Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Geriatría: pieza clave para responder a las necesidades de una población cada vez más envejecida




En poco más de 30 años el perfil de la población española cambiará, ya que una tercera parte de ella tendrá 65 o más años. Un envejecimiento que lleva al cambio del paradigma sanitario para afrontar esa nueva realidad ya en ciernes en nuestro país. De hecho, hoy en España el 60 % de las muertes se producen a causa de enfermedades crónicas, y no por enfermedades agudas o infecciosas como antes. Hoy, el 20 % de la población supera ya los 65 años de edad y el grupo conformado por los mayores de 80 crece exponencialmente. Más datos que avalan este cambio: tres de cada cuatro personas mayores de 65 años sufre varias enfermedades crónicas. En este contexto, ¿qué papel debe jugar la geriatría? ¿Tendemos hacia la geriatrización de la medicina? ¿Cómo contribuye esta especialidad a la coordinación sociosanitaria en un sistema en el que los mayores copan parte importante de la atención? Intentamos responder a estas preguntas con ayuda de expertos en el tema, concluyendo que el geriatra es una pieza fundamental en este marco, tanto por su experiencia como por su formación.

La evolución demográfica actual y el creciente envejecimiento de la población tiene, y tendrá en un futuro próximo, importantes consecuencias no sólo a nivel social, sino también a nivel económico, sanitario y, por tanto, asistencial. Unos cambios que “exigen una amplia y sosegada reflexión del país, aceptando los cambios más que como un reto, como una realidad que ofrece nuevas oportunidades”, explica el presidente de la Sociedad Andaluza de Geriatría, José Manuel Marín; que demanda además, la presencia de los geriatras en unidades hospitalarias de agudos, “pero también en unidades de recuperación funcional, en las urgencias hospitalarias y en atención domiciliaria”, añade el presidente de la Asociación Vasca de Geriatría y Gerontología, Iñaki Artaza. De este modo, se podría responder a las necesidades de ese grupo de población cada vez más numeroso que, también cada vez más, requerirá unos cuidados más específicos. 

La apuesta global ha de enfocarse hacia el envejecimiento activo, a la promoción de la prevención y al fomento de los hábitos saludables para conseguir maximizar las oportunidades de salud de los ciudadanos a medida que envejecen. Además, los cambios epidemiológicos en la enfermedad, es decir, el predominio de enfermedades crónicas, de pluripatologías y de dependencia entre los más mayores, exigen una respuesta diferente del sistema sanitario. “Es indispensable la implicación individual en la autogestión de la salud y una respuesta del sistema sanitario que garantice cuidados integrales, integrados, progresivos y continuados, centrados en la persona, teniendo en cuenta sus expectativas y necesidades cambiantes”, explica el doctor Marín. Este planteamiento, asegura, es impensable al margen de la geriatría “en cuyos principios, formas de hacer, tecnología, experiencias…, se basan las evidencias que avalan esta nueva forma de afrontar el reto y la oportunidad del envejecimiento”. 

¿Estaríamos, entonces, ante lo que muchos denominan la geriatrización de la medicina? Iñaki Artaza cree que sí, si entendemos que se trata de una visión holística, integral e integradora, en la que el paciente mayor está en el centro de la atención. Ya la Estrategia para el abordaje de la Cronicidad de 2012, avala que los servicios han de estar orientados a satisfacer las necesidades de pacientes y cuidadores y poner especial atención en algo que, recuerda Artaza, es el objetivo fundamental de la geriatría: “La prevención del deterioro funcional y la dependencia y la mejora del autocuidado y la calidad de vida de las personas con condiciones crónicas de salud y de las personas de su entorno”. 

Para José Manuel Marín, al hablar de geriatrización se refiere al hecho de que varias disciplinas se han ido adaptando al perfil de los pacientes mayores. Un cambio sustancial en los últimos años gracias al que muchos profesionales han mejorado sus competencias en el manejo de los mayores en su especialidad. Pero la realidad es que muchos pacientes mayores, que sufren varias enfermedades crónicas, se ven obligados a rotar entre consultas, “muchos toman 8-10 fármacos al día, tienen problemas cognitivos, o son pacientes frágiles con alto riesgo de dependencia. En estos casos, el papel de la geriatría es clave tanto en la gestión de estos pacientes, como en la difusión de buenas prácticas para con ellos. Desafortunadamente, aún queda mucho por hacer para extender esta visión geriátrica de la medicina”, apostilla. 

Por Juani Loro



Lunes, 15 de Febrero 2016

Nota



Tags : Geriatría

Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >

Jueves, 5 de Septiembre 2019 - 10:48 Pavimentos y revestimientos en edificios sociosanitarios

Jueves, 20 de Junio 2019 - 09:32 Los ODS en el sector sociosanitario