Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




La Fundación Caser elabora un estudio sobre el cuidador profesional


La Fundación Caser para la Dependencia ha promovido y patrocinado el estudio "Cuidadores profesionales en España: formación, empleabilidad y oportunidades de empleo", dirigido y coordinado por Enterprising Solutions for Health. El periódico BALANCE de la Dependencia ha tenido acceso en exclusiva a las conclusiones del estudio, así como al debate surgido entre empresarios, profesionales y responsables de la Administración que han enriquecido la investigación con sus opiniones y experiencia.



La Fundación Caser elabora un estudio sobre el cuidador profesional
La Fundación Caser para la Dependencia ha realizado un exhaustivo trabajo de investigación sobre la figura del cuidador profesional: desde su evolución en el sector sociosanitario en los últimos años hasta el estudio de los perfiles profesionales necesarios para la correcta implementación de la Ley de Dependencia, pasando por las distintas opciones formativas existentes en España y sus posibilidades de inserción.
 
Paralelamente, la Fundación Caser ha analizado las distintas iniciativas internacionales, tanto en el ámbito de la formación como en el de la empleabilidad. De esta manera, los investigadores han detectado las buenas prácticas que se están desarrollando en otros países y su potencialidad para ser extrapoladas a nuestro país.
 
Asimismo, este documento supone una valiosa herramienta para la planificación de actuaciones de los organismos de atención a la dependencia de las comunidades autónomas y de los servicios regionales de empleo, que pueden utilizarlo como itinerario personalizado de inserción laboral.
 
La formación: oferta y demanda
Según el informe, los requisitos que debe cumplir el cuidador profesional para los empresarios y para los familiares de la persona dependiente no son los mismos. Asimismo, tampoco son los mismos que los del auxiliar de clínica, ya que el ámbito donde se enmarca la asistencia (hogar del dependiente o centro de atención especializada) marca la diferencia entre las tareas a realizar y las habilidades requeridas para ello.
 
En cuanto a la formación, el estudio detecta una falta de profesionales cualificados para trabajar como cuidadores. Los talleres de empleo retribuidos, de entre 1.500 y 1.800 horas, son considerados como el programa formativo más adecuado. Sin embargo, tanto el número de talleres ofertados como las personas formadas (15 por curso) son muy escasos. Para cubrir la demanda de personal cualificado, los expertos indican que se deberían poner en marcha programas de formación de menor duración y con mayor número de alumnos. Este tipo de formación debe tener un alto contenido práctico y en un entorno real. Además, los investigadores aseguran también que los cursos deben abordar las características principales de las enfermedades que genera la dependencia, así como el comportamiento derivado de éstas.
 
Los empresarios del sector insisten en que resulta muy complejo encontrar profesionales que tengan unos niveles adecuados de formación, experiencia y vocación. La principal causa que argumentan es que la formación actual cualifica para atender cualquier tipo de dependencia. No obstante, desde los centros sociosanitarios se han puesto en marcha diversas iniciativas para la selección y contratación, como la formación impartida por la empresa, la contratación de centros especializados de formación o mediante convenios con entidades formadoras. Si bien, generalmente, se realiza una contratación por obra y servicio y a tiempo parcial.
 
Diferencias económicas en el cuidador
El aspecto económico tampoco puede olvidarse, ya que la remuneración es muy desigual en virtud del convenio que se aplique. Por ejemplo, el Convenio Estatal se encuentra en 872,30 euros bruto/mes, mientras que el Convenio Provincial de Sevilla está en 1.130,46 euros bruto/mes. También, la falta de valoración social supone un lastre para que una persona decida formarse como cuidador profesional.
 
Asimismo, el estudio constata que los ciudadanos carecen de información detallada sobre los servicios que recoge la Ley, sus limitaciones e implicaciones. De hecho, la prestación económica para cuidados en el entorno familiar está promoviendo la contratación de cuidadores de forma no regulada, lo que fomenta la economía sumergida en el sector.
 
Por otra parte, la descentralización de las competencias puede provocar problemas en la cualificación de los profesionales, ya que ésta dependerá de lo que establezca cada comunidad autónoma reduciendo las posibilidades de movilidad geográfica del trabajador cualificado y disparidad en la formación.
 
 
El reportaje completo y las principales conclusiones pueden leerse íntegras en el número de noviembre del periódico Balance de la Dependencia.


Jueves, 25 de Noviembre 2010

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >

Jueves, 8 de Febrero 2018 - 15:44 Los servicios sociales en España