Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn




La autogestión, una solución eficiente para disminuir el gasto sanitario en las residencias de mayores


La crisis se presenta como una oportunidad única para introducir mejoras estructurales en la Sanidad con el fin de conseguir que los modelos de gestión sean más eficientes. Sin embargo, y como apunta el profesor Álvaro Hidalgo, presidente del Instituto Max Weber y director del Seminario de Investigación en Economía y Salud de la Universidad de Castilla-La Mancha, “durante los últimos meses estamos observando cómo se están adoptando medidas encaminadas a la reducción del gasto, la elevación de impuestos y la disminución de prestaciones”, especialmente en el sector sanitario, uno de los más afectados por los recortes precisamente por suponer un gran partida presupuestaria para la Administración Pública.



La autogestión, una solución eficiente para disminuir el gasto sanitario en las residencias de mayores
La autogestión, una solución eficiente para disminuir el gasto sanitario en las residencias de mayores
 La preocupación ante la coyuntura actual del experto es clara, pues estos recortes, en su opinión, “se caracterizan por no proponer nuevos modelos de gestión, sino que se limitan a una reducción del gasto a corto plazo sin evaluar sus efectos a la larga, lo que sin duda, tendrá consecuencias sobre el Sistema Nacional de Salud (SNS) y su viabilidad”.
 
Para Hidalgo, el futuro de nuestro SNS pasa por la implementación de nuevos modelos de gestión en distintos ámbitos, como el hospitalario, el de los centros de salud o de las residencias de ancianos.
 
En esta ocasión, el presidente del Instituto Max Weber se centra en este último ámbito ya que el número de ancianos en nuestro país se ha visto aumentado considerablemente en los últimos años y esta cifra crecerá drásticamente en el futuro próximo. “El gasto sanitario dedicado a la atención de personas mayores supone el 50% del gasto total, por lo que no podemos permitir que existan modelos de gestión poco eficientes, con pocos márgenes de libertad y gestión real, como es el caso de las residencias”. 
 
Para Hidalgo, una solución en el ámbito residencial, sería la autogestión, pues implica la simplificación de la gestión administrativa de las comunidades autónomas en beneficio de la eficacia y eficiencia, garantizando a su vez la calidad de vida de los Pacientes y la articulación para los gestores de las mismas, de principios de autonomía y libertad de elección.
 
Según el experto, el modelo actual de financiación de residencias “ha llevado a que los gestores se encuentren desligados de los órganos sanitarios autonómicos decisores, acarreando como consecuencia la merma de la calidad en la  atención sanitaria prestada a los mayores”.
 
Un claro ejemplo de esta situación es el del aprovisionamiento de los absorbentes para incontinencia urinaria en las residencias de ancianos. En la gran mayoría de las comunidades autónomas, la prestación farmacéutica de estos productos se realiza mediante licitaciones públicas (esto es, el proceso mediante el cual se somete a concurso público los contratos de obras o servicios, compras, etc. de la Administración con el propósito de obtener la mejor oferta en calidad y precio de los proveedores). Así, las residencias de mayores, ya sean públicas o privadas, reciben el suministro adjudicativo de absorbentes de manera gratuita, “si bien los gestores  no pueden elegir ni el tipo de absorbente –hay varios tipos que se ajustan a los distintos niveles de incontinencia–,ni el número de unidades, ni mucho menos la marca. En definitiva, no pueden adaptar el tratamiento a sus Pacientes.”, asegura Álvaro Hidalgo.
 
Esta supuesta situación de gratuidad total, continúa, “provoca que el gestor carezca por completo de poder de decisión y evita que pueda adecuar los consumos de absorbentes a las necesidades reales de su residencia”. De ahí, asevera el experto, que “en España se produzcan sobreconsumos relevantes en este ámbito, con un coste elevado y con muy poco sentido”. 
 
Por eso, y pese a las medidas para reducir los precios vía licitación, los consumos continúan aumentando por lo que, en una situación de círculo vicioso, los Servicios Regionales de Salud vuelven a endurecer las condiciones de las licitaciones para tratar de contener los gastos.”.
 
Por todo ello, el modelo de licitación aplicado hasta la fecha para el aprovisionamiento de las residencias no es el más adecuado ni para los Pacientes (que no obtienen los absorbentes que ellos necesitarían tras una valoración completa), ni para la Administración (que lo logra contener los consumos), ni para los proveedores sanitarios (que ven peligrar su futuro, llegándose a no presentar ofertas, tal y como ocurrió en el 2011, declarándose licitaciones desiertas por el nivel tan bajo de precios alcanzado).


Martes, 25 de Septiembre 2012

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.