USB o en sus ordenadores y recurren a Internet para consultar dudas y comunicarse con otros compañeros o profesores.

Ventajas, muchas. Se trata de una modalidad flexible que se adapta a la disponibilidad del alumno y, gracias a las nuevas tecnologías, permite una comunicación fluida entre profesor y estudiantes ubicados en diferentes lugares. El contenido de las materias siempre está actualizado y los ejercicios prácticos pueden ser simulaciones de casos reales directamente vinculados con el curso que se está impartiendo.

El docente reducirá muchos costes en infraestructuras y el alumno podrá tener acceso a todo el material en cualquier momento del día sin tener que desplazarse. Para ello, es necesario contar con una herramienta o plataforma que permita transformar e integrar estos contenidos en un entorno de formación online sin demasiada complejidad técnica.

Pero también nos encontramos con algún inconveniente como, por ejemplo, la necesidad de tener autodisciplina y un conocimiento básico de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Además de disponer de un ordenador con conexión a Internet, requerimiento que puede ser cubierto por la propia empresa en una sala de la residencia o centro habilitada para la formación online de sus trabajadores.

Plataforma e-learning
Una plataforma e-learning es una aplicación web, que permite gestionar e impartir cursos online. Existen en el mercado empresas que ofrecen soportes e-learning adaptados a las diferentes necesidades formativas, incluyendo imagen corporativa, materiales didácticos, aulas online, videoconferencias... Estas plataformas están diseñadas especialmente para que los educadores puedan digitalizar contenidos o crear materiales nuevos y que sus alumnos puedan acceder a ellos mediante Internet.

Una plataforma de teleformación ante todo debe caracterizarse por su capacidad para integrar las herramientas y recursos necesarios para gestionar, administrar, organizar, coordinar, diseñar e impartir programas de formación a través de Internet. Además, tienen un entorno web amigable, fácil de instalar y una tecnología sencilla, ligera, eficiente y compatible.

Esta fórmula reduce en gran medida el precio final, porque el cliente suele pagar únicamente el servicio de instalación, hospedaje y mantenimiento de la plataforma. En ningún caso, se cobra por el alquiler o compra del software. Así, cualquier empresa del sector de atención a la dependencia podrá tener su propio campus virtual para crear e impartir cursos dirigidos a diferentes categorías profesionales.

Uno de los principales desafíos que presenta el e-learning, es la creación de contenidos y material didáctico que respondan eficientemente a las particularidades de esta forma de enseñanza. Para garantizar su eficacia, es preciso adaptarlos para su edición en Internet, haciendo uso de las estrategias didácticas precisas: word, vídeo, audio, multimedia, etc.


Por consiguiente, el diseño y desarrollo de los contenidos que se vayan a incluir en un curso de formación online requieren una adecuada estructuración y una minuciosa planificación, con un fácil acceso y seguimiento por parte de los alumnos. Además, para asegurar el correcto aprendizaje, es necesario planificar contenidos y materiales de apoyo y actividades prácticas que permitan facilitar el proceso de asimilación de las materias impartidas: foros, glosarios, cuestionarios, consultas, encuestas, tareas, chats, talleres, etc.

Otras prestaciones que ofrecen este tipo de plataformas son que los estudiantes pueden tener sus propias cuentas de acceso y crear un perfil en línea de sí mismos, incluyendo fotos, descripción, etc. Pero también se pueden crear zonas privadas.

Por su parte, el docente podrá impartir clases, proponer ejercicios y trabajos, hacer exámenes, etc. De hecho, los elementos fundamentales para el éxito se resumen en comunicación feedback, actividades prácticas y un buen sistema de evaluación.

Las empresas pueden solicitar la externalización de su propia plataforma de formación online. Si los requisitos y necesidades de su centro no son satisfechos por las herramientas con las que cuenta el proveedor, éste puede desarrollar una plataforma de formación completamente a medida y adaptada a sus exigencias: funcionalidades, imagen corporativa y demás requisitos. Las mismas empresas que proporcionan el alojamiento de una plataforma online, suele contar con un equipo de programadores para adaptar o desarrollar las nuevas funcionalidades demandadas sin necesidad de adquirir infraestructura o servidores ni invertir en conocimiento.

Herramientas multimedia
Las herramientas multimedia son imprescindibles para ofrecer una sólida y moderna imagen corporativa y para fortalecer la compresión de contenidos, mediante animaciones, vídeos o locuciones. Las funcionalidades multimedia suponen un valor añadido para el diseño de cursos, la exposición de presentaciones y trabajos o para la celebración de reuniones online. Algunas de las herramientas que nos permitirán enriquecer nuestra plataforma e-learning son:

Videoconferencia. Comunicación simultánea bidireccional de audio y vídeo, que permite mantener reuniones en tiempo real con grupos de personas situadas en lugares alejados entre sí. Además, este sistema tiene la capacidad de mostrar o compartir presentaciones y archivos, intercambiar gráficos, imágenes fijas, etc.

Su implementación proporciona importantes beneficios a las empresas y supone un valor añadido para la formación, ya que un docente puede tener alumnos geográficamente distantes. De esta manera, puede impartir un curso de, por ejemplo, cambios posturales a todas las gerocultoras que trabajan en diferentes centros de un mismo grupo residencial.

Todo ello se traduce en un incremento de la productividad, ya que se reducen notablemente los gastos de viaje y se ahorra tiempo. Además, gracias a la posibilidad de una rápida comunicación, se facilita la disponibilidad para reunirse y se agiliza la toma de decisiones. La alta calidad de imagen, el intercambio de información y la comunicación verbal en tiempo real son un valor añadido para acercar los conocimientos a los alumnos que pueden intercambiar entre sí dudas y conocimientos.

Pizarra Interactiva. También denominada Pizarra Digital Interactiva (PDi), consiste en un ordenador conectado a un videoproyector, que muestra la señal de dicho ordenador sobre una superficie lisa y rígida, sensible al tacto o no, desde la que se puede controlar el ordenador, hacer anotaciones manuscritas sobre cualquier imagen proyectada, así como guardarlas, imprimirlas, enviarlas por correo electrónico y exportarlas a diversos formatos.
La principal función de la pizarra es controlar el ordenador mediante esta superficie con un bolígrafo, el dedo u otro dispositivo como si de un ratón se tratara. De esta manera, se convierte en una herramienta muy útil para la enseñanza ya que interactúa con la imagen, principal diferencia con una pizarra digital normal (ordenador más proyector).

Aunque una PDi se puede mover de un lugar a otro, es más apropiada la PDiP (Pizarra Digital Interactiva Portátil) porque, además de poder trasladarse más fácilmente, permite impartir la clase desde cualquier lugar del aula y se pueden utilizar diferentes superficies de proyección, desde una pantalla enrollable hasta otra más grande en un auditorio. En el primer caso, estamos ante un accesorio que se suele adherir a una superficie rígida para convertirla en una pizarra interactiva. En el segundo, se trataría de un tipo tableta que se conecta al ordenador sin cables (por RF o Bluetooth) y, en algunos casos, hasta permite que varios alumnos actúen simultáneamente en trabajos en equipo; así como controlar el ordenador y hacer anotaciones desde cualquier lugar del aula. En este último caso, se puede utilizar un monitor o una televisión plana y se elimina el videoproyector.


Martes, 10 de Abril 2012

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.