Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Identifican patrones epidemiológicos comunes entre distintos tipos de enfermedades neurodegenerativas




Dentro del amplio campo de los trastornos neurodegenerativos, el subgrupo conocido como enfermedades neurodegenerativas esporádicas (de origen desconocido) es el que más claramente constituye un importante problema de salud mundial, siendo sus posibilidades de prevención escasas al desconocerse sus causas, a diferencia de lo que ocurre en las enfermedades neurodegenerativas de origen genético (debidas a mutaciones) o adquirido.
 
La mayoría de ellas son enfermedades caracterizadas por depósitos de proteínas mal plegadas a las que se atribuye la muerte progresiva neuronal y denominadas “enfermedades conformacionales”, y comprende trastornos como las formas esporádicas de la enfermedad de Alzheimer, el temblor esencial, la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de cuerpos de Lewy, la demencia frontotemporal o la atrofia macular de retina ligada a la edad, la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob esporádica o las formas esporádicas de demencia neurodegenerativa de evolución rápida.
 
Un equipo de investigadores español, miembros del Centro de Investigación Biomédica en Red en Enfermedades Neurodegenerativas (CBERNED), acaba de publicar un estudio en la  revista científica PLOS One orientado a identificar la existencia de patrones epidemiológicos comunes entre estas enfermedades neurodegenerativas conformacionales, y cuyos resultados sugieren que en los casos de edad avanzada, la neurodegeneración pudiera reflejar la existencia de una continuidad entre enfermedades concretas, por ejemplo, entre el Alzheimer y la demencia por cuerpos de Lewy o la de la enfermedad de Parkinson. 
 
La investigación abre el camino al análisis de las relaciones entre las enfermedades neurodegenerativas con otras de tipo vascular como la arteriosclerosis senil, el aneurisma aórtico o ciertas formas de insuficiencia cardiaca o endocrinas (diabetes mellitus). Esto último ampliaría más la visión y pudiera ayudar a comprender relaciones descritas en parte (por ejemplo entre demencia vascular y enfermedad de Alzheimer) pero de difícil interpretación. 


Jueves, 10 de Septiembre 2015

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.