Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




La eficacia de las Terapias No Farmacológicas en la mejora de la calidad de vida de las personas mayores




Entendemos por Terapias No Farmacológicas (TNF), “cualquier intervención no química, teóricamente sustentada, focalizada y replicable, realizada sobre el paciente o el cuidador y potencialmente capaz de obtener un beneficio relevante (Olazarán et al., 2010)”, asegura la directora de la Academia de Memoria Amaranto, Nina Morillas. El uso de estas terapias se sustenta en la evidencia científica que avala su efectividad, sin excluir el tratamiento con fármacos. De hecho, “una intervención combinada que incluya ambos enfoques ha demostrado ser el tratamiento más adecuado para las enfermedades neurodegenerativas”, añade Morillas. En este sentido, el jefe de Gestión Asistencial de Sanitas Residencial, David Curto, afirma que ambas intervenciones “enriquecen y aportan racionalidad a los cuidados de la persona o paciente individual”. Las terapias no farmacológicas, que se han practicado desde los orígenes mismos de la medicina y “se han convertido en un pilar fundamental en el manejo de todas las enfermedades crónicas, derivan del conocimiento científico, de la experiencia personal y del sentido común”, añade Curto. 
 
El terapeuta ocupacional de BJ Adaptaciones, Nair Alcocer, añade que estas terapias abarcan distintas intervenciones: “rehabilitación cognitiva, psicoterapia, entrenamiento para la autonomía en actividades cotidianas, ejercicio físico, estimulación multisensorial, musicoterapia y acupuntura, entre otras”. Las intervenciones multicomponente también son especialmente eficaces para abordar algunas patologías, como el alzheimer. David Curto aclara que estas intervenciones incluyen estimulación cognitiva, ejercicio físico y otros componentes en distintas proporciones, mejoran la capacidad funcional y cognitiva, el ánimo y reducen la aparición de la depresión. “Se trata de programas altamente individualizados, fácilmente aplicables en toda clase de centros de día y residencias. Son una herramienta de gran potencial en cualquier fase de la enfermedad”, asevera Curto. La directora de Amaranto añade que las intervenciones multicomponente son las más adecuadas para certificar la efectividad de las TNF. Una intervención que tenga en cuenta a la persona en su globalidad resultará más efectiva al aunar los efectos de los distintos enfoques y atender a la persona de forma integral”, reconoce Morillas. 
 
Otro aspecto importante de estas terapias es que pueden convertirse en instrumentos útiles para reducir costes asistenciales al sistema. El jefe de Gestión Asistencial de Sanitas Residencial así lo cree, aunque puntualiza que más que de un tema de ahorro, se trata de eficiencia. Se ha demostrado que las TNF “pueden contribuir de forma clara, y sobre todo asequible, a la mejor administración de los cuidados”. Nair Alcocer reconoce que se ha demostrado que reducen los costes inmediatos, ya que se reduce el coste económico de los cuidados y de los fármacos. Afirma que “algunos programas de intervención han permitido posponer el ingreso en residencias por lo que es probable que haya una reducción de costes de institucionalización a largo plazo”.  Nina Morillas, por su parte, argumenta que ayudan a disminuir la administración de fármacos, a retrasar la dependencia y la institucionalización y a aligerar la sobrecarga del cuidador con las consecuencias que ésta tiene “no sólo a nivel económico, sino también afectivo y social”. 


Por Juani Loro
 



Viernes, 10 de Octubre 2014

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >

Viernes, 26 de Agosto 2016 - 11:19 GERAS: software de gestión de centros residenciales