Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




La SEGG crea un modelo de acreditación de calidad de fácil y progresiva implantación


El sistema de acreditación es un documento consensuado por especialistas de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), con amplia experiencia en servicios sociales y sanitarios de atención a la dependencia, que establece unos requisitos o estándares de calidad adecuados para ofrecer seguridad y garantías a las personas mayores y los profesionales de los servicios. Las principales ventajas de este sistema de acreditación son su sencilla aplicación, siempre bajo la estrecha colaboración de la SEGG, que facilita soporte bibliográfico, y su progresiva implantación en tres niveles: básico, medio y avanzado. “Nos diferenciamos de otros sistemas porque nos centramos en la calidad real percibida, escalonada y contrastada científicamente”, asegura el doctor Alfredo Bohórquez, miembro del comité de acreditación y Secretario General de la SEGG.



La SEGG crea un modelo de acreditación de calidad de fácil y progresiva implantación
Los autores de este completo y exhaustivo sistema de acreditación son siete socios pertenecientes a diversos grupos de trabajo de la SEGG. Se trata de un equipo de profesionales heterogéneo, con amplia experiencia en diferentes campos de la geriatría y la gerontología, que proceden de la sanidad pública, los servicios sociales municipales y autonómicos y el sector privado prestador de servicios (tanto mercantil como no lucrativo).

El sistema de acreditación de calidad para los servicios de atención a personas mayores está dirigido a residencias, centros de día, ayuda a domicilio y teleasistencia. Debido a la diversidad de servicios, la SEGG establece tres niveles de acreditación: básico, medio y avanzado, que permiten configurar un itinerario de mejora continua.

De esta manera, el sistema puede ser válido para diferentes centros y servicios en función de sus características particulares, convirtiéndolo así en un modelo universal. El coste del proceso completo por servicio estará entre 1.000 y 2.000 euros, según el número de servicios a incluir en la acreditación por cada entidad.

Los objetivos de este sistema de acreditación son:

1.Proporcionar una herramienta objetiva, científica y práctica que permita a las entidades prestadoras de los distintos servicios de atención a las personas mayores evaluar y acreditar su nivel de calidad.

2. Ofrecer seguridad para una correcta atención de todas las personas mayores y unas adecuadas prácticas profesionales en los servicios que se encuentren acreditados por la SEGG.

3. Promover la confianza entre todas las personas mayores y por extensión a sus familiares, así como a los profesionales de los servicios acreditados respecto a la calidad de los mismos.

Según el doctor Alfredo Bohórquez, miembro del comité de acreditación y secretario general de la SEGG, este sistema de acreditación va a aportar a la Ley de Dependencia la definición concreta de cuáles son los requisitos básicos, que deben ser considerados como obligatorios, dentro de un sistema de calidad y atención a las personas dependientes. Así como la importancia de poder contar con un modelo especializado por cada tipo de servicio y con un sistema por niveles, "ya que un modelo único es más excluyente, al tener que poner un listón que algunos servicios no podrán alcanzar mientras que a otros no les aportará nada".

El sistema de acreditación de la SEGG ha sido elaborado teniendo en cuenta todos los requisitos específicos de calidad, que ha de contener cada uno de los servicios. Por ello, está diseñado sobre siete ejes que vienen a ser sus cimientos. Cada uno de ellos, a su vez, está formado por un número variable de criterios, que varía en función del servicio, oscilando entre los cerca de 250 en centros residenciales y los aproximadamente 140 en el servicio de teleasistencia domiciliaria. "Los ejes más importantes son los centrados en la atención a la persona mayor, el que aborda los recursos humanos y dirección de personas y el relativo a riesgos y seguridad", asegura Bohórquez.
José Luis Pareja, también miembro del comité de acreditación de la SEGG, aclara que el sistema no se ha elaborado apuntando a cómo evitar negligencias, "sino a cómo conseguir que nuestros mayores tengan una calidad de vida digna, preservando sus derechos, proporcionando una dedicación más humana y profesional en función de los servicios que pueden recibir. No es un modelo correctivo, sino un modelo que ubica al mayor como eje central de nuestra intervención".
El modelo ya está listo para comenzar su implantación a principios de 2011 y, para ello, la SEGG ha contactado con Administraciones autonómicas, organizaciones patronales, grupos empresariales y profesionales interesados. "Nuestro objetivo es introducirnos en entidades públicas y privadas y que, finalmente, la Administración asuma este sistema como propio. De esta manera, los operadores acreditados podrán considerar el modelo de la SEGG su sistema de calidad. Hasta el momento, la acogida está siendo muy positiva y estamos planificando reuniones con Administración y profesionales", explica el secretario general de la sociedad científica.

Además, tal y como asegura el doctor Alfredo Bohórquez, "este sistema de acreditación pretende ser una ayuda y apoyo científico de la SEGG a todos los servicios dirigidos a la persona mayor para implantar el sistema de acreditación. Desde el principio, ofrecemos el soporte necesario y para ello contamos con un comité interno de acreditación compuesto por cinco expertos".

Por su parte, el presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, Pedro Gil, incide en que "hemos creado un modelo internacional, progresivo, dinámico y continuo; un modelo de excelencia para mejorar la calidad asistencial. De esta manera, la SEGG adquiere un nuevo compromiso con las personas mayores". Y continúa afirmando que, gracias a este sistema de acreditación, "cuando alguien lleve a un familiar a un centro de día, residencia... sabrá que tiene una acreditación de la SEGG que certifica la calidad de ese servicio y, por lo tanto, las familias pueden estar más tranquilas".

Cuando el prestador ha superado los estándares de calidad definidos en el sistema, el servicio obtiene un certificado y un sello de acreditación de la SEGG como reconocimiento a la atención de calidad que ofrece a las personas mayores. Esta acreditación no es excluyente, sino que es compatible con otros modelos de calidad nacionales e internacionales.

De esta manera, los centros y servicios que se encuentren acreditados por la SEGG en cualquiera de los niveles, tendrán el valor añadido de contar con el prestigio de estar avalados por una sociedad científica y pertenecer a una red de servicios acreditados.

La identificación visual se representará mediante una, dos o tres estrellas de color azul, bajo las siglas de la SEGG.

Descripción y aplicación del modelo

El modelo de acreditación cuenta con siete ejes, que tienen un total de 33 áreas.

La SEGG crea un modelo de acreditación de calidad de fácil y progresiva implantación

Cada criterio tiene un peso numérico según su grado de cumplimiento y los niveles se clasifican por puntuación de la siguiente forma:

La SEGG crea un modelo de acreditación de calidad de fácil y progresiva implantación

Para certificar el modelo de acreditación de calidad, la SEGG cuenta con la colaboración de una entidad certificadora de prestigio: Applus+, que realiza la visita de auditoría para la comprobación del cumplimiento del modelo.

La SEGG ha elaborado el Manual del Auditor y, conjuntamente con la entidad certificadora, ha establecido la formación necesaria para los auditores en el proceso de certificación. "En el manual están las instrucciones y pautas que los autores del modelo han definido para cada uno de los criterios. En él se incluyen niveles de cumplimiento, ejemplos prácticos y aspectos del contenido para cada criterio a revisar en la visita de la auditoría, entre otros aspectos", explica Alfredo Bohórquez.


La SEGG crea un modelo de acreditación de calidad de fácil y progresiva implantación

La acreditación de los centros y servicios se llevará a cabo de la siguiente manera:

1.Cuando la entidad o servicio solicita a la SEGG la acreditación, debe hacer llegar a la sociedad científica una memoria y una autoevaluación. La memoria debe incluir, sobre cada uno de los ejes, lo siguiente: planteamiento general, evidencias prácticas (ejemplos) y resultados específicos obtenidos. Por otra parte, el modelo de autoevaluación es creado por el comité de acreditación de la SEGG e incluye la descripción de cada criterio y un sistema de autopuntuación a realizar por cada entidad en tres niveles: no cumple el criterio, cumplimiento parcial y lo cumple o implantación generalizada. Esta autoevaluación será objeto de comprobación en la visita del auditor de la entidad certificadora. En esta fase, si se observa que la entidad se aproxima o cumple al menos el nivel básico, la SEGG remite a la entidad certificadora los datos del servicio para programar la visita. En caso contrario, se plantearán unas pautas de mejora y, en un plazo máximo de 6-12 meses, volverá a remitir a la SEGG la memoria y autoevaluación actualizadas, como paso previo a la vista de certificación.


2.La entidad certificadora revisa la memoria y la autoevaluación, y programa la visita de certificación. El auditor seguirá en todo momento los ítems incluidos en el
Manual del Auditor (que servirá de guía y referente para la evaluación).


3.Un auditor o equipo auditor se desplaza al centro o entidad solicitante para comprobar
in situ la fiabilidad de los datos de la autoevaluación, comprobar el cumplimiento de los criterios y las características incluidas en la memoria.


4.Concesión o no de la acreditación y el nivel en el que el centro o servicio obtiene la misma, en base al informe que el auditor de la entidad certificadora remita a la SEGG.


5.Una vez evaluado y concedida la acreditación, el personal responsable de la SEGG enviará al centro o servicio solicitante el comunicado de la concesión de la acreditación, así como las normas de uso de este distintivo que incluye los plazos de caducidad y renovación del mismo.


6.En la fase inicial, el servicio accede al nivel básico o medio, siendo requisito llevar, al menos, dos años certificado en el modelo y cumplir los criterios definidos para alcanzar el nivel avanzado. El certificado tiene una duración de dos años y anualmente se debe remitir a la SEGG una autoevaluación.


Tal y como explica Alfredo Bohórquez, el nivel de calidad básico será la prioridad, que tendrá que incluir la regulación específica de cada comunidad autónoma como requisito imprescindible: autorización, ratios de personal, cualificación profesional, infraestructura física y tecnológica, emergencia y evacuación, accesibilidad, protección de datos, planes de mantenimiento, prevención de riesgos laborales, quejas y reclamaciones, etc. Para obtener el nivel básico, la entidad debe contar también con un sistema de gestión de calidad, así como con un sistema claro de información y reglamentación del servicio (organigrama, horario, áreas de responsabilidad, programas, etc.).


Para lograr el nivel avanzado, se exige mayor intensidad en las horas de formación al personal, mejoras en ratios de personal o infraestructura del servicio con respecto a las normativas, sistemas de evaluación del desempeño de los trabajadores, manuales de buenas prácticas para el personal, mayor dotación de servicios profesionales especializados, disponer de un comité de ética (propio o colaborador), disponer de tres años de resultados asistenciales y una clara mejora continua.


No obstante, los criterios dependen del tipo de servicio.


Sobre la SEGG

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología es una de las sociedades europeas más numerosa y activa. Actualmente, cuenta con más de 2.400 socios de áreas multidisciplinares: médicos, sociólogos, diplomados en enfermería, trabajadores sociales, psicólogos, pedagogos, terapeutas, ocupacionales, fisioterapeutas, geógrafos, arquitectos, economistas, farmacéuticos...



Jueves, 20 de Enero 2011

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >

Jueves, 5 de Septiembre 2019 - 10:48 Pavimentos y revestimientos en edificios sociosanitarios

Jueves, 20 de Junio 2019 - 09:32 Los ODS en el sector sociosanitario