Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Gestión Clínica: implicación de los profesionales sanitarios




La gestión clínica es una de las cuestiones que más polémica han suscitado en los últimos tiempos en el sector sanitario, debido a la sacudida que la crisis económica ha provocado en Sanidad. En un momento donde el ahorro era una prioridad, el papel del gestor clínico tomó relevancia. Algunos modelos de gestión que se impusieron, dirigidos por profesionales que no procedían del ámbito sanitario, pronosticaban que dos conceptos clave como eficiencia y calidad iban a convertirse en incompatibles. De ahí que los profesionales sanitarios reivindicaran, y lo sigan haciendo, su implicación en esta labor de gestión, en la que tienen mucho que decir. También son conscientes de que esto significa dar un paso más en la profesionalización, lo que requiere preparación y formación en esta materia para conocer mejor los medios, recursos y estrategias que pueden emplearse para conseguir los mejores resultados posibles. Y, en este sentido, se está avanzando.

Profesionales sanitarios, gestores y administradores públicos debatieron recientemente sobre el estado de desarrollo e implementación de la gestión clínica en la sanidad española y, más en concreto, en el Sistema Nacional de Salud (SNS), en las jornadas sobre gestión clínica, organizadas por la Federación de Asociaciones Científico-Médicas Españolas (Facme), en Madrid, bajo el título Qué es y qué no es la gestión clínica. La perspectiva de los profesionales.

El encuentro trató de acercarse a una definición consensuada de un proceso de gestión que, con la implicación de los profesionales sanitarios, está llamado a optimizar la eficiencia en la atención sanitaria. 

Conscientes de la necesidad de que estos profesionales sean partícipes y tengan voz y voto en este asunto, las sociedades médicas científicas están tomando cartas en el asunto y han realizado diversos manifiestos en los que se invita a participar mucho más en la estructuración del SNS, “y no sólo en el desarrollo y potenciación de la gestión clínica, sino también en la redimensión de todos los espacios del ámbito sanitario. Queremos colaborar con la Administración sanitaria aportando nuestro conocimiento en la planificación, en la asistencia a los servicios sanitarios, en el establecimiento de indicadores de calidad, en los resultados de la prestación asistencial sanitaria, en los resultados de salud, en la definición de estándares y recomendaciones”, explicó el presidente de la Federación de Asociaciones Científico-Médicas Españolas (Facme) y presidente de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), Carlos Macaya.

El doctor Macaya aseguró que los profesionales sanitarios tienen mucho que decir, “son los auténticos protagonistas, son quienes asumen la responsabilidad y también la toma de decisiones a la hora de distribuir y de utilizar los recursos materiales y humanos”. 
En la misma línea, el presidente del Colegio de Médicos de Madrid, el doctor Miguel Ángel Sánchez, destacó que los médicos son los que tienen un papel más importante en la gestión, tanto de los recursos como del tiempo y deben estar implicados en ello. “La profesión médica es una de las profesiones que históricamente están más acostumbradas a tomar decisiones. Tomamos decisiones con mucha frecuencia. La cuestión es que, actualmente, basamos esas actuaciones en evidencias y tenemos que replantearnos si todas esas decisiones son correctas. Porque, desde el punto de vista individual vemos un resultado, pero también debemos tener en cuenta si desde la perspectiva de la meso y macro -gestión es eficiente, efectiva y de utilidad”. 

En este sentido, el doctor Macaya, reconoció que, aunque el profesional tiene el conocimiento del proceso con el paciente, debe adquirir otros conocimientos añadidos en materia de gestión para desarrollar la clínica de la forma más eficiente posible. 
Por su parte, el vicepresidente de Facme, el doctor Fernando Carballo, indicó: “es hora de que los profesionales abandonemos la situación cómoda y asumamos responsabilidades adicionales a las que ya teníamos”. Están reclamando esa competencia porque creen que es ahí donde pueden lograr eficacia, sin sacrificar calidad. Con respecto a la necesidad de formarse, el doctor Carballo concretó: “Es nuestra obligación y, lógicamente, es imprescindible estar preparado”. 

Por Carmen Moreno



Jueves, 24 de Noviembre 2016

Nota




En la misma sección...
< >

Jueves, 6 de Junio 2019 - 14:06 Abordaje europeo de la fragilidad