Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




La ayuda a domicilio en el camino hacia la profesionalización


No es ninguna novedad que las personas mayores prefieren ser cuidadas en casa durante el mayor tiempo posible. En este sentido, el servicio de ayuda a domicilio adquiere un valor incalculable como recurso profesional de atención y asistencia. Pero, para eso, las personas que lo ofrezcan deben ser profesionales con conocimientos de geriatría y dependencia. De este modo, se conseguirá ofrecer calidad y seguridad y, sólo así, los usuarios podrán confiar en este servicio.



La aprobación de la Ley de Dependencia en 2007 marca un punto de inflexión en los servicios de ayuda a domicilio, que pasan de estar liderados por mujeres, generalmente amas de casa, sin cualificación, a institucionalizarse y pretender convertirse en un recurso de calidad asistencial.
No obstante, desde Aserma, organización que realiza servicios sociosanitarios a domicilio, consideran que “la imagen de los servicios a domicilio ha sufrido, en los últimos tiempos, un fuerte desprestigio por el intrusismo que hay en el sector”. Por eso, su meta es dar la máxima calidad posible en cada servicio a través de la especialidad y la profesionalidad. 
 
Para ello, la formación juega un papel fundamental en este sentido, pero la experiencia es más importante si cabe. “Nuestro personal tiene que tener como mínimo uno o dos años de experiencia, habiendo trabajado con personas mayores, en residencias o en centros hospitalarios”.
Fuentes de Aserma aseguran que estos profesionales tienen que saber cómo asear a una persona en cama, cómo movilizarla para no hacerle daño o para que se les caiga, saber identificar una escara y prevenirla. Y estas habilidades sólo se consiguen trabajando con otros especialistas que realizan esta labor a diario. Pero, sin duda, la formación es el primer paso para garantizar la eficacia del cuidado.
 
Nivel de profesionalización  en el sector
No existe un consenso entre las fuentes consultadas por Balance de la Dependencia sobre el nivel de profesionalización que existe en la ayuda a domicilio. De hecho, la directora de la División de Conocimiento de Macrosad, Aurora Lizana, recuerda que el sector sociosanitario ha sido históricamente “poco profesional”, ya que hasta hace pocos años el cuidado de las personas era una tarea que “las mujeres saben hacer por el hecho de ser mujeres y que no necesitan una cualificación profesional”. Sí es cierto, como apunta Lizana, que en los últimos 20 años las cosas han cambiado y se ha empezado a ver el sector como un yacimiento de empleo real, que se plantea su profesionalización. Será a partir de la aprobación de la Ley de la Dependencia, cuando la profesionalización comience a ser imprescindible puesto que “uno de los pilares de la norma es la concepción de la atención a la dependencia como un servicio prestado por profesionales donde, por primera vez, se exige una cualificación profesional específica, incluyéndose en el catálogo de Cualificaciones Profesionales el Certificado de Profesionalidad para los trabajadores que prestan este servicio”, recuerda Lizana. A pesar de todo, la directora cree que la certificación de los profesionales no se ha llegado a implantar con la celeridad necesaria. 


Por J.L. y C.M.



Martes, 16 de Septiembre 2014

Nota





1.Publicado por Certificado de Profesionalidad Auxiliar de Ayuda a domicilio el 26/11/2014 16:35
Obteniendo el Certificado de Profesionalidad los trabajadores pueden garantizar un servicio de calidad.

Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.