Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




La apnea del sueño se asocia a la hipertensión arterial, el ictus, el infarto de miocardio o el cáncer




La apnea obstructiva del sueño (AOS) se asocia a problemas de salud graves como la hipertensión arterial, el ictus, el infarto de miocardio, el cáncer, los trastornos neurocognitivos, la insuficiencia renal, la gota e, incluso, pone en riesgo de sufrir accidentes de tráfico a las personas afectadas, por la posibilidad más alta de dormirse al volante, así como en el trabajo o en casa. La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) recuerda la importancia de esta enfermedad y de mantener unos buenos hábitos de sueño, con motivo la celebración del Día Mundial del Sueño, el pasado 16 de marzo, bajo el lema “Únete al mundo del sueño, conserva tus ritmos para disfrutar de la vida”.

Se estima que entre el 6 y el 10 % de la población de mediana edad puede padecer apnea obstructiva del sueño, un trastorno respiratorio frecuente, cuyo principal factor de riesgo es la obesidad. No obstante, la apnea del sueño está infradiagnosticada en el 80 % de los casos, por lo que los neumólogos de SEPAR reclaman una mayor búsqueda o sospecha de este trastorno por parte de los médicos que atiendan a pacientes con factores de riesgo o enfermedades como la hipertensión arterial, el cáncer u otras de las citadas anteriormente que puedan asociarse a la apnea del sueño, y recuerdan a la población lo relevante que una correcta higiene del sueño.
 
Importancia del descanso
Mantener unos correctos hábitos de sueño es fundamental para preservar la salud. Los expertos aconsejan dormir entre 7 y 8 horas seguidas durante la noche y crear una atmósfera adecuada para el descanso, asegurándose de que la habitación esté tranquila, a oscuras y que sea cómoda, sin aparatos electrónicos, y evitando el consumo de cafeína, alcohol o la realización de ejercicio al menos una hora antes de acostarse. Dormir bien y el tiempo suficiente es esencial para gozar de una buena salud física, psicológica y emocional y ayuda a prevenir numerosas enfermedades. En cambio, dormir mal o de forma inadecuada puede asociarse al desarrollo de diversos problemas de salud graves, que aparentemente no están relacionados con el descanso.
 
Al dormir, se gasta menos energía, agua y alimentos. “Conciliar bien el sueño durante la noche y dormir seguido ayuda a la recuperación del organismo. No es de extrañar que popularmente se hable de sueño reparador. Por ello, debería ser una prioridad para todas las personas y, aunque se viva en una sociedad altamente ocupada, reservar suficiente tiempo para descansar de noche. Dormir bien es una condición innegociable, para garantizar el bienestar y ayudar a prevenir enfermedades”, comenta el Dr. Carlos J. Egea, neumólogo y coordinador del Área de Sueño de SEPAR.


Lunes, 19 de Marzo 2018

Nota



Tags : insomnio, sueño

Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.