Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




La Fundación Pasqual Maragall aclara falsos mitos sobre el alzhéimer




Se estima que una de cada dos personas tiene una relación directa o indirecta con el alzhéimer. Sensibilizarse con los afectados y conocer un poco más a fondo la enfermedad que afecta a millones de personas y familias en todo el mundo es una buena forma de vencerla. Para ello, deben aclararse algunas falsas creencias extendidas entre la sociedad.
 
Creer que la enfermedad de Alzheimer es hereditaria, pensar que existen medicamentos que frenan su evolución o que se trata de un simple problema de memoria son ejemplos de afirmaciones que, aun estando muy generalizadas, surgen de planteamientos equívocos o carentes de rigor científico. Los expertos de la Fundación Pasqual Maragall han recogido algunas de las afirmaciones erróneas que sería conveniente descartar. Cada una de ellas se aborda en profundidad en el blog de la Fundación Pasqual Maragall, donde sus expertos ofrecen información y consejos para conocer mejor la enfermedad y facilitar el día a día de los afectados y sus cuidadores.
 
“Es importante estar bien informados y corregir algunas creencias equivocadas sobre el alzhéimer. Este blog quiere ser una fuente de referencia para afectados, familiares, cuidadores y para todas aquellas personas que busquen información rigurosa y contrastada para resolver sus dudas sobre esta enfermedad”, explica la Dra. Nina Gramunt, neuropsicóloga de la Fundación estrechamente implicada en el proyecto.
 
La Fundación Pasqual Maragall recoge 10 de los mitos más habituales sobre el alzhéimer y explica qué hay de cierto detrás de cada una de estas afirmaciones:
 
  1. La enfermedad de Alzheimer es un problema de memoria. El alzhéimer no es solo un problema de memoria. La pérdida de memoria es uno de los síntomas más característicos de la enfermedad, pero existen otros síntomas, tanto de tipo cognitivo, como las alteraciones del lenguaje, como relacionados con cambios en la conducta.
 
  1. Es normal perder la memoria con la edad. No recordar dónde hemos dejado algún objeto o no ser capaces de evocar un nombre son dificultades habituales que podemos padecer con mayor frecuencia al hacernos mayores. Aunque con la edad se puedan tener algunas de estas dificultades, eso no nos impide seguir con nuestra vida con total normalidad. Se deben saber diferenciar las consecuencias normales de hacerse mayor con lo que podrían ser los primeros síntomas de alzhéimer. El alzhéimer es una enfermedad, no una consecuencia inevitable de envejecer.
 
  1. No puede tener alzhéimer: recuerda con gran detalle cosas que sucedieron hace tiempo. La persona afectada puede rememorar recuerdos lejanos y olvidar lo que le ha sucedido ese mismo día. Eso se debe a que el hipocampo, una de las primeras áreas afectadas por la enfermedad, tiene un papel clave en la formación de nuevos recuerdos. Los recuerdos más antiguos se ubican en áreas del cerebro que, al principio, se mantienen preservadas.
 
  1. Demencia y alzhéimer es lo mismo. Es importante saber distinguir entre demencia y alzhéimer. La demencia es la manifestación de unos síntomas caracterizados por una alteración de las capacidades cognitivas que interfieren en la vida diaria de quien la padece. La enfermedad de alzhéimer es una de las causas de demencia más frecuentes.
 
  1. Al abuelo se le ha ido la cabeza, tiene demencia senil. La demencia no es una consecuencia directa del hecho de envejecer y si alguna persona tiene signos de demencia, sea a la edad que sea, es porque algún trastorno se la está causando.
 
  1. Existe una prueba que diagnostica el alzhéimer. No existe ninguna prueba que diagnostique con total seguridad si alguien padece alzhéimer. El diagnóstico continúa siendo clínico, lo que significa que requiere de diversas pruebas para evaluar el alcance del deterioro cognitivo y descartar otras posibles causas o enfermedades.
 
  1. Si uno de mis padres ha tenido alzhéimer, yo también lo sufriré. En la mayoría de los casos, el alzhéimer no es una enfermedad hereditaria. La genética puede influir y actuar como un factor de riesgo, pero no resulta determinante para desarrollarla.
 
  1. Las “placas seniles” son las responsables del alzhéimer. Todas las personas con alzhéimer presentan en su cerebro una acumulación de placas de proteína beta-amiloide. Ahora bien, éstas pueden estar presentes en el cerebro de personas de edad avanzada que no presentan síntomas.
 
  1. Los medicamentos existentes frenan el avance de la enfermedad de alzhéimer. Existen tratamientos que ayudan a paliar algunos síntomas temporalmente, pero no existe ningún medicamento para curar, detener o frenar el avance la enfermedad.
 
  1. El alzhéimer es una lotería y no podemos hacer nada para evitar sufrirla. Cada vez existen más evidencias de que no hay una única causa del alzhéimer, sino que son varios los factores de riesgo que pueden incidir en su aparición. La edad y ciertos aspectos genéticos pueden influir en su desarrollo, así como otros factores de riesgo vinculados con nuestra salud cardiovascular que podemos cambiar adoptando unos hábitos de vida más saludables.
 
Blog “Hablemos del Alzheimer”
Toda esta información está disponible en el blog “Hablemos del Alzheimer” (https://blog.fpmaragall.org/), una herramienta avalada por científicos, expertos y profesionales del Barcelonaβeta Brain Research Center, el centro de investigación de la Fundación Pasqual Maragall, que ofrece información especializada y rigurosa sobre la enfermedad de Alzheimer.

 
infografia_mitos.pdf Infografía MITOS.pdf  (539.46 Kb)


Martes, 12 de Marzo 2019

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >