Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
LinkedIn




Fundación Caser y Fundación Pilares organizan las II jornadas internacionales de Atención a la Dependencia


La Fundación Caser para la Dependencia y la Fundación Pilares para la Autonomía Personal, con la colaboración del Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad, la Fundación Vodafone y la FEMP, organizan las II Jornadas Internacionales de Atención a la Dependencia, en la que se presentarán las últimas innovaciones para ofrecer, de manera integral, las atenciones y servicios que requieren las personas en situación de fragilidad o dependencia que viven en su domicilio. El encuentro tendrá lugar los días 25 y 26 de junio en el Ministerio de Sanidad Servicio Sociales e Igualdad. El plazo de inscripción terminará el jueves 20 de junio.



Fundación Caser y Fundación Pilares organizan las II jornadas internacionales de Atención a la Dependencia
Fundación Caser y Fundación Pilares organizan las II jornadas internacionales de Atención a la Dependencia
¿Está en riesgo el servicio de ayuda a domicilio (SAD)?, ¿cómo coordinarlo con la atención domiciliaria sanitaria?, ¿pueden las familias seguir asumiendo el peso de los cuidados que hoy afrontan?, ¿las prestaciones de la LAPAD son adecuadas?, ¿qué necesitamos saber, revisar e implementar para favorecer la permanencia en el domicilio con calidad de vida de las personas que requieren apoyos? Estas son algunas de las cuestiones que preocupan a España y otros países del entorno.

Según el director de la Fundación Caser para la Dependencia, se pretende conjugar el suministro de recursos con las necesidades de atención de las personas que tienen una situación de fragilidad o dependencia, que cumplan criterios de calidad, que sean sostenibles económicamente y que, además, se ajusten realmente a lo que ellas y sus familias desean.

La presidenta de la Fundación Pilares para la Autonomía Persona, Pilar Rodríguez, constata que las personas mayores y dependientes anhelan permanecer en su domicilio y recibir en él las prestaciones que precisan. Existe en este punto coherencia entre este deseo mayoritario de la ciudadanía y las recomendaciones de los organismos internacionales y las propuestas de los expertos y de la comunidad científica en materia de envejecimiento y discapacidad: la casa y el propio entorno como escenarios preferentes de vida y suministro de apoyos.

Rodríguez considera que “lograr el loable objetivo de ofrecer las soluciones adecuadas para que las personas puedan seguir viviendo en casa y experimentar que tienen calidad de vida y que pueden seguir desarrollando sus propios proyectos vitales no parece estar resultando fácil. Por una parte, se requieren entornos propicios y favorables, lo que tiene que ver con disponer de viviendas que reúnan condiciones de accesibilidad, adaptabilidad y confort (viviendas para toda la vida) y de favorecer la interacción social y la inclusión comunitaria. Y también tiene que ver con la posibilidad de acceder a productos de apoyo, elementos domóticos, teleasistencia y otras TIC que sean usables y accesibles a las personas con necesidades especiales”.

En lo concerniente a la buena atención, existe una percepción generalizada de que es necesario realizar una evaluación crítica y en profundidad de servicios, como el de Ayuda a Domicilio (SAD), que hasta ahora han sido vistos como piedra angular para la permanencia en casa. “Se trata de conocer bien sus insuficiencias y corregirlas, planteando las reorientaciones o reformas que sea preciso emprender para desarrollar nuevas vías y soluciones que sean más acordes a una población que es cada día más consciente de sus derechos y más exigente en el ejercicio de su autonomía”, indica Sitges.

Hacer confluir, pues, la diversidad de áreas que es preciso mejorar y articular para conseguir una correcta y acorde atención (los servicios de atención domiciliaria social y sanitaria, la coordinación entre ambos sectores, el desarrollo de nuevos servicios de proximidad, las adaptaciones del hogar y productos de apoyo, una nueva política en materia de vivienda, las prestaciones económicas, un apoyo eficaz a las familias…) requiere de un análisis en profundidad de lo que se está haciendo y compararlo también con las innovaciones que se están produciendo en otros países. Y este es el sentido de las jornadas que organizan Fundación Caser para la Dependencia y Fundación Pilares para la Autonomía Personal.



Jueves, 13 de Junio 2013

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.