Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Grupo SENDA celebra su I FORO con la participación del secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado


Grupo SENDA organizó, el pasado 15 de marzo, el primero de los Foros Senda dedicados a analizar temas de especial interés y actualidad para el colectivo de personas mayores, con la participación del secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, y diferentes representantes sindicales, autónomos y empresariales, además de más una treintena de asociaciones de prejubilados, jubilados y viudas.



Grupo SENDA celebra su I FORO con la participación del secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado
"Para el Grupo SENDA es muy importante dar voz y plantear puntos de encuentro entre los mayores, que son nuestros lectores, la Administración Pública y las empresas", manifestó la directora general, Matilde Pelegrí.

En su intervención, el responsable de la Seguridad Social, Octavio Granado, explicó los principales puntos de la reforma del sistema público de pensiones aprobada por el Gobierno el pasado 2 de febrero dentro del acuerdo social y económico alcanzado con los interlocutores sociales.
El responsable de la Seguridad Social aseguró que "el sistema español de reparto de las pensiones está pensado para que todos los trabajadores dediquemos un 25% de nuestro salario a pagar una pensión, porque se sobreentiende que vamos a vivir como pensionistas la cuarta parte del tiempo que estamos en activo".

Sin embargo, la esperanza de vida de los españoles a partir de los 65 años ha aumentado notablemente, lo que significa que si "el número de años que uno vive como activo se reduce (entramos más tarde al mercado de trabajo) y el número de años como pensionista aumenta, de no hacer la reforma el sistema entraría en desequilibrio".

"Necesitamos modificar el funcionamiento del sistema de prestaciones para conseguir que la Seguridad Social siga estando en equilibrio y, en este sentido, la reforma es una continuidad de las anteriores", señaló. En este punto, Granado subrayó que todas las reformas, incluida la actual, "nunca han afectado a los actuales pensionistas ni disminuido el importe de las nuevas pensiones, al contrario, van a ser más altas".

El secretario de Estado de la Seguridad Social expuso además que, según las previsiones, "en los próximos 40 años España va a tener que aumentar el peso en torno a lo que suponen las pensiones en la riqueza nacional del 9 al 14%, lo que se traduce en que 14 de cada 100 euros que se generan de riqueza, en el año 2050 se van a utilizar para pagar pensiones, que van a seguir creciendo, pero no a la velocidad que crecerían de no hacer la reforma".

"No se trata de una reforma drástica, sino que se aplicará de forma paulatina en 15 años, un periodo transitorio similar al aplicado en Europa", insistió Granado, quien también declaró que serán los trabajadores con carreras cortas de cotización los que tendrán que hacer "un esfuerzo mayor". "Si cometemos el error de seguir dilatando la reforma del sistema público de pensiones nos encontraremos con un problema de imprevisión".

Otro de los puntos de la reforma es la flexibilidad en cuanto a la edad de jubilación. Para Granado, "lo razonable es que las personas que cotizan más puedan optar por jubilarse antes. Además, vamos a seguir incentivando el que los trabajadores voluntariamente puedan retrasar la edad de jubilación". "Y queremos reducir, en la medida de lo posible, las jubilaciones anticipadas. No entendemos cómo en este país se prescinde de parte de los trabajadores veteranos".

Por último, el responsable de la Seguridad Social añadió que "esta es una reforma para la consolidación del sistema de pensiones, que garantiza no solo las pensiones a los actuales pensionistas, sino también a los actuales cotizantes; y esperamos que tenga el mismo resultado de las anteriores, que permitieron que la economía española creciera más, generara más empleo y el crecimiento en el gasto en pensiones se redujera".

No obstante, concluyó que es "perfeccionable" y, por lo tanto, "será objeto de mejoras" en su discusión en el Parlamento.

A continuación, representantes sindicales, autónomos, empresariales y asociaciones de prejubilados, jubilados y viudas expusieron al secretario de Estado sus principales dudas e inquietudes sobre la reforma de las pensiones. Algunas de las más destacadas fueron las siguientes:

Grupo SENDA celebra su I FORO con la participación del secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado
Félix Higueras, 
Junta Directiva de CEPYP y presidente de AITP

Este año no han respetado la revalorización de las pensiones garantizada por ley y han congelado las pensiones. ¿Tienen previsto corregir el desfase del IPC?
RESPUESTA: Los sistemas de Seguridad Social en Europa utilizan diferentes criterios de revalorización de las pensiones. En el caso de España, la ley establece que se haga a comienzos de cada año, en función del correspondiente IPC previsto para dicho periodo.

