Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Inmótica: la domótica aplicada a las residencias y centros de día


Propone sistemas de gestión automatiza de las instalaciones, con el objetivo de aumentar el confort y la seguridad de los residentes, mejorar los procesos asistenciales y reducir el consumo de energía



Inmótica: la domótica aplicada a las residencias y centros de día
La Domótica es la disciplina que tecnológicamente dispone de los conocimientos y recursos necesarios para gestionar de forma confortable, segura y eficiente, los distintos equipos e instalaciones eléctricas y electrónicas que conforman una vivienda. El origen etimológico del término lo encontramos en domo, que en latín significa casa, e informatique, informática en francés. Mientras, la Inmótica es la disciplina, extensión de la anterior, que centra sus esfuerzos en gestionar el equipamiento de edificios singulares o de uso común y la automatización de sus instalaciones. Una definición, esta última, perfectamente aplicable a las residencias y centros de día. Actualmente, la inmótica ofrece un amplio abanico de posibilidades que aportan confort y seguridad a los residentes, facilitan la labor de los trabajadores y contribuyen al ahorro y la eficiencia energética del centro. Por ello, es importante estudiar qué soluciones tecnológicas son las más adecuadas y que mejor se adaptan a las necesidades asistenciales y particularidades de cada centro.

Inmótica: la domótica aplicada a las residencias y centros de día
Para la Asociación Española de Domótica (CEDOM), que reúne a todos los agentes del sector, la domótica es un sistema de control y automatización de funciones, basado en equipos que intercambian información e interactúan, y que ofrece al usuario prestaciones relacionadas con diferentes aspectos de la actividad cotidiana que se desarrolla en la vivienda, dirigidas a mejorar la calidad de vida de las personas que la habitan. De esta manera, la domótica racionaliza los consumos, incrementa la seguridad y aumenta la comodidad.

Desde cualquier lugar, con el interfaz que le sea más fácil, el usuario puede controlar todas las funcionalidades que le ofrece la domótica de forma centralizada y/o remota. El sistema se comunica con el usuario para informarle con avisos o alertas del estado de su hogar: encendido-apagado, apertura-cierre o regulación de aparatos e instalaciones eléctricas relacionados con la iluminación, climatización, persianas y toldos, puertas y ventanas motorizados, riego, etc.

Por otra parte, CEDOM divide el sistema inmótico en dos subsistemas:

• BMS: Building Management System, que controla desde la recepción y la sala de mantenimiento hasta la infraestructura y las zonas comunes del edificio.
• RMS: Room Management System, que controla el funcionamiento de cada una de las estancias.

Una vez que ha quedado claro que la domótica sólo es aplicable a la gestión técnica de viviendas y que para edificios singulares de uso común debemos referirnos a la inmótica, profundicemos en los beneficios que ésta aporta a las residencias y centros de día.

La inmótica, además de proponer sistemas de gestión técnica automatizada de las instalaciones, con el objetivo de reducir el consumo de energía, aumentar el confort y la seguridad de los residentes, mejora los procesos asistenciales porque facilita la labor a los trabajadores y el control por parte de la dirección del centro. También contribuye al mantenimiento de las instalaciones, así como a la gestión integral y centralizada de numerosas variables que intervienen en la actividad de un centro residencial: comunicación; control de errantes, de accesos y de intrusión; sistemas busca personas; avisos de medicación; alarmas médicas...

La tecnología inmótica se adapta a las necesidades particulares de cada centro, con sistemas modulables y ampliables. Además, las interfaces procuran ser muy intuitivas y fáciles de usar por parte del personal del centro.

A continuación, CEDOM ha analizado las prestaciones de la inmótica que favorecen el ahorro energético y, como consecuencia, la rentabilidad del centro. Pero que también redundan en la seguridad de los residentes y facilitan la labor de los trabajadores.


¿Cómo ahorrar agua?

• Con sistemas de control y regulación centralizados, que permiten detectar y dar la señal de aviso en caso de inundación (se cortaría el suministro).
• Con un control inteligente de riego. A través de un sensor de humedad o de lluvia, el sistema detecta la humedad del suelo y de forma autónoma riega sólo si es necesario.
• Con sistemas de medición de la calidad del agua, que faciliten la gestión del reciclaje de aguas grises.
• Con grifos inteligentes que gestionan el caudal y la temperatura del agua.
Con un grifo inteligente, que regule y elimine el agua transitoria, se puede alcanzar un 25% de ahorro respecto a un grifo monomando.


