Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




La alimentación: clave para mejorar la salud de nuestros mayores




Decir que una alimentación adecuada ayuda a mantener unos niveles de salud apropiados, puede resultar una obviedad. Aunque siempre es importante recordarla y profundizar en ella, porque llevar una dieta equilibrada ayuda a prevenir ciertas patologías. De ahí que los expertos incidan en la importancia que tiene adquirir y mantener unos hábitos alimenticios saludables ya desde pequeños para mantener a raya algunas enfermedades. Actitud que es esencial, además, para poder disfrutar de una vejez con más garantías, sobre todo cuando surgen problemas de salud con el paso de los años e, incluso, surgen situaciones de dependencia, que obligan a adaptar la alimentación a las necesidades particulares de los mayores, tanto se encuentren en centros residenciales como en sus propios domicilios. Hemos querido saber cuáles son las claves de la alimentación de nuestros mayores, y cómo son los menús que se preparan tanto para los servicios de restauración de las instituciones residenciales como para los servicios de comida a domicilio.
 

La alimentación juega un papel decisivo en el estado de salud general de las personas en cualquier momento de su vida, a cualquier edad, porque de ella depende, por ejemplo, la aparición o empeoramiento de algunas patologías, como es el caso de la diabetes, las enfermedades cardiovasculares o la hipertensión arterial. Pero su importancia se intensifica bien cuando se sufre alguna enfermedad que requiera una dieta concreta o bien cuando nos centramos en las personas mayores y en las personas dependientes, ya que las personas de más edad suelen presentar algunos déficits nutricionales que hay que tener muy presentes. O cuando nos centramos en los mayores que viven solos y recurren a los servicios de comida a domicilio y a los mayores institucionalizados. En estos casos, su alimentación es determinante para conseguir un estado de salud adecuado y para responder a las patologías que puedan surgir de modo más eficaz. 

La gerontóloga, especialista en nutrición de las personas mayores, Carmela de Pablo, así lo reconoce:  “La alimentación es un pilar básico para el buen estado físico y mental de las personas en general, ya que los alimentos son los encargados de proporcionar al organismo la energía y nutrientes necesarios para estar sanos; pero mucho más en el caso de nuestros mayores”. De Pablo asegura que, de hecho, el número de personas mayores que llegan a los servicios de urgencias sanitarios deshidratadas o desnutridas es muy elevado. Situaciones que, según la experta, ponen en peligro al paciente, ya que la capacidad de recuperación es más difícil al margen de poder provocar serias alteraciones funcionales: problemas digestivos, de corazón, debilitamiento muscular, anemia…


Al margen de otras consideraciones, las personas mayores pueden llevar una mala alimentación por varios motivos. De Pablo afirma que los problemas que desembocan en esa situación pueden ser desde “la dificultad para masticar y digerir alimentos, hasta el cansancio físico que les impide cocinar, la falta de recursos económicos y las dificultades físicas que les impiden ir a hacer la compra”. También influye la soledad, un estado anímico que puede llevar a sufrir estados de depresión con la consiguiente falta de ganas de comer, así como “el deterioro mental” que presentan algunos mayores. Todas estas circunstancias imposibilitan, en gran medida, seguir una dieta equilibrada... 

Por Juani Loro




Jueves, 26 de Enero 2017

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >

Jueves, 5 de Septiembre 2019 - 10:48 Pavimentos y revestimientos en edificios sociosanitarios

Jueves, 20 de Junio 2019 - 09:32 Los ODS en el sector sociosanitario