En 2009, el IPC real se fijó en el 2% y el IPC previsto en el 0,3%. Como consecuencia, las pensiones subieron un 1,7% más que las bases de cotización. Esto supuso que en 2010 el superávit de la Seguridad Social pasara de 9.000 millones de euros a 2.000, lo que causó un desequilibrio, y para corregirlo hemos recurrido a la congelación de las pensiones. Esta es la explicación de por qué hemos adoptado esta medida.  En todo caso, cabe destacar que en los cinco últimos años la mayoría de los sistemas europeos han tenido tasas de revaloración del 0 al 1%. Alemania, por ejemplo, que vincula el crecimiento de las pensiones al de los salarios, no ha subido las pensiones en cinco de los últimos ocho años porque, en ese tiempo, no se han incrementado los sueldos

Ramón Calvo,
presidente de PDMA

En nuestro programa electoral abogamos por el cambio del sistema de reparto de pensiones español al de de ahorro/capitalización; no en inversión en bolsa, sino en deuda pública, al igual que ocurre con el modelo sueco. ¿Qué opina?
RESPUESTA: Esto es una discusión de hace 15 años. El modelo de capitalización consiste en coger todo lo que pagan los cotizantes españoles, meterlo en cuentas de ahorro y con ellos financiar las pensiones futuras a los actuales cotizantes. Las pensiones actuales se pagarían con déficit público.
En España, esto obligaría al Estado a financiar, no a hacer ahorro público, que llegaría después de 25-30 años, pero ahora incurriríamos en un déficit público del 300% de la riqueza nacional para pagar a todos las pensiones. Y esto lo cuenta muy bien en un libro el coordinador nacional de Economía del Partido Popular, Cristóbal Montoro, que asegura que transitar a un modelo de capitalización es imposible.

Lo que existe en Suecia es un sistema de cuentas nacionales: una parte de la cotización social va a un modelo de reparto y otra parte se reserva para que sea gestionada por un administrador público o privado. Este sistema es muy atractivo, pero las pensiones mínimas en Suecia no han crecido mucho después de la aplicación de la reforma, porque el modelo funciona muy bien solo cuando hay crecimiento económico. El indicador de las nuevas pensiones que se va a aplicar este año es de -4,39%.

PDMMariano Chicharro,
Junta Directiva de CONFEDETEL
 

Esta reforma es una magnífica ocasión perdida y es exclusivamente parametral. Además, hay dos medidas que van a afectar de manera muy negativa: el aumento del periodo de cotización y la pensión máxima, que nunca va a alcanzar la base de cotización por la que uno paga.
RESPUESTA: Sí, este es un modelo de reformas paramétricas, al igual que ha ocurrido en Alemania, Bélgica, Francia e Italia. Los sistemas de reparto siempre se han reformado así.

Sobre el aumento del periodo de cotización, para cobrar una pensión en España hay que tener 15 años cotizados y eso no cambia. El periodo de cómputo sí, pero a una persona con 15 años cotizados no le afecta en modo alguno. Sí le hubiera afectado si hubiéramos hecho lo que se hizo en el año 1997, cuando se pasó de cobrar el 60% de la base de cotización al 50% con 15 años cotizados. Y estoy de acuerdo con esa decisión, porque iba enfocada a fomentar la contributividad.

En cuanto a la pensión máxima, la única forma de que alguien genere una renta equivalente a la base máxima de cotización es prolongando su vida laboral por encima de los 65 años. Desde el 1 de enero de 2008 es posible y, actualmente, ya hay personas que se están jubilando con la base máxima.

Grupo SENDA celebra su I FORO con la participación del secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado
Tomás Arrieta,
profesor asociado de la UCM


¿Existe realmente un incentivo para la prolongación de la vida laboral? Porque si una persona cotiza hasta los 70 y a los 65 recibe el 100%, actuarialmente por dejar de recibir pensión durante cinco años, a los 70 años le correspondería un 40% más.
RESPUESTA: Los incentivos a la prolongación de la vida laboral van del 2 al 4%, en función de los años cotizados. A partir de los 65 años esa persona deja de cotizar para la Seguridad Social. De este modo, un empresario que mantiene a un trabajador más allá de los 65 años se ahorra un 24% y esa persona está generando un 4% más de pensión. Desde nuestro punto de vista, lo razonable, y así se suele hacer en las empresas, es compartir el incentivo. De cualquier forma, todos los sistemas de Seguridad Social tienen algunos topes.