¿Cómo ahorrar electricidad?

• Aprovechando la luz natural con sistemas de iluminación eficientes.
• Con un control automático inteligente de toldos, persianas y cortinas según las condiciones ambientales externas.
• Adecuando el nivel de iluminación a las necesidades de cada momento.
• Iluminando en función de la presencia, detectando si una zona está ocupada.
• Controlando automáticamente el encendido y apagado de todas las luces que se deseen gestionar, para evitar dejarse olvidada alguna luz encendida.
• Controlando o secuenciando el encendido de electrodomésticos, adaptando el consumo a horarios en los que el precio de la energía es menor.


¿Cómo ahorrar combustible?

• Con sistemas de regulación de la calefacción que adaptan la temperatura de la vivienda en función de cómo varía la temperatura exterior, la hora del día, la zona o la presencia.
• Implantando sistemas de control y regulación centralizados, que permiten registrar y dar la señal de aviso en caso de averías, como fugas de gas, evitando los peligros que ocasiona.
• Integrando funciones de manejo de equipos, incluso a distancia.
Los sistemas inmóticos ofrecen una gran variedad de funcionalidades orientadas a monitorizar, tanto el consumo como la producción eléctrica de un centro. La monitorización permite hacer una gestión personalizada del consumo eléctrico y detectar malos funcionamientos de los equipos. Un aparato de aire acondicionado que funcione con temperatura un solo grado por debajo de lo necesario, eleva de manera adicional el gasto de energía de un 8% a un 10%.


Soluciones a medida con la mínima instalación

Tronic Ibérica es una compañía pionera en el diseño y desarrollo de sistemas integrales de comunicación y control, con 30 años de experiencia. Con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas mayores nace RegesCom, un sistema de gestión integral para residencias. Esta herramienta permite dar soluciones a medida, ya que se adapta a las necesidades y particulares de cada centro. "El sistema favorece la comunicación eficaz y eficiente con la mínima instalación. Gracias a su carácter modular, puede implantarse de forma paulatina. En definitiva, asegura el control de todo cuanto ocurre en la residencia y facilita a los profesionales que puedan dedicarse exclusivamente a cuidar de las personas mayores", explica la gerente de Tronic Ibérica, Matilde Alagarda.

Algunos de los clientes de RegesCom son: Personalia, Sanitas, Caser Residencial, Amma, Adavir, PSN (Previsión Sanitaria Nacional), Igurco Residencias Sociosanitarias, Cáritas, Grupo Clece, y Generalitat Valenciana.

RegesCom está integrado por distintos módulos:

Control General, que permite una comunicación rápida y eficaz entre el personal de la residencia y los usuarios, mediante terminales fijos o inalámbricos. Esto queda registrado automáticamente en el cerebro de la herramienta, por lo que el auxiliar no tiene que escribir nada. Esta herramienta funciona en las habitaciones, pero también en los baños geriátricos, zonas comunes, pasillos y zonas al aire libre. Este módulo dispone también de un Sistema de Teleasistencia.

Domótica. Integra un sistema de ahorro energético, encendido y apagado de luces, control de climatización y calefacción de las habitaciones, encendido y apagado de TV, subida y bajada de persianas, etc. Dispone de un dispositivo de control de acceso a habitaciones, mediante tarjetas de proximidad o huella dactilar. Asimismo, controla la apertura automática de puertas.

Seguridad. Incluye el enlace entre las centrales de alarmas: detectores de incendios, intrusión, controles de entrada y salida, fallo eléctrico, video vigilancia, detectores de movimiento para zonas especiales, etc. Este módulo aporta seguridad a los residentes, sobre todo a aquellos con Alzheimer o demencias.

Residentes. Sin implantar barreras arquitectónicas o elementos visuales que transmitan sensación de estar prisionero, el residente se encuentra seguro. Cuando el aviso de riesgo de fuga se transmite, el Sistema puede ser programado para realizar una acción concreta como cierre de puerta, señal acústica o luminosa. Además, gestiona la información sobre residentes con fichas de datos generales y familiares.
 
Empleados. Facilita las tareas de control rutinarias al personal de la residencia, permitiendo así que se centren en cuidar a los residentes.


Miércoles, 2 de Junio 2010

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >

Viernes, 26 de Agosto 2016 - 11:19 GERAS: software de gestión de centros residenciales