José Antonio Rivera,
Junta Directiva de la Asociación de Jubilados del Banco Pastor

La información aparecida en los medios de comunicación sobre las cuentas de la Seguridad Social habla de un superávit de 11.100 millones de euros en noviembre de 2010 y un déficit de 900 millones de euros al cierre del ejercicio. ¿Cómo se ha esfumado el dinero? Igualmente, si los complementos a mínimos son una prestación no contributiva, ¿por qué la Seguridad Social cuando declara la cifra de 95.714 millones de euros de gasto en pensiones incorpora el dinero destinado a pagar esos complementos? Todo esto provoca un desfase, al menos, en la opinión pública.
RESPUESTA: Las cuentas de la Seguridad Social funcionan así: de enero a junio suben, cuando pagamos la extra bajan, de nuevo de julio a diciembre suben y cuando
pagamos la extra vuelven a bajar. Porque nosotros cobramos por 12 meses las cotizaciones, pero pagamos por 14 las pensiones. Por eso, el superávit de final de ejercicio es siempre muy inferior al de noviembre.

Para contabilizar la deuda fiscal de todos los sistemas de cuentas de los países de la Unión Europea se utiliza un contenedor, en el que están el conjunto de las administraciones de la Seguridad Social, en nuestro caso: Sistema de la Seguridad Social, Mutuas, Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) y Servicio Público de Empleo (SEP, antiguo INEM). Por tanto, cuando se habla de déficit de las administraciones de la Seguridad Social, lo que se está diciendo es que Fogasa y SEP tienen un déficit mayor que el superávit del Sistema de la Seguridad Social, que no tiene déficit. Pero si el conjunto tiene más gastos que ingresos hay déficit. La Seguridad Social se gasta el dinero en pagar las pensiones, pero si prefieren pensar que nos lo gastamos en otras cosas...

Referente a los complementos a mínimos, la Seguridad Social pagó de 1997 a 2001 el 100%. En 1996 pagó 1.300 millones de euros y de 1997 a 2002 recibimos 600 millones de euros. No tiene explicación que hubiera superávit y no recibiéramos una aportación mayor. Es verdad que ahora, con la que está cayendo, el Estado "solo" nos paga 2.700 millones de euros para complementos a mínimos, más de lo que hemos recibido en los ocho años de gobierno del Partido Popular.

Este año, la Administración General del Estado nos paga todas las cotizaciones de los desempleados, las pensiones no contributivas y las prestaciones familiares. En términos de transferencias del Estado al presupuesto de la Seguridad Social, hemos recibido 20.000 millones de euros. Pero le anticipo una cosa, si el Estado nos pagara más dinero, lo deberíamos ahorrar.


Francisco Calabia,
presidente de FECAT

Tiempo atrás manifestó que eliminar el coeficiente reductor supondría la quiebra de la Seguridad Social. Nos sorprende que en 2008 la Seguridad Social dedicara 3.800 millones de euros para pagar complementos a mínimos; en 2009, 4.400; y en 2010, 4.300, cuando había una recomendación del Pacto de Toledo de que esto no fuera así. Nosotros hemos calculado que la eliminación del coeficiente reductor podría suponer del orden de 6.000 millones de euros. ¿Habría margen para hacer una segunda mejora y rebajar los coeficientes reductores, como se hizo en la Ley 40/2007?
RESPUESTA: Me parece mal que los sistemas de pensiones paguen lo mismo te jubiles a los 60 o a los 65 años, porque entonces todo el mundo se va a jubilar a los 60 años. Así el sistema no será sostenible. Lo que tenemos que intentar es que los trabajadores despedidos por las empresas, sobre todo con beneficios, paguen sus complementos a mínimos hasta los 65 años y no la Seguridad Social, que no tiene por qué pagar ni un euro de facturas de otros (en la reforma, hemos conseguido que sea hasta los 63 años, lo cual significa dos o tres años más de lo que era hasta ahora, según fueras o no mutualista).

Si pagamos cinco años más de pensión reduciríamos su cuantía. En Suecia, la edad de referencia de jubilación son los 67 años y cada año que se anticipa el retiro es un 10% menos de renta; un trabajador sueco que se jubila con 61 años lo hace con el 30% de la base. Y es que los españoles siempre pensamos que tenemos el peor sistema del mundo, pero esto no es lo que dicen los organismos internacionales. Los informes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) no se quejan, precisamente, de que tengamos un sistema de pensiones tacaño.


Jueves, 14 de Abril 2011

